entrevista con el presidente de la generalitat valenciana

Ximo Puig: "Sería ridículo perder a Zapatero, González o Rubalcaba de activos del PSOE"

Sobre las primarias: “Pedro Sánchez tuvo un 50% y tiene toda la legitimidad. Yo con un 57%, también”. “Hay un problema territorial en España mucho más allá de Cataluña”

Foto: Ximo Puig, en su despacho del Palau de la Generalitat, con el libro 'Keynes vs Hayek'. (M. L.)
Ximo Puig, en su despacho del Palau de la Generalitat, con el libro 'Keynes vs Hayek'. (M. L.)

Obras de Carmen Calvo, Genovés, Manuel Boix o el Equipo Crónica de Manuel Valdés y Rafael Solbes, todos ellos artistas modernos de origen valenciano como denominador común, decoran el vestíbulo y el despacho del ‘president’ de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. Muy cerca de la estancia donde Arcadi España, el cauteloso, sereno e inseparable jefe de gabinete, traza estrategias y trata de deshacer la montaña de entuertos que periódicamente orillan en las puertas del Palau de la Generalitat. El último de ellos ha sido el ‘match ball’ que Puig ha salvado al ganar unas primarias internas contra Rafa García, el aspirante lanzado por el sanchismo para intentar arrebatarle el liderazgo de su partido en la Comunitat Valenciana.

Puig es consciente de que han querido moverle la silla y que Pedro Sánchez, con quien apenas ha cruzado un par de conversaciones desde el pasado domingo, no ha sido ajeno a la operación. Fiel a su estilo conciliador, evita en esta entrevista con El Confidencial lanzar reproches a sus adversarios internos y admite que el llamado ‘golpe’ de octubre fue un error que la militancia no entendió. Pero también cree que su derrota hubiera desembocado en un escenario imprevisible para los socialistas en la Comunitat Valenciana y que todos se deben a la autocrítica en el PSOE.

Sobre una mesa de maderas nobles, en su despacho de artesonados renacentistas, se apilan informes y publicaciones de todo tipo. Uno de los montones lo encabeza el libro ‘Keynes vs Hayek: El choque que definió la economía moderna’ (Deusto), la obra de Nicholas Wapshott que explica cómo las políticas regulatorias se impusieron sobre el capitalismo liberal puro tras el ‘crack’ de 1929. Ximo Puig practica esa visión combinada del keynesianismo entre el papel de lo público y el mercado a la hora de enfocar su relación con la economía y los empresarios. Y cree que sí, que el CETA con Canadá conviene a los exportadores valencianos porque liberaliza aranceles. Aunque admitirlo le cueste otra espinita en su relación con el secretario general del PSOE.

"Me he ofrecido al secretario general del PSOE a colaborar y cooperar. Aún no hemos profundizado en nada, pero hay buena voluntad"

El primer gesto de distensión entre Ximo Puig y Pedro Sánchez será la participación del segundo en la apertura del congreso del PSPV que se celebra en Elx (Elche) el próximo fin de semana.

-PREGUNTA: ¿Tiene arreglo lo suyo con Pedro Sánchez?

-RESPUESTA: Claro que tiene arreglo, cosas más díficiles se han arreglado [ríe].

-P: ¿Cómo enfoca la relación? Se había deteriorado mucho en los últimos meses.

-R: Desde el respeto y la lealtad. Desde el domingo hemos hablado poco pero suficiente. Él es secretario general del PSOE; yo, secretario general del PSPV y presidente de la Generalitat, y lo lógico es que exista la mejor cooperación y colaboración posible porque compartimos un proyecto.

-P: ¿Cree que el sanchismo se ha equivocado al plantearle a Rafa García como alternativa en las primarias?

-R: Me niego a aceptar conceptos como sanchismo o ximismo. ¿Eso qué es? Hay muchas personas que en un momento determinado apoyaron a Pedro Sánchez y que ahora me han apoyado a mí. No son afecciones más allá de lo que es ser socialista, que eso sí que es un apelativo. Las demás pueden ser coyunturales. Son elecciones distintas que obedecen a parámetros diversos.

-P: ¿Pero cree que era acertado plantearle a usted una alternativa en estos momentos?

-R: Eso entra de un espacio superado. Tenían la legitimidad porque las reglas lo permiten y no hay mucho más que decir.

En el jardín anexo al Palau de la Generalitat. Entrevista con Ximo Puig. (M. L.)
En el jardín anexo al Palau de la Generalitat. Entrevista con Ximo Puig. (M. L.)

-P: ¿Es cierto que a raíz de la recogida de avales se comenzaron a tender algunos puentes entre Ferraz y Valencia, entre Pedro Sánchez y usted, ante su previsible victoria, para coordinarse en la acción política?

-R: Tras el congreso federal del PSOE mantuve desde el primer momento que Pedro era el secretario general y yo me he ofrecido para hablar de lo que sea y de cuestiones como la política territorial, donde creo que nosotros tenemos bastante que aportar. Aún no hemos profundizado en nada, pero creo que hay una buena voluntad.

"El partido ha decidido que España es plurinacional. Pero no se puede administrar la plurinacionalidad desde el viejo centralismo democrático"

-P: Pese al riesgo de erosionar la figura de la Presidencia de la Generalitat, la candidatura de Rafa García ha cosechado un 42% de apoyos de la militancia. ¿Esto le lleva a alguna reflexión sobre cómo se ha gestionado la vida interna en el partido?

-R: A pesar de que era un error replicar el congreso federal es cierto que ha tenido una cierta influencia. Eso es así. Pero la madurez de los militantes explica que haya habido un cambio tan sustancial. Los que planteaban que esto era simplemente llevar el proyecto federal al proyecto valenciano han perdido más de veinte puntos. Por lo tanto es evidente que eso no ha funcionado. Nosotros conseguimos romper el marco porque ese marco no era el razonable. España es plurinacional. Eso lo ha decidido el partido y es así, pero lo que no se puede es administrar la plurinacionalidad desde el centralismo. Una cosa es la plurinacionalidad y otra, el viejo centralismo democrático. A partir de ahí, creo que lo que ha pasado es que hay una opción que ha tenido un respaldo de más del 50% y que tiene toda la legitimidad. Pedro Sánchez tuvo un 50% y con eso tiene toda la legitimidad. Oiga, yo con un 57%, pues tambien.

Un mapa de Europa en la mesa del despacho del presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. (Miguel Lorenzo)
Un mapa de Europa en la mesa del despacho del presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. (Miguel Lorenzo)

-P: Ha hablado en varias ocasiones de errores, sobre todo, en la gestión del proceso que llevó al tormentoso comité federal del 1 de octubre. Sabiendo lo que sabe ahora y la experiencia que ha vivido, ¿volvería a firmar la renuncia como miembro de la ejecutiva federal que forzó la dimisión de Sánchez?

-R: En la parte alícuota correspondiente de los desdichados hechos de octubre, yo pido disculpas a los militantes porque fue un espectáculo que no se merecían. Ahora bien, sobre lo que es la cuestión de fondo, mi tensión política con Pedro Sanchez se produce a raíz de la no autorización de la ‘entesa’ al Senado. Para mí era muy importante porque creo que el Senado tiene que ser una cámara territorial o si no tiene que desaparecer. Para nosotros era muy importante visualizar en el Senado el problema valenciano. Era una cuestión política, no personal, yo no tengo ningún problema personal con casi con nadie, por no decir con nadie y, por supuesto, no con Pedro Sánchez. Él también tendría sus razones, no digo que no las tuviera, y yo las mías. Las expuse y hubo un distanciamiento. Dicho esto, sobre cómo se gestó todo y en lo que desembocó, en absoluto estoy contento y, desde luego, no haría lo mismo, claramente. Pero creo que no solo yo tengo que hacer autocrítica. Todos los que participamos en aquel proceso debemos asumir que no se hicieron bien las cosas.

Ya estamos en un sistema profundamente asimétrico solo con las comunidades forales o el efecto perverso de la capitalidad de Madrid

-P: Existe la percepción de que la victoria de Sánchez ha sido también frente a iconos clásicos del PSOE como Felipe González, Alfonso Guerra o Zapatero, que se posicionaron del lado de Susana Díaz. ¿Estos líderes han quedado definitivamente atrás o deben jugar un papel en la política española y en la política del PSOE?

-R: Felipe González, Guerra, Zapatero, Rubalcaba… Forman parte del ‘background’ de este partido, de los mejores argumentos que se han dado para hacer avanzar la sociedad. Sería absurdo que el PSOE planteara una serie de olvidos de cuarenta años que han sido absolutamente fundamentales y en los que el PSOE ha sido la locomotora que ha hecho avanzar a España. Sería ridículo perder ese activo. Es verdad que ya no están en primera fila y que hay una nueva ejecutiva federal que tiene toda la legitimidad y que tiene que actuar. Ahora bien, yo desde luego siempre escucho a aquellos que han tenido una intervención en momentos complicados o que han hecho avanzar al país. Luego tomo las decisiones libremente, pero escucharles es fundamental. Este no es un partido adanista, formamos parte de una cadena en la que cada uno somos un eslabón. Yo mismo soy un eslabón y espero que el próximo eslabón sea mejor que yo.

Entrevista con Ximo Puig, presidente de la Generalitat. (Miguel Lorenzo)
Entrevista con Ximo Puig, presidente de la Generalitat. (Miguel Lorenzo)

La cuestión catalana

-P: La cuestión catalana lleva un siglo en el debate político en España. El pulso soberanista y el rechazo del resto de España a ese pulso es como un juego de suma cero, un choque de trenes que conduce a un bloqueo. ¿Comparte esa visión?

-R: Lo primero que quiero resaltar es que el problema territorial de España no es solo Cataluña. Hay un problema territorial que va más allá de Cataluña que es rematar el Estado de las Autonomías. Para mí debe ser la opción federal. Es un sistema comprobado y aquilatado que genera lo que debe ser el objetivo: singularidad entre territorios e igualdad entre ciudadanos. A partir de esa posición es evidente que Cataluña tiene una singularidad como el País Valenciano y la Comunitat Valenciana tienen una singularidad que hay que atender. Hay que ver qué encaje tiene cada uno. Es verdad que la salida catalana de una parte de la sociedad es el independentismo y aquí en la Comunitat Valenciana no se produce ese efecto. Pero nosotros también tenemos un problema, que es la infrafinanciación, la infrainversión, que es la deuda… Esto no es un debate entre políticos, esto explica once puntos menos de renta per cápita, menos salarios de media y pensiones por debajo de la media.

El Gobierno y los partidos tienen que dar a los catalanes una alternativa tangible a la propuesta independentista

Explico esto respecto al marco general. Respecto a Cataluña lo que creo es que no puede haber un proyecto más o menos definido, aunque sin ninguna base jurídica, que es la independencia y que la otra opción sea quedarse todo como está. Eso no puede ser. Es evidente que hay un malestar en Cataluña y que más del 70% de la población quiere que haya cambios respecto a su relación con España. Pero más de la mitad no quiere la independencia. El problema es que desde el otro lado, fundamentalmente desde el Gobierno y el resto de partidos españoles, hay que dar una propuesta diferente para que los ciudadanos catalanes tengan algo tangible distinto a lo que es la propuesta independentista.

-P: De todas formas, las encuestas reflejan que la apuesta federal no termina de calar como opción mayoritaria…

-R: Es verdad que hablamos en unos términos políticos que están manoseados y generan acotaciones semánticas que provocan animadversión. Pero la lógica política dice que el Estado de las Autonomías es acabar en un Estado Federal. Y ahí habrá singularidades. Estamos ya en un sistema profundamente asimétrico solo con la relación entre las comunidades forales y las demás, también entre las de régimen común y el efecto capitalidad de Madrid, que es perverso absolutamente con el sistema. Hay que ponerlo todo encima de la mesa y a partir de ahí respetar los sentimientos nacionales que se tienen, que pueden ser compatibles. La Comunitat Valenciana es una nacionalidad histórica y tiene sentimientos absolutamente compatibles con sentirnos españoles, valencianos y españoles.

Las primarias ganadas en el PSPV han sido el último 'match ball' de Ximo Puig. (M. L.)
Las primarias ganadas en el PSPV han sido el último 'match ball' de Ximo Puig. (M. L.)

-P: ¿Hay riesgo de que problemas que puedan tener algunas autonomías se queden orillados por el deseo de generar asimetrías con Cataluña? El PSOE acaba de proponer una quita de deuda, que es algo que también se reclama desde otros territorios dependientes del FLA.

-R: Hay autonomías que también estamos infrafinanciadas y también hemos planteado esa quita. Yo plantee aquí con Susana Díaz hace un año y medio una solución que era bastante razonable. Que aquello que no se nos ha dado por la financiación y sí vía deuda del FLA lo asuma el Estado. No se trata de hacer una quita indiscriminada, sino simplemente de analizar el espacio de la infrafinanciación y compensarlo. No estamos diciendo que nos paguen también la mala gestión, el despilfarro o la corrupción de esta comunidad.

Sobre quitas de deuda: "Es compensar la infrafinanciación. No estamos diciendo que nos paguen también la mala gestión o la corrupción"

-P: ¿Entonces considera que si hubiera quita debería ser analizada en términos objetivos y ser para todos?

-R: Totalmente. De hecho nuestro experto [en la comisión sobre financiación autonómica] lo está planteando. No es una cuestión nueva. No voy a tolerar que se olvide el problema valenciano. El problema catalán hay que solucionarlo, hay que buscar alternativas, puede ser interesante que haya bilateralidad, pero lo que no vamos a consentir es que se focalice solo el problema en Cataluña. Hay otros problemas para los ciudadanos. Esto no es un problema solo identitario, sino de ciudadanía.

Financiación autonómica

-P: Salieron muy optimistas de la última Conferencia de Presidentes con el compromiso de que habrá nuevo modelo de financiación autonómica antes de acabar el año. ¿Mantiene ese optimismo?

-R: Debe haberlo. Es el compromiso del Gobierno. Arrancamos además una fecha, que fue una propuesta mía, para que tuviera efectos en el año 2017. Si no hay una solución debe haber una solución transitoria de carácter inmediato porque no podemos continuar así. Creo que va a haber un buen documento en unos pocos días. Y a través de un documento que seculariza esto con datos tangibles hay que tomar decisiones. Nosotros estamos creciendo por encima de la media nacional. Pero el otro día conocimos un informe del BBVA que señala que si tuviéramos la financiación adecuada creceríamos casi un punto más. Eso significan miles y miles de puestos de trabajo, mejores salarios y, por tanto, mejores prestaciones públicas. Por tanto, nos estamos jugando mucho.

Sobre la abstención hacia Rajoy: "Visto que ahora se aprueban los Presupuestos con otras fuerzas políticas probablemente sí había una mayoría"

-P: La Generalitat ha votado en contra del techo de gasto y del reparto del déficit. ¿Dan por hecho entonces que no van a cumplir con los límites de equilibrio presupuestario que ha puesto Cristobal Montoro?

-R: Lo sabe Montoro perfectamente. Cuando se solucione el problema de la financiación nosotros podremos cumplir y cumpliremos. Queremos hacerlo. De hecho el gobierno progresista que presido ha ido acortando la diferencia, pero estamos en una situación de inviabilidad.

En el Palau de la Generalitat. Entrevista con Ximo Puig. (Miguel Lorenzo)
En el Palau de la Generalitat. Entrevista con Ximo Puig. (Miguel Lorenzo)

Infraestructuras y Corredor Mediterráneo

-P: El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha lanzado una lluvia de promesas para acelerar la ejecución del Corredor Mediterráneo. ¿Tiene negociados los compromisos para que figuren en los Presupuestos Generales del Estado?

-R: Lo que ha cambiado es la actitud. Pero de las palabras hay que ir a los hechos. Están bien las visitas pero lo que importa es que se liciten las obras y que se ponga dinero en el presupuesto. El otro día pusieron una primera piedra de un proyecto cuyas obras no empezarán hasta no sé cuantos meses, lo cual es patético. Lo que no puede ser, y es exigible la rectificación, es lo que ha pasado en estos cinco años de [Mariano] Rajoy. Se ha invertido menos de la mitad de la mitad que nos correspondía porque por una parte se presupuestaba la mitad y después se ejecutaba solo la mitad. Así no se puede continuar. En el Corredor Mediterráneo han tenido que salir los empresarios y montar unas grandes articulaciones entre comunidades del Mediterráneo para que hubiera una mínima sensibilidad. He estado ahora en Europa defendiendo el dictamen de redes transeuropeas y veo más sensibilidad en Bruselas que en Madrid.

"Han tenido que salir los empresarios a articular las comunidades del Mediterráneo para que hubiera una mínima sensibilidad con el Corredor"

-P: ¿Cree que el PSOE acertó propiciando la investidura de Mariano Rajoy?

-R: El problema de las segundas elecciones es el agotamiento de todo aquel proceso. Puede que hubiera habido otras fórmulas pero es evidente que no había gobierno alternativo. Si hubiera habido, ahora podría hacerse. Visto que ahora sí que se aprueban los Presupuestos con otras fuerzas políticas, pues probablemente sí había una mayoría y el PSOE no hubiera tenido que tomar esa decisión.

-P: ¿Pero entonces cree que no hubiera sido necesario abstenerse, para el PSOE?

-R: Visto con perspectiva… Lo que sí está claro es que la mayoría de la población no quería ir a unas terceras elecciones. Para el PSOE tuvo unos costes y quienes lo decidieron lo hicieron por responsabilidad. Nadie lo hizo por darle el Gobierno al PP, eso no es así. La posibilidad real de Gobierno alternativo fue cuando Pedro Sánchez pactó con Ciudadanos y Podemos no quiso. A partir del resultado de las segundas elecciones esa realidad ya no se daba. No se puede decir que el PSOE le dio el Gobierno a la derecha.

-P: ¿Irá finalmente a Canadá a estudiar las ventajas del CETA?

-R: No se cuándo aún. Iremos a vender, a Canadá y a todos los sitios que podamos. Los tratados comerciales no son ni la Biblia ni el Corán ni nada eso. Son acuerdos que se toman para cuestiones determinadas que tienen que ver con la transacción de negocios. Al margen de algunos contenidos de este convenio que a mí me gustaría que fueran de otra manera, nosotros tenemos muchos intereses en la exportación. Somos la segunda autonomía en exportación y todo lo que tenga que ver con la liberalización de aranceles nos es positivo. Eso es así. Lo que queremos es mejorar los marcos que existan para mejorar nuestro posicionamiento en internacionalización. Eso es lo que vamos a hacer, sin ningún tipo de dogma. Si el CETA se aprueba finalmente a nosotros nos interesa mucho. Canadá, especialmente, por la situación de Estados Unidos.

"Lo dicen los indicadores: la Comunidad Valenciana está mejor que hace dos años"

-P: Han cruzado ya el ecuador de la legislatura con el Gobierno valenciano del Botánico. ¿Qué balance hace de estos dos años?

-R: Creo que manifiestamente positivo y manifiestamente mejorable. En dos años en muchas áreas se ha hecho más que en veinte años, pero la reversión de derechos y la reconstrucción económica y social de este país no se puede hacer en dos años ni cuatro. Pero no hay ningún indicador ni económico ni social que diga que hemos ido a peor. La Comunitat Valenciana está mejor que hace dos años. Eso es indiscutible. El Partido Popular se tiene que refugiar aquí en generar conflictos bastante artificiales para provocar tensión.

-P: En cualquier caso hay quien opina que la estabilidad del Consell depende en gran medida de la buena relación que mantienen usted y Mónica Oltra y que, de no ser así las cosas, serían distintas porque hay muchas tensiones entre el PSPV y Compromís.

-R: ¿Usted conoce algún gobierno que no haya tenido tensiones internas? Los gobiernos por definición son de coalición entre la Conselleria o el Ministerio de Hacienda y los demás. Es evidente que siempre hay tensión. Este es un gobierno más complejo porque no está tan jerarquizado en algunos aspectos. Quien no sepa gobernar la diversidad no sabrá gobernar el futuro ni el presente. Todo el mundo tiene que aprender a ceder y a convivir. El resultado es manfiestamente positivo. Hay más estabilidad ahora y más confianza en el Gobierno que había durante la etapa del PP, donde hubo episodios tan singulares como que se espiaban. El actual gobierno es estable, ha generado honradez y diálogo. Con ese armazón hemos conseguido que todos los indicadores económicos y sociales avancen.

Sobre el plurilingüismo: "Lo que buscamos es acabar con el fracaso escolar idiomático"

-P: ¿Comparte la forma en que el 'conseller' de Educación está tratando de ajustar el sistema de conciertos educativos y la enseñanza de lenguas? De momento, lo que se ha producido es un bloqueo judicial.

-R: El decreto de plurilingüismo cuenta con todos los informes jurídicos. Nosotros acatamos los autos de suspensión del TSJ, pero evidentemente no los compartimos. ¿Por qué? Porque la situación que nos encontramos cuando llegamos es que solo el 6% de los niños que acaban la ESO tienen la capacitación en inglés, solo el 36% en valenciano y, muy mayoritariamente, en castellano. Lo que queremos es corregir esa situación para que todos los niños de esta comunidad tengan igualdad de oportunidades. El objetivo es que todos los niños cuando acaben la ESO tengan capacidad suficiente en los tres idiomas, en los dos oficiales de esta comunidad, castellano y valenciano, y el inglés. Esa es nuestra posición. El mismo fiscal ha dicho que no hay discriminación porque los centros que quieran pueden mantener el estatus anterior. Lo que buscamos es acabar con el fracaso escolar idiomático.

En lo que se refiere a los conciertos, hemos mantenido una línea de colaboración con la escuela concertada. La inmensa mayoría de conciertos se ha mantenido. Pero cuando llegamos al concierto de bachillerato nos encontramos con que somos de las pocas autonomías que lo conciertan. No es una enseñanza obligatoria. Es evidente que queremos que haya una garantía de gratuidad hasta los dieciocho años, pero en estos momentos lo que ha pasado es que hay suficientes plazas públicas y algunas no se han concertado. Es una cuestión de eficiencia básica. No vamos a pagar dos veces por el mismo servicio. No tiene sentido. Es de una racionalidad extrema. Nosotros queremos consensuar el espacio educativo. La educación es lo más importante y para eso vamos a hacer la Ley de Educación Valenciana. Queremos que haya el máximo acuerdo posible y superar esta situación de coyunturalismo en educación.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios