batalla accionarial en el sector hospitalario

Los Gallardo (Vithas) se atragantan con la compra de Hospitales Nisa

Los socios minoritarios agrupan más de la mitad del capital y se ponen en manos de Arcano y Garrigues. Buscarán nuevos inversores si no arrancan un mejor precio a los dueños de Almirall

Foto: Uno de los Hospitales de Nisa, el Valencia al Mar. (Nisa)
Uno de los Hospitales de Nisa, el Valencia al Mar. (Nisa)

A Vithas, la enseña sanitaria de la familia Gallardo (Almirall) y Criteria Caixa, se le ha atragantado la compra de Grupo Hospitales Nisa, firma valenciana con siete centros sanitarios en Valencia, Madrid y Andalucía. La compañía de capital catalán y sede madrileña pretende culminar la operación para agrandar su red y convertirse en el segundo mayor operador privado de hospitales en España, por detrás de Quirón. Sin embargo, pese a haber firmado opciones de compra con algunos de los principales accionistas en un porcentaje cercano al 30%, se ha topado con una resistencia bien organizada de los socios minoritarios, encabezados por el presidente del consejo de administración, Manuel Giner.

El presidente de Almirall, Jorge Gallardo. (EFE)
El presidente de Almirall, Jorge Gallardo. (EFE)

Los minoritarios han formado un bloque y han iniciado un proceso de sindicación de acciones para defender sus intereses de forma conjunta y mantener “una posición de fuerza”. El muro para contener la irrupción de Vithas, que en estos momentos tendría dificultades para tomar el control de la compañía, busca negociar una mejora en las condiciones de venta de sus títulos, bien a la empresa de los Gallardo y La Caixa, bien a un tercer inversor, aunque Giner no tuvo en sus planes aceptar una oferta de compra de su paquete accionarial. Esta plataforma, que dice concentrar más del 53% del capital de Nisa, acordó el pasado viernes dar el pistoletazo de salida a la sindicación de acciones con el objetivo declarado de “iniciar la búsqueda de un nuevo socio para proporcionar por un lado liquidez a los accionistas que quieran vender a mejores condiciones de las actuales, reconociendo el valor real de la compañía, y, por otro, un marco estable a aquellos otros accionistas que deseen permanecer en el accionariado”.

Para alcanzar sus metas, la plataforma se ha puesto en manos de Arcano como consultor financiero y Garrigues como asesor legal, muestra de que los minoritarios están dispuestos a dar una batalla contra Vithas que ya tuvo un primer asalto en la junta de accionistas de Nisa celebrada el 25 de junio. Como consecuencia del rechazo recibido por una parte del capital a sus planes de entrada, considerados hostiles para Giner y una parte del accionariado, Vithas optó por no ejecutar opciones de compra cuyos primero plazos vencían la última semana de junio. Podría hacerlo todavía hasta el 30 de septiembre.

Accionistas minoritarios de Nisa, reunidos el pasado viernes. (EC)
Accionistas minoritarios de Nisa, reunidos el pasado viernes. (EC)

La empresa participada por la familia que controla la farmacéutica Almirall recalca que los acuerdos firmados hasta ahora (habla de más de 100 pequeños accionistas) le otorgan una participación “de control” y que si no se han ejecutado es porque están a la espera de recibir luz verde de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC). Vithas insiste en que su voluntad es plantear su oferta de compra a todos los accionistas y que el precio (30 veces el beneficio neto) es un 70% superior a la media del valor de las empresas del Ibex 35 y bastante mayor que las últimas transacciones realizadas en el sector. “Vithas confirma su decisión de tomar una participación accionarial de Nisa”, señala en un comunicado.

Valoración de 150 millones

La valoración de Hospitales Nisa ronda los 150 millones. Pero el origen de las hostilidades está en que cuando comenzó a negociar, el aspirante no lo hizo de forma uniforme, sino que trató de aprovechar la fuerte atomización para lanzar ofertas por separado. Entre los socios que cerraron acuerdos con el comprador están las familias Murcia y Pascual. Sus representantes en el consejo de administración tuvieron que abandonar el puesto el pasado 25 de junio entre reproches de deslealtad por parte de algunos minoritarios. 

La intención de Roberto Centeno era ampliar el paquete de títulos y llegar a tener un papel de control o de referencia en la empresa

Vithas también se ha cuidado de ganarse a Atitlán, el grupo inversor que comanda Roberto Centeno (yerno del dueño de Mercadona, Juan Roig). Centeno entró en Nisa hace apenas seis meses, en enero, haciendo compras selectivas también a pequeños accionistas hasta alcanzar cerca del 7% del capital. Su intención era ampliar el paquete de títulos y llegar a tener un papel de control o de referencia en la empresa. Sin embargo, la aparición en escena de Vithas y su determinación de hacerse con la compañía hospitalaria llevó a Atitlán a replantear su estrategia y negociar una jugosa plusvalía en apenas un semestre, que es, al fin y al cabo, el objetivo último de las operaciones que acomete. De hecho, ha sido el precio pactado entre los Gallardo y el yerno de Juan Roig uno de los detonantes de la reacción de accionistas minoritarios, que aseguran haber recibido ofertas muy inferiores por sus participaciones.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios