"NO SE APLICAN CRITERIOS OBJETIVOS MEDIBLES"

Ximo Puig se revuelve contra Illa y reclama que evalúe de nuevo su plan de desescalada

La consellera de Sanidad dice que no se aplican "criterios objetivos". El Gobierno deja en la fase 0 a las tres capitales valencianas y sus entornos metropolitanos pese a las promesas de Puig

Foto: Ximo Puig y su consellera de Sanidad, Ana Barceló. (EFE)
Ximo Puig y su consellera de Sanidad, Ana Barceló. (EFE)

El Gobierno de Pedro Sánchez y el equipo encargado de ejecutar el proceso de desescalada por la pandemia del coronavirus han tumbado la propuesta presentada por la Generalitat presidida por Ximo Puig para que todo el territorio de la Comunidad Valenciana pueda progresar a la fase 1. Así lo ha anunciado el responsable de coordinar la emergencia, Fernando Simón, al señalar que solamente diez de las 24 áreas de salud o departamentos de salud cumplen al completo con los criterios para cambiar su situación de confinamiento.

La decisión ha sido sorprendente porque tanto el presidente de la Generalitat valenciana, el socialista Puig, como su consellera de Sanidad, Ana Barceló, llevan una semana asegurando en sus comparecencias públicas que la Comunidad Valenciana estaba "preparada" para pasar a la siguiente fase. "Seis de cada diez diagnosticados ya se han curado, y solo tres de cada diez casos siguen activos, cuando a principios de abril eran nueve de cada 10", dijo Puig el pasado domingo tras la conferencia de presidentes. Hay mucho malestar en el Ejecutivo autonómico, que no entiende cómo se han aplicado los criterios para que, con menos casos que otras autonomías, no haya avanzado todo el territorio al completo.

La consellera de Sanidad dice que la decisión de desescalada parcial de la Comunidad Valenciana "no obedece a criterios objetivos medibles"

El propio Puig compartía a través de su cuenta de Twitter su petición de que Ministerio de Sanidad reevalúe su propuesta. "Hemos justificado con criterios técnicos las condiciones para que toda la Comunidad Valenciana debía pasar a Fase 1 para proteger a la sociedad valenciana. Pedimos que se estudie de nuevo nuestro plan para revisar cuanto antes la decisión".

La líder de la oposición, la presidenta regional del PP, Isabel Bonig, no tardó en exigir responsabilidades al barón socialista. "Espero que me diga a qué hora es mañana la reunión urgente. Jugar con la vida y la economía de los valencianos tiene un límite. Exijo explicaciones personales en nombre de los valencianos".

La consellera de Sanidad difundió una nota de voz al borde de la medianoche en la que aseguró que la decisión del Gobierno "no obedece a criterios objetivos medibles" y reprochó al ministro Salvador Illa la ausencia de explicaciones "técnicas" sobre el frenazo parcial a la desescalada valenciana. Barceló dijo que había exigido al ministro que, si la decisión era que no pasase toda la autonomía, explicase abiertamente los criterios empleados a nivel nacional para justificar las transiciones. "No he recibido ninguna respuesta, no he escuchado ninguna razón ni objetiva ni técnica. Pero sí he visto que otras comunidades han pasado con criterios que se cumplen en la Comunidad Valenciana". “Mañana me pondré en contacto con el ministro para trasladarle que no entendemos por qué se ha tomado esta decisión. Espero que el Ministerio fundamente por qué ha ocurrido esta situación”, insistió.

Según explicó, el miércoles, tras haber mantenido encuentros e incluso una conferencia bilateral, el Ministerio de Sanidad trasladó que la Comunidad Valenciana cumplía con "matrícula de honor" los criterios asistenciales. En otro de los marcadores, el de la tasa de contagios por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, Barceló dijo que la Comunidad Valenciana está entre las seis autonomías que tienen una incidencia menor, con un 13,59. "Hay otras comunidades que han pasado en totalidad a la fase 1 y presentan entre un 46 y hasta un 63 de incidencia por 100.000 habitantes". El número reproductivo del virus se sitúa en el 0,66, “una cifra muy por debajo del 1, criterio máximo marcado por el ministerio”, insistió Barceló. Cargos socialistas no dudaban en señalar, por ejemplo, al País Vasco como territorios con peores cifras que sí ha pasado en su totalidad a la fase 1.

Las tres capitales de provincia y sus entornos metropolitanos tendrán que esperar y mantener todas las precauciones. Solo avanzan los departamentos de Requena, Xàtiva-Ontinyent y Gandia, en la provincia de Valencia, y de Vinaroz en Castellón. En Alicante, pasarán de fase las áreas de Elda, Orihuela, Torrevieja, Alcoi, Denia y Marina Baixa, que agrupa a municipios como Benidorm o Villajoiosa.

El frenazo a la desescalada valenciana ha generado desconcierto en una autonomía que vençía escuchando mensajes positivos desde hace días y que se preparaba para recuperar parcialmente la normalidad con apertura de comercios y restauración. La incertidumbre golpea además al sector turístico, que teme una temporada catastrófica.

Ximo Puig se revuelve contra Illa y reclama que evalúe de nuevo su plan de desescalada

Según los datos difundidos por la consejería de Sanidad, que no ha hecho público el documento de desescalada, la autonomía cubría ampliamente los requisitos tanto de plazas en hospitales como de camas en unidades de cuidados intesivos (UCI). Los últimos datos proporcionados en la mañana de este viernes indicaban menos de un centenar de ingresados en situación crítica, seis fallecidos en 24 horas y 196 contagios nuevos diagnosticados con pruebas PCR y test rápidos. El número de personas ingresadas es de 537.

Los datos remitidos al Ministerio de Sanidad, siempre según la conselleria, señalan que la Comunidad Valenciana tiene capacidad para albergar 965 camas de críticos, entre el ámbito público (747 camas) y el privado (218 camas) y para alcanzar 18.992 camas de agudos, contando las disponibles en hospitales públicos y privados, hospitales de crónicos y hospitales de campaña.

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios