Es noticia
Menú
Artadi, Maragall y Collboni se erigen en candidatos, pero en sus partidos no lo ven claro
  1. España
  2. Cataluña
CARRERA POR EL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Artadi, Maragall y Collboni se erigen en candidatos, pero en sus partidos no lo ven claro

Los actuales cabezas de lista de JxCAT, ERC y PSC quieren repetir en las próximas elecciones a la alcaldía de Barcelona. Las dudas sobre la continuidad de Colau se multiplican y el PP es el único que ya ha confirmado candidato

Foto: Ada Colau, Jaume Collboni, Ernest Maragall, Elsa Artadi. (EFE/Quique García)
Ada Colau, Jaume Collboni, Ernest Maragall, Elsa Artadi. (EFE/Quique García)

La batalla política por hacerse con el Ayuntamiento de Barcelona en las próximas elecciones municipales de 2023 figura ya como uno de los principales cometidos en la agenda de los partidos catalanes. La alcaldía de la ciudad condal es el contrapeso a la Generalitat de Cataluña, un importante poder fáctico, en definitiva. Por ello, las principales fuerzas estudian con lupa sus estrategias, mientras que algunos candidatos ya han dado un paso al frente y han mostrado su interés por volver a competir. Así lo han hecho en los últimos días Ernest Maragall (ERC), Jaume Collboni (PSC) y Elsa Aratdi (JxCAT). Nada extraño hasta aquí. Sin embargo, en el seno de las tres formaciones no hay unanimidad para que sean precisamente ellos los cabezas de lista.

En realidad, hay sectores en los tres partidos que pugnan por buscar candidatos alternativos que supongan un revulsivo y conseguir dar así el esperado sorpaso en 2023. La guillotina (política) acecha a los tres nombres, mientras que en los comunes es una auténtica incógnita quién liderará el partido, nadie sabe si Ada Colau se volverá a presentar o volará hacia Madrid para unirse a Yolanda Díaz en su proyecto para articular el espacio que se sitúa a la izquierda del PSOE. El PP, por su parte, prepara novedades en la lista barcelonesa y ha anunciado que presentará como candidato a Daniel Sirera, que ya había sido jefe de filas popular en el Parlament y presidente del partido en Cataluña. Con él, la formación conservadora espera remontar los malos resultados de las últimas municipales, en los que sacó solo 2 concejales.

Foto: La alcaldesa Ada Colau. (EFE/Quique García)

Pero ¿por qué estas prisas a año y medio de las elecciones? Salvo el PP, que así deja fuera de juego al díscolo Josep Bou, su fichaje estrella en 2019, los demás aspirantes lo han hecho, sencillamente, como una maniobra para marcar perfil, presionar a su propio partido y hacer más difícil que se busquen otras alternativas. La desautorización de un candidato siempre es más difícil de digerir que la retirada discreta del mismo.

Por eso todos se apresuraron a mover ficha. El último movimiento lo protagonizó Ernest Maragall, que en 2019 fue el ganador de los comicios al frente de la lista de ERC (aunque el pacto de BeC, PSC y los acólitos de Manuel Valls agrupados bajo las siglas de BCN pel Canvi le dejó fuera de la alcaldía). En 2023, quiere volver a repetir, aunque fuentes de Esquerra señalan a El Confidencial que "es prematuro dar por sentado que será el candidato". La primera pega que le ponen es la edad: en el momento de las elecciones, Maragall tendrá ya 80 años, por lo que acabará la legislatura con 84. Y, aunque está en plenitud intelectual, la cúpula republicana no descarta reservarlo para otras responsabilidades.

El 'verdugo' de Junqueras

En los últimos comicios, el republicano concurrió con Elisenda Alamany, exdirigente de los comunes, como segunda en la lista. En las próximas elecciones, si Maragall vuelve a encabezar la plancha, Alamany no tiene asegurado ese puesto. Precisamente, desde la dirección de ERC se ha sopesado que fuese ella, la que liderase la candidatura. La opción, según explican fuentes solventes a este diario, cuenta con la aprobación del presidente del partido, Oriol Junqueras, y está pilotada por su hombre de confianza y exjefe de gabinete, Lluís Juncà. Por algo a este se le llama en algunos círculos el 'verdugo' de Junqueras: es el encargado de dar la puntilla a los 'condenados'.

Fuentes cercanas a Maragall subrayan que este consultó a la Federación de Barcelona la opción de volver a encabezar la lista por la ciudad condal y que esta no lo vio con malos ojos; sin embargo, reconocen que no hubo votación sobre el tema. "De momento, falta año y medio para las elecciones y Maragall es el único candidato que se ha postulado. Si él quiere, será el candidato y ERC apuesta por él. No hay que olvidar que fue Esquerra quien le buscó para presentarse al Ayuntamiento cuando él era consejero de Exteriores. Por tanto, si él quiere, se volverá a presentar. Es una decisión personal". La pugna interna en ERC dice otra cosa, pero tampoco hay que perder de vista que las encuestas internas de Esquerra apuntan a que el partido sacaría más votos con Ernest Maragall de cabeza de lista que con otro nombre. Eso refuerza al exsocialista frente a las maniobras de la dirección de ERC. Y la batalladora Federación de Barcelona puede doblarle el pulso a la cúpula del partido, desautorizar los movimientos de Juncà y apostar por el veterano político, una marca consolidada que le reportaría los máximos votos posibles.

Foto: Oriol Junqueras. (EFE)

Por su parte, Elsa Artadi fue la primera en dar el paso y autoproclamarse candidata, después de que comenzasen a correr los rumores de que querían moverle el sillón desde su propio partido y de que se supiese que JxCAT buscaba un candidato de amplio consenso para atraer el voto no unilateralista. El objetivo: desbancar a Ada Colau de la alcaldía. Las razones de esa situación son achacables a las tensas relaciones entre Artadi y Jordi Sánchez, secretario general de JxCAT, dos personalidades antagónicas que nunca han congeniado. A pesar del anuncio de la exconsejera de Presidencia, el peligro no se ha desvanecido: sigue existiendo la posibilidad de que la formación busque un candidato alternativo para encabezar la lista a las municipales por Barcelona. De momento, no hay sustituto, pero por el margen de tiempo que falta para los próximos comicios, esa es una cuestión secundaria.

Encuestas internas

Jaume Collboni también se apresuró a postularse como el próximo candidato a las elecciones en las listas del PSC. De momento, en las filas socialistas, es el único que hay, pero no tiene el puesto asegurado. Encuestas internas del partido apuntan a que hay otros posibles nombres que podrían sacar mejor resultado. "Jaume ha tenido un problema: ha estado gobernando los últimos años con Ada Colau y ha sufrido el lógico desgaste, igual que la alcaldesa. Su labor en el Ayuntamiento, tendiendo puentes con los diversos sectores económicos y sociales de la ciudad, con los que Colau no tenía relación y a los que había cabreado, ha sido fundamental para que la ciudad pudiese seguir funcionando. Pero esa labor no se ha visualizado lo suficiente y se ha de poner en valor", explica a El Confidencial una fuente socialista.

Otra fuente explica que "Collboni se ha dedicado los dos primeros años de legislatura a consolidar el Gobierno municipal. Ahora habrá un cambio de estrategia en el que se visualizarán las diferencias con los comunes y el trabajo que se hace desde el PSC con los sectores sociales y económicos y en los barrios. La luz verde para los Presupuestos, gracias a BCN pel Canvi, se obtuvo gracias a Jaume, que negoció el apoyo. Lo mismo cabe decir de la retirada de los polémicos hormigones de las calles de la ciudad: ha sido gracias al PSC, aunque ese protagonismo no se ha visualizado. El cambio de estrategia servirá para marcar perfil, para dar a conocer la labor que se está haciendo y para que Jaume se consolide como el futuro candidato".

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau , y el presidente del grupo municipal del PSC, Jaume Collboni. (EFE)

Sin embargo, en las encuestas que se atesoran en la sede del PSC figura el nombre del actual ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, como uno de los posibles relevos. "La meta de Iceta ha sido siempre ser alcalde de Barcelona. Es un cargo que le gustaría tener. Nunca le interesó ser ministro, pero sí alcalde. No es de descartar que se presente", afirma a este diario una fuente que le conoce. Según los sondeos, Iceta ganaría de calle a Colau e incluso superaría a Ernest Maragall, por lo que el PSC volvería a ser la fuerza mayoritaria en la capital catalana. El único hándicap es que no sacaría mayoría absoluta y se vería obligado a pactar. También en una muy buena posición quedaría Salvador Illa, actual hombre fuerte del PSC y jefe de filas en el Parlament, que ya ganó, contra todo pronóstico, las elecciones autonómicas. Illa quedaría rozando la mayoría absoluta, por lo que podría ser una bala en la recámara para los socialistas. Lo malo es que para gastar esa bala en el Ayuntamiento tendrían que retirarlo del Parlament, donde su labor es fundamental y donde preside el mayor grupo de la Cámara.

La batalla política por hacerse con el Ayuntamiento de Barcelona en las próximas elecciones municipales de 2023 figura ya como uno de los principales cometidos en la agenda de los partidos catalanes. La alcaldía de la ciudad condal es el contrapeso a la Generalitat de Cataluña, un importante poder fáctico, en definitiva. Por ello, las principales fuerzas estudian con lupa sus estrategias, mientras que algunos candidatos ya han dado un paso al frente y han mostrado su interés por volver a competir. Así lo han hecho en los últimos días Ernest Maragall (ERC), Jaume Collboni (PSC) y Elsa Aratdi (JxCAT). Nada extraño hasta aquí. Sin embargo, en el seno de las tres formaciones no hay unanimidad para que sean precisamente ellos los cabezas de lista.

Jaume Collboni Ada Colau Cataluña
El redactor recomienda