El Gobierno aparca la reforma del delito de sedición y ya no lo ve "prioritario"
  1. España
  2. Cataluña
FÉLIX BOLAÑOS

El Gobierno aparca la reforma del delito de sedición y ya no lo ve "prioritario"

El ministro de Presidencia confirma que no se incluye en el plan normativo para los próximos cuatro meses y que no es una prioridad para el Ejecutivo

Foto: Félix Bolaños durante la rueda de prensa de Moncloa. (EFE)
Félix Bolaños durante la rueda de prensa de Moncloa. (EFE)

La reforma del delito de sedición ya no es una prioridad para el Gobierno central. Así lo ha confirmado este martes el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, que ha confirmado que no se abordará durante lo que queda de 2021 y ha evitado ponerle una nueva fecha para su aprobación. Se trataba de una de las medidas estrellas impulsadas por el Ejecutivo en su camino de distensión con el independentismo catalán, pero tras la aprobación de los indultos a los presos del 'procés', quedó en segundo plano y, como ya informó El Confidencial, Moncloa comenzó a rebajar las expectativas de una posible modificación este curso.

El recientemente nombrado ministro del ramo ha señalado la decisión de Pedro Sánchez en relación a las reformas de este delito y el de rebelión, que han quedado fuera del plan normativo aprobado este mismo martes para lo que queda de ejercicio. "La prioridad en estos cuatro meses es la recuperación social. Entendemos que en estos meses no era prioritario. Si a futuro se considera prioritario, se incluirá en próximos planes normativos", ha argumentado Bolaños en rueda de prensa, deslizando que el aplazamiento es 'sine die'.

Foto: Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

En un primer momento, las fuentes gubernamentales consultadas por este medio en el mes de junio apuntaban a la falta de apoyos como el motivo detrás de esta congelación de la reforma. Este martes, el Ejecutivo ha querido dejar claro que si no lo hacen es porque entienden que en el contexto actual no es una prioridad. Desde el Ministerio de Justicia que dirigía Juan Carlos Campo ya se habían enfriado las aspiraciones, descartando también una posible eliminación del tipo de sedición, y estaba por ver cómo afrontaba la cuestión la nueva titular, Pilar Llop.

El posicionamiento llega a apenas dos semanas para que se celebre una nueva edición de la mesa de diálogo Gobierno-Govern, con la incógnita de si acudirá Pedro Sánchez, algo que desde Moncloa evitan confirmar por el momento. "Aún es 31 de agosto, estamos trabajando para definir los equipos", ha asegurado la ministra portavoz Isabel Rodríguez, que lleva las conversaciones para apuntalar estos detalles de una cita que tendrá lugar la semana del 13 de septiembre.

La confirmación de que no se tocarán por el momento la sedición y la rebelión se debe a que en el plan normativo previsto por Moncloa, no se encuentran estos elementos. Sí estarán en este, la aprobación de la ley de Formación Profesional, la de Ciencia, la de Creación y Crecimiento de empresas, el desarrollo de la reforma educativa, la del 5G, pero también otras de gran calado político como la reforma laboral y la ley de Vivienda. En total 144 leyes y decretos para "una recuperación justa".

Dos temas clave

Estos dos últimos asuntos son, junto con la subida del salario mínimo interprofesional, dos de los aspectos que más asperezas han generado entre los socios de Gobierno. El ministro ha querido enfatizar que ambas llegarán a puerto antes del 31 de diciembre, si bien es cierto que entre PSOE y Unidas Podemos mantienen serias diferencias en ambos ámbitos.

En el caso de la Vivienda, la negociación había recaído hasta ahora en José Luis Ábalos, mano derecha de Sánchez en el Consejo de Ministros, pero que fue cesado en la crisis de Gobierno de comienzos de verano. Su sustituta, Raquel Sánchez, será la encargada de fijar la posición de los socialistas en un tema en el que la sociedad reclama medidas en torno al alquiler. Desde Moncloa no esperan que haya grandes cambios en su postura pese al cambio de rostros.

Las fricciones que se esperan en estos asuntos se extenderán también a la aprobación del SMI, que Yolanda Díaz persigue desde hace meses, pero que en Moncloa siguen vinculando a un consenso con los agentes sociales, y también a la escalada de los precios de la luz. UP está reclamando que los españoles se movilicen para presionar al Gobierno, y la ministra portavoz ha replicado este martes a sus socios que "lo sencillo es la reivindicación", pero que es gobernando como se toman medidas para cambiar la realidad de los ciudadanos.

Félix Bolaños
El redactor recomienda