El Govern se cansa de Trapero: ultimátum tras sus viajes a Madrid
  1. España
"LE PASARÁN FACTURA A LA SIGUIENTE"

El Govern se cansa de Trapero: ultimátum tras sus viajes a Madrid

El último motivo de desencuentro es un desplazamiento a Madrid el pasado julio en el que Trapero visitó varias de las instituciones más sensibles para Junts y ERC

Foto: Josep Lluís Trapero. (EFE)
Josep Lluís Trapero. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Cuando el pasado noviembre el Departamento de Interior catalán decidía restituir a Josep Lluís Trapero en su antiguo puesto al frente de la policía autonómica, nada hacía presagiar que el idilio del independentismo con el mayor de los Mossos iba a durar solo unos meses. Menos de un año después, su cargo pende de un hilo y fuentes cercanas al Govern confirman a El Confidencial que la destitución es solo cuestión de tiempo. "Le pasarán la factura al siguiente desliz", aseguran.

El último motivo de desencuentro es un desplazamiento a Madrid el pasado julio en el que Trapero visitó varias de las instituciones más sensibles para Junts y ERC. Acudió a la Audiencia Nacional y al Tribunal Supremo, y desde la Generalitat aseguran que también recaló en el Palacio de la Zarzuela, aunque otras fuentes conocedoras del viaje niegan este último extremo. El 'conseller' Joan Ignasi Elena desconocía estos planes y el viaje ha levantado ampollas. "Queda tocado, y mucho, aunque la destitución no es inminente", indican las fuentes consultadas.

Foto: Una formación de los Mossos d'Esquadra recibe al 'president' Aragonès. (EFE)

El episodio viene a demostrar que las relaciones no son buenas y que van a peor. Interior reprocha al mayor un exceso de libertad en sus decisiones y una escasa comunicación de sus proyectos e intenciones. Como han publicado medios catalanes, la visita de julio fue la segunda en pocos meses a la capital, y ya en la primera, de la que sí existía conocimiento en la Generalitat, hubo actos fuera de agenda que no gustaron. La cuestión vino a sumarse a otros gestos que el Govern interpreta como desplantes. Por ejemplo, no gustó su iniciativa personal, consultada con otros mandos, para remodelar la estructura operativa de los Mossos.

Conocimiento del viaje

Lo que Elena, Interior y la Generalitat en pleno consideran una actividad en la que se les hace luz de gas, se ve sin embargo como una actividad normal e independiente en el entorno de Trapero. Desde allí, se asegura que el superior directo del mayor —el director Pere Ferrer— conocía el viaje y que incluso conversaron por teléfono mientras se encontraba en la capital; se niega rotundamente la visita a Zarzuela y se explica que la de la Audiencia Nacional obedeció a la entrega de dos medallas a magistrados de la propia Audiencia y del Tribunal Supremo, concedidas en el año 2019. "No es cierto que haya tenido relaciones institucionales y que no supiera nada el Departamento de Interior", precisan.

Foto: Trapero, en su etapa como jefe de los Mossos. (EFE)

En concreto, las distinciones que generaron el viaje habían sido impuestas al titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, y al miembro de la Sala Segunda del Supremo Javier Hernández, concreta el entorno del mayor. El primero de ellos ha sido el instructor de causas como la relativa a Tsunami Democràtic o los CDR, ambas incómodas para el independentismo. Las medallas entregadas, de bronce al mérito policial con distintivo azul, se impusieron por la "excelente predisposición" de ambos jueces de colaborar con la Policía de la Generalitat-Mossos d'Esquadra y "por sus aportaciones profesionales, que han supuesto un aumento de la eficacia y del prestigio profesional de este cuerpo policial".

Por otro lado, fuentes policiales catalanas recuerdan —sin entrar a valorar este caso concreto— que en el cuerpo autonómico se mantiene una sana relación de colaboración y contactos habituales con el servicio de seguridad de Casa Real. Los Mossos d'Esquadra tienen las competencias en materia de orden público en Cataluña y es necesario ese vínculo cuando se producen, por ejemplo, desplazamientos del Rey a Cataluña.

La declaración del Supremo

El alejamiento o falta de sintonía sucede a dos momentos clave que demostraron la distancia entre Trapero y determinadas tesis independentistas. En una entrevista concedida a TV3 el pasado junio, reprochó al Gobierno que entonces presidía Carles Puigdemont haber utilizado la "ingenuidad" de los Mossos para manejarlos en beneficio de sus intereses. "Actuamos con una cierta ingenuidad como cuerpo, el resto de actores no estaban actuando con la misma ingenuidad que nosotros", denunció. También lamentó que parte de la población catalana, aquella que no compartía el referéndum, pudiera sentirse abandonada en aquellos días de 2017.

Foto: El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, a su salida de la primera sesión del juicio. (EFE)

Tampoco gustó en la Generalitat la declaración prestada por el responsable policial ante el tribunal del 'procés'. Pasó entonces de héroe a villano tras desvelar que el Govern de Puigdemont fue advertido expresamente de que habría violencia si se mantenían los planes para el 1-O y que prefirió ignorarlo; igualmente, afirmó que elaboró un plan para detener al 'expresident' en el que caso de que fuera necesario. Fuentes de la policía autonómica consultadas por este periódico destacan que aquello es "una losa que cargará siempre Trapero" ante el independentismo oficial, y junto él otros altos mandos de aquella cúpula de los Mossos.

Su imputación en la Audiencia Nacional por rebelión y sedición a consecuencia del papel de los Mossos durante las jornadas clave del amago de ruptura con España contribuyó a que fuera considerado uno de los mártires de los altares del independentismo. Su absolución posterior abrió el camino al nombramiento que ahora se tambalea. "Trapero ha demostrado que no es ni una cosa ni la otra. Ni santo ni traidor. Y eso le costará el puesto", concluyen las fuentes consultadas.

Cuando el pasado noviembre el Departamento de Interior catalán decidía restituir a Josep Lluís Trapero en su antiguo puesto al frente de la policía autonómica, nada hacía presagiar que el idilio del independentismo con el mayor de los Mossos iba a durar solo unos meses. Menos de un año después, su cargo pende de un hilo y fuentes cercanas al Govern confirman a El Confidencial que la destitución es solo cuestión de tiempo. "Le pasarán la factura al siguiente desliz", aseguran.

Josep Lluis Trapero Madrid Independentismo Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda