UN CASO "ABSOLUTAMENTE PUNTUAL"

Naturgy no quiere juicios: paga 483.000€ a un cliente con lecturas de gas erróneas

La energética admite doce años de excesos en un contador de gas de un empresario textil de Valencia y firma un pacto extrajudicial. Asegura que el caso es "absolutamente puntual"

Foto: La última junta general de accionistas de Naturgy.
La última junta general de accionistas de Naturgy.

La filial comercializadora y la distribuidora de Naturgy (antigua Gas Natural) han tenido que desembolsar casi medio millón de euros a un empresario valenciano para evitar que llegase a juicio una demanda por sobrefacturación en el suministro de gas natural durante más de una década como consecuencia de un contador defectuoso. La energética realizó un primer pago compensatorio por los consumos del año 2016 por importe de 111.000 euros y ha terminado por suscribir un pacto homologado judicialmente por otros 340.000 euros, a los que hay que sumar finalmente 32.972,50 en concepto de costas procesales por letrado, procurador e informe pericial. Con ellos, el grupo que preside Francisco Reynés, se ha ahorrado una posible sentencia en contra, con la consiguiente jurisprudencia para otros posibles casos.

El litigio comenzó en el año 2016, cuando tras extrañarse de la elevada cuantía de las facturas y por recomendación de la propia distribuidora de Naturgy, Nedgia Cegás, el empresario Celedonio Martí Bellvís, dueño de la empresa de hilado textil de Sagunto, Colornou, cambió de contador de gas natural y modificó el contrato que tenía desde 2003 con la comercializadora filial del grupo. Su fábrica venía empleando desde 1999 una máquina en propiedad Elster Kroms G-160, cuya revisión y verificación de lecturas había encargado a la propia Naturgy desde hacía años. Básicamente, se trata de contadores con un mecanismo analógico que da una primera vuelta por cada metro cúbico de gas. Cuando esto ocurre envía un impulso a un segundo mecanismo que contabiliza las vueltas. Por último, un tercer mecanismo transforma eso en kilowatios y lanza la correspondiente señal por telemetría para cálcular el consumo.

El dueño de la textil de Sagunto Colornou descubrió que el aparato fue declarado apto pese a que llevaba años midiendo mal el consumo

La sorpresa de Colornou llegó cuando a partir de finales de 2016, con el nuevo contador alquilado a Naturgy, las facturas mensuales refejaron una importante rebaja económica. Esto llevó a Martí a encargar un informe pericial a un ingeniero industrial, José Luis Ferrer González, que reveló un fallo en el emisor de impulsos del primer aparato, que repetía señales de forma aleatoria. “Después de los ensayos realizados se ha comprobado que el contador presenta un problema en el emisor de impulsos. En ocasiones al cerrar el contacto para emitir un impulso (1m3 ) genera un rebote y da dos impulsos. Esto ha ocurrido en 5 ocasiones de 30 puntos de ensayo y a diferentes caudales”, señala en resumen el estudio del perito que el equipo legal contratado por Colornou, Peris Bautista Abogados, incorporó a su demanda civil contra la energética. La conclusión es que Naturgy había facturado la friolera de 639.245 euros que no se correspondían con el gas suministrado, sino que tenían su causa en la repetición aleatoria del emisor de impulsos.

La fábrica de coloración de hilados, Colornou, en Sagunto.
La fábrica de coloración de hilados, Colornou, en Sagunto.

Pero, si el contador era propiedad de Colornou, ¿por qué la cotizada ha admitido ser responsable de las lecturas erróneas? Pues porque empresas subcontratadas por la antigua Gas Natural venían realizando revisiones y calibraciones del contador desde el año 2005 que, pese a que reflejaban esas discrepancias en la emisión de impulsos y las vueltas por la entrada de gas, consideraron "apto" el aparato, según la demanda. Es decir, detectaron el error, con distintas mediciones en los mecanismos de lectura, pero nadie admitió que estaban mal.

La primera reclamación a la compañía distribuidora y comercializadora derivó en la aceptación por parte de Gas Natural Comercializadora de una primera refacturación por el último año que se cifró en 111.000 euros. Suele ser habitual cuando se producen discrepancias en las lecturas que algunas compañías realicen compensaciones por razones comerciales, pero no más allá de los últimos doce meses. Pero Celedonio Martí es un hombre metódico y ordenado, que ha levantado a pulso su pequeña empresa de tintura y blanqueo de hilados con una veintena de empleados [Colornou fue fundada a finales de los años ochenta del siglo pasado y ha sido reconocida como Pyme Innovadora por el Ministerio de Economía] y que sabe lo que es transitar por el proceloso mundo de la burocracia. Cualquier otro hubiera dado por perdido el resto del dinero correspondiente a años anteriores, pero el empresario tenía guardadas y archivadas todas las facturas y todos los documentos relativos al contador y su relación con su proveedores de gas. Desde 1999.

Con ese arsenal se decidió a demandar a la comercializadora de Naturgy para intentar recuperar las cuantías entregadas de más por la factura del gas apelando a los artículos 1258 y 1101 del Código Civil, que exigen cumplir con los contratos y fijan el pago de indemnizaciones para quien incurre en negligencia en sus obligaciones contractuales. La empresa valenciana seguía disconforme con la primera compensación al interpretar que el perjuicio venía de mucho antes y que la compañía energética había fallado en sus procesos de verificación.

"Lamentamos el perjuicio causado hasta que se ha podido dar solución al problema y sentimos lo ocurrido", dicen desde Naturgy

La respuesta de Naturgy ha sido aceptar gran parte su reclamación y evitar meterse en un charco judicial que podría dar lugar a una sentencia en su contra y a sentar jurisprudencia ante posible nuevos casos. Ambas partes suscribieron un acuerdo fechado el pasado 7 de mayo que fue homologado ante el juez y por el que Gas Natural Comercializadora (GNCom) se obliga a pagar 340.000 euros a Colornou en concepto de regularización de consumos desde 2005 a 2015, en virtud del contrato de suministro suscrito en 2003. La distruidora Nedgia Cegás afrontará otros 32.972,50 euros en concepto de costas procesales por letrado, procurador y pericial. En total, 372.972 que, según el acuerdo, debían ingresarse en una cuenta de Bankinter. Si se suman los 111.000 de la primera reclamación, el error con el cliente le ha costado 483.972 euros a Naturgy.

"Se ha alcanzado un acuerdo extrajudicial por el que GNCom devolverá la cantidad estipulada al cliente en concepto de regularización de los consumos ya que efectivamente, el contador emitía consumos erróneos. Precisamente fue la distribuidora Nedgia Cegas la que recomendó el cambio de dicho contador. Asimismo, es importante destacar que no se reflejan daños, perjuicios ni nada similar en el acuerdo para ninguna de las partes", afirman fuentes oficiaes de Naturgy a preguntas de El Confidencial. "Lamentamos el perjuicio causado hasta que se ha podido dar solución al problema y sentimos lo ocurrido. Asimismo, recordamos que el contador fue sustituido a iniciativa de Nedgia, habiéndose detectado un error en el funcionamiento. Este error tenía un comportamiento aleatorio que no fue posible detectar en las diversas verificaciones realizadas anteriormente en organismos acreditados hasta la prueba pericial", señala la cotizada, si bien la demanda de Colornou sostiene que las actas de calibración ya recogían las discrepancias entre los mecanismos de medición.

Preguntados sobre si han tenido casos similares o creen que a raíz de este podrían destaparse más reclamaciones de contadores con funcionamiento erróneo, Naturgy se mostró expeditiva: "No existe ningún otro caso de estas características. Se trata de un caso puntual y aislado". "Absolutamente puntal", insistieron.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios