la dirección anuncia miles de despidos en europa

Ford Almussafes se prepara para un ajuste de producción y empleo a partir de marzo

La dirección europea confirma los despidos en Alemania y Francia que afectan a miles de trabajadores. El comité de Valencia teme recortes tras las elecciones sindicales de febrero

Foto: Un operario, en la cadena de producción de la planta de Ford en Almussafes.
Un operario, en la cadena de producción de la planta de Ford en Almussafes.

La factoría de Ford en Almussafes no será ajena a los duros recortes confirmados para la división europea por su presidente continental, Steven Armstrong. De ello están convencidos los sindicatos con representación en el comité de empresa y muchas de la fábricas auxiliares de la planta valenciana. La compañía americana reiteró este jueves su intención de aplicar un plan de adelgazamiento y reestructuración de sus activos productivos en Europa que afectará a "miles" de empleos.

Armstrong, que mantuvo con los comités de empresa de todas las plantas una nueva ronda de reuniones en Colonia (Alemania), repasó lo que muchos trabajadores ya conocían: el cierre previsto para mediados de este año de la fábrica de transmisiones de Blanquefort (Francia), la consolidación fiscal de la estructura en el Reino Unido para prepararse para el Brexit y un ajuste de la producción y el empleo en la ensambladora germana de Saarlouis. En total, solo con estas medidas, se verán afectados 2.500 empleados, que aligerarán los costes fijos de Ford Europa, principalmente con un plan de bajas incentivadas.

Hasta la fecha, poco más se sabe del nivel de intensidad con que afectará al resto de factorías el macro ERE diseñado por la enseña de Detroit. Sin embargo, en Valencia, donde trabajan más de 7.000 personas de forma directa, la plantilla se prepara para unos recortes que considera inevitables. Es comentario extendido en el parque de proveedores Juan Carlos I de Almussafes, donde se ubica el grueso de los proveedores que nutren de suministros a la ensambladora, es un muy probable nuevo expediente temporal (ERTE) a partir del mes de marzo, similar al que ya se ejecutó esta Navidad, como paso previo a un posible ajuste de mayor alcance.

Por cada coche que se ensambla, se requieren dos empleados. Un recorte de no más de 150 vehículos al día implica la salida de 300 empleados

Como consecuencia de la menor demanda, se da por hecho un recorte de la producción, lo que conlleva inevitablemente prescindir de capital humano. "Por cada coche que se ensambla, se requieren dos empleados. Un recorte de no más de 150 vehículos al día implica la salida de 300 empleados", explica José Arocas, delegado sindical de Comisiones Obreras. Almussafes ensambla ahora de media 1.800 coches por jornada.

Steven Armstrong, vicepresidente de Ford Motor's Group y presidente para Europa, Medio Oriente y África.
Steven Armstrong, vicepresidente de Ford Motor's Group y presidente para Europa, Medio Oriente y África.

Hay un elemento clave que puede explicar la demora de Ford Motor Company a la hora de concretar el alcance de su hachazo en Valencia: la factoría de Almussafes celebra elecciones sindicales a partir de la segunda quincena de febrero, cuando expira el mandato del actual comité de empresa. Los trabajadores creen que la multinacional está a la espera de que se resuelva la representación de la plantilla y se renueven los interlocutores. Ahora UGT es el sindicato hegemónico en Almussafes. De hecho, es el único que tiene representación en los encuentros de la dirección con los comités en Colonia y Detroit. A final de febrero, precisamente, ha sido convocado el comité europeo para una nueva reunión.

Ford, que dosifica al extremo sus mensajes, no quiere calentar en exceso una planta que, además, puede presumir hasta ahora de paz social, de rentabilidad y de compensar los números rojos de otras patas de la estructura europea. Ford España SL, a la que la matriz ha traspasado su participación en el negocio de México para aprovechar los convenios de doble imposición, creció en ventas (1.400 millones) y resultados (100 millones) en 2017, último ejercicio con cuentas publicadas.

Pese a los números, la plantilla no desprende optimismo. El presidente del comité y responsable de UGT-Ford, Carlos Faubel, manifestó a EFE, tras asistir a la reunión que celebrada en Alemania entre representantes de la compañía y del comité europeo, que hay que ser "muy cauto" y "muy prudente" respecto a las perspectivas sobre los recortes. Faubel admitió que 2019 será un año "bastante complicado" y que el anuncio de este jueves de Armstrong, también vicepresidente mundial, no es más que "el pistoletazo de salida".

Una de las claves del futuro de Almussafes pasa por conocer si Ford mantiene la apuesta por la Transit Connect. Almussafes basa el 50% de su producción en el Kuga, que Ford quiere mantener, y no tiene dependencia del S-MAX o la Galaxy, destinados casi a desaparecer. Si la multinacional mantiene la Transit, será un alivio para la factoría española, aunque Armstrong también ha puesto en cuarentena el segmento 'multivan'. En cualquier caso, la compañía, que planea ajustar su resultado operativo al 6% en Europa con cargo a su estructura de costes laborales, tiene que renovar sus modelos a partir del año que viene, con especial hincapié en el mercado eléctrico, y distribuir su producción. Almussafes aspira a hacer valer su competitividad para convertirse en la referencia en Europa de una Ford más pequeña pero más rentable, quizá como fase previa para una posible concentración con otra de las grandes marcas.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios