El gobierno cree que tendría el apoyo del PSOE

Rajoy asegura al PP una respuesta "moderada pero contundente" si Mas rompe

El Ejecutivo avisa de que después del 27-S el margen de negociación con la Generlitat catalana, con Mas o con Romeva-Junqueras, será el mismo: la Constitución y las leyes

Foto: Mariano Rajoy y Xavier García Albiol, anoche en Barcelona. (Reuters)
Mariano Rajoy y Xavier García Albiol, anoche en Barcelona. (Reuters)

"Habrá una respuesta medida pero contundente" o "El Gobierno sabrá replicar desde la moderación y la centralidad" son las frases más repetidas en la dirección del PP ante lo que pueda ocurrir con el desafío separatista en Cataluña a partir del 27-S por la noche. Sin más detalles, y a pesar de que el Ejecutivo y el Tribunal Constitucional tendrán más armas legales que nunca para frenar cualquier intento de golpe o secesión. En el Gobierno creen que pueden contar con el apoyo del PSOE de Pedro Sánchez en caso de proclamación de independencia unilateral como se ha adelantado.

Mariano Rajoy ha impuesto la consigna de que ningún ministro o dirigente del partido cite siquiera las posibles respuestas a un anuncio de ruptura unilateral por parte del bloque de fuerzas separatistas organizado por Artur Mas y Oriol Junqueras. Ni la réplica tabú, como es el artículo 155 de la Constitución (intervención de la Comunidad autónoma), ni la inminente reforma del Tribunal Constitucional que faculta a ese órgano a suspender en sus funciones al gobernante que se salte una resolución. Tampoco la ley de seguridad nacional para dar órdenes a la policía autonómica.

[Siga en directo las novedades sobre las elecciones catalanas del 27-S]

Se trata de no adelantar acontecimientos a la espera del resultado de las urnas una vez que el Gobierno y el PP se han volcado durante la campaña en buscar la movilización del electorado que no comulga con la secesión y bombardear a la opinión con advertencias sobre lo inviable que sería un Estado nacionalista catalán. Obama, Merkel, Hollande, Juncker, la UE, las patronales y la banca han cumplido con los requerimientos solicitados.

Imagen del cierre de campaña del PP en Barcelona. (EFE)
Imagen del cierre de campaña del PP en Barcelona. (EFE)

En la sede de Génova reconocen que han caído en el reto 'plebiscitario' planteado por Mas, pero aducen que no tenían más remedio que hacerlo para empujar a las urnas a esa 'Cataluña silenciosa' o silenciada que con su abstención tradicional permite cómodas mayorías nacionalistas desde los primeros tiempos de Jordi Pujol.

Sólo el recuento de la misma noche electoral permitirá conocer si la táctica de Rajoy, concentrar la artillería de las advertencias internacionales y económicas en plena campaña, surtió el efecto deseado porque a las encuestas no les ha dado tiempo para registrar nada. Todos los sondeos, coincidentes en pronosticar una clara mayoría para a lista de Mas y Junqueras (y con el comodín de la CUP en la reserva), se hicieron en plena efervescencia separatista después de la demostración de masas nacionalistas del 11-M. A ese dato, además de encomendarse a que haya un alta participación, se agarran en el PP para confiar en que al final la candidatura secesionista se quede por debajo de los 68 escaños. 

Los populares, como partido de ámbito nacional en Cataluña, se juegan en las elecciones autonómicas mantener una mínima cuota de representación frente al empuje de Ciudadanos, formación que les disputa el mismo espacio político. Pero como partido de Gobierno arriesgan en el acierto o no de su respuesta al reto de Mas y Junqueras buena parte de sus posibilidades de ganar los comicios generales de diciembre y seguir en el poder.

Los corresponsales extranjeros en Barcelona opinan sobre el 27-S

 

En el PP cerraron la campaña con la esperanza puesta en sumar dos o tres escaños más de los 12-13 que les pronosticaban las encuestas más optimistas, lejos de los 19 que ahora tienen en la cámara autonómica. Pero sobre todo aspiran a evitar una mayoría absoluta de Mas y Junqueras. Sería el tanto que los populares se podrían apuntar como Gobierno para frenar la amenaza de golpe del presidente de la Generalitat.

Si el sucesor de Pujol tiene que recurrir para seguir con su reto a un grupo antisistema, anticapitalista y anti UE como es la CUP, Rajoy tendría margen para hablar de fracaso de Mas. Y si pese a todos los esfuerzos de la campaña el bloque separatista obtiene una mayoría clara, el Gobierno se apoyará en la Constitución y la ley para defender la unidad de España.

"Nada acaba el 27-S en cualquier caso", reconocen en fuentes de la dirección del PP conscientes de que con Mas, o todavía peor con sus socios más extremistas, el independentismo seguirá con su desafío. Y si Romeva y Junqueras se hacen con el control total del movimiento, pueden con la CUP acelerar los plazos anunciados para proclamar la secesión.

Pedro Sánchez, en el cierre de campaña del PSC. (EFE)
Pedro Sánchez, en el cierre de campaña del PSC. (EFE)

En el PP confían en que Rajoy encuentre un punto medio en su respuesta. Tendrá que estar entre la moderación que nadie le discutió ante el simulacro de consulta del 9-N para evitar un mal que le pareció mayor (el espectáculo de la urnas retiradas por la fuerza), y la necesaria contundencia para imponer el respeto a la ley que el presidente de la Generalitat ya se saltó entonces.

A la espera de los resultados de las urnas y de los pasos que den después los separatistas, en el Ejecutivo insisten en que seguirán trabajando con quien gane las elecciones en Cataluña y con los mismos límites, la Constitución y la ley. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, recalca el margen de negociación para el futuro gobierno catalán, que es el mismo rechazado por Mas con sus adelantos electorales: la reforma de la ley de financiación autonómica.

Como novedad para terminar la campaña, en el Ejecutivo sí que parecen confiados en contar con Pedro Sánchez para el caso de la proclamación inmediata de la independencia en Cataluña. Se apoyan en sus declaraciones públicas de los últimos días y le creen pese al precedente del solemne compromiso del secretario general del PSOE de no pactar con "los populistas" de Podemos. Hasta que los necesitó para salvarse en las elecciones locales y autonómicas de mayo pasado.

[Para más información en tiempo real descárgate la aplicación oficial de'El Confidencial sobre las elecciones catalanas para dispositivos Apple y Android]

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios