DOS AÑOS DE PRISIÓN PARA LOS IMPLICADOS

Condenan al expresidente del Valencia CF Soler por intento de secuestro de su sucesor

La Audiencia de Valencia impone dos años de prisión para el promotor y las personas que participaron en la conspiración para raptar a Vicente Soriano y obligarle a pagar una deuda de 80 millones

Foto: Juan Soler, cuando acudió al juicio por el intento de secuestro de Soriano. (EFE)
Juan Soler, cuando acudió al juicio por el intento de secuestro de Soriano. (EFE)

La Audiencia de Valencia ha condenado al expresidente del Valencia CF Juan Soler a dos años de prisión por conspirar para el secuestro del que fue su sucesor al frente del club valencianista, Vicente Soriano. El tribunal considera probado que el promotor inmobiliario tramó con Rachid Behdaoui, el ciudadano magrebí Abdellatif Laarouibi, conocido como 'Tati', y su amigo el hostelero de Valencia Ciro D'Anna un plan para retener a Soriano contra su voluntad, trasladarlo a otro país, probablemente Francia, y amenazarlo con daños físicos si no pagaba la deuda de 80 millones de euros que tenía pendiente con el condenado por el traspaso de acciones de la sociedad anónima deportiva.

La rocambolesca y truculenta historia, ocurrida entre 2013 y 2014, salió a la luz porque el propio Rachid Dehdaoui informó a Soriano y a la Policía Nacional de los hechos. Posteriormente, se desdijo en el juicio de sus acusaciones, pero esto no parece haber convencido a la Audiencia de que la conspiración no existió. La acusación particular reclamaba ocho años para Soriano, D'Anna y Tati y seis para Rachid por colaborar en la investigación. La Fiscalía solicitaba por su parte nueve meses de prisión por un delito de detención ilegal.

El expresidente del Valencia CF Vicente Soriano. (EFE)
El expresidente del Valencia CF Vicente Soriano. (EFE)

Según los hechos probados, los acusados estaban convencidos de que Soriano contaba con fondos ocultos en Panamá o Suiza y pretendían obligarle a que les trasfiriese dinero. Además, el plan contemplaba aprovechar la privación de libertad del secuestrado para entrar en su casa por la fuerza y hacerse con "una cantidad de varios millones de euros que pensaban que guardaba allí". Algunas de las reuniones para fijar los detalles se celebraron en el despacho del propio Soler. "Tras averiguar sus rutinas diarias, acordaron que cuando saliera de desayunar, como hacía a diario, de la Cafetería Vela sita en la calle Isabel la Católica de la ciudad de Valencia y se dirigiera a su despacho profesional situado a escasa distancia, unos sicarios contratados a tal fin lo abordarían e introducirían por la fuerza en una furgoneta para trasladarlo a un local alquilado donde lo retendrían hasta que facilitara las claves bancarias y, para el caso de que no colaborara, lo trasladarían a otro lugar", sostiene la sentencia.

La conspiración comenzó a desbaratarse cuando Rachid se puso en contacto con un agente del Grupo de Atracos de la Policía Nacional en Valencia para el que había hecho de confidente en otros casos. El Grupo de Atracos proporcionó a su delator una grabadora para que registrase encuentros con sus cómplices, incluida una supuesta reunión con los sicarios colombianos. La Policía detuvo a Soler y a los otros dos implicados en abril de 2014.

El fallo condenatorio ha salido adelante con el voto particular de uno de los tres magistrados, partidario de absolver a los acusados

Finalmente, el tribunal ha concluido que los acusados son culpables de un delito de conspiración para el secuestro y otro de conspiración para perpetrar robo con violencia en una casa habitada. El fallo de dos años, uno por cada delito, incluye un atenuante por dilaciones indebidas durante el proceso, pues el juicio tuvo que repetirse por la desaparición de Rachid, al que se le condena a un año y un mes por haber revelado la existencia del plan, según informó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. El confidente, que llegó a presentarse en el despacho de Soriano para explicarle el plan, reapareció y compareció en junio en un nuevo juicio para tratar de exculpar a Soler.

El fallo, recurrible ante el Tribunal Supremo, ha salido adelante con el voto particular de uno de los tres magistrados, que consideraba que los procesados deberían haber sido absueltos.

Soler admitió en el juicio que recibió la propuesta del rapto pero que no denunció por "miedo". "No quería poner en juego ni mi salud ni la de mi familia", señaló. La sentencia supone un duro golpe para el promotor inmobiliario, que llegó a figurar en algunas de las listas de personas más ricas de España hasta que la crisis de las 'subprime' se llevó por delante gran parte de su conglomerado empresarial. Soler confiaba en recuperarse de su quiebra con los 80 millones que le adeudaba Soriano en pagarés impagados correspondientes a la venta de las acciones del Valencia CF. El sucesor al frente de la presidencia del club se declaró insolvente después de que la Generalitat valenciana forzase una ampliación de capital en 2009 para sanear patrimonialmente la sociedad deportiva y dejase prácticamente sin valor el paquete de títulos que Soriano había adquirido pero no pagado a Soler.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios