ERC y Junts chocan para no asumir el coste de la ruptura en la negociación de investidura
  1. España
  2. Cataluña
BRONCA EN EL SENO DEL INDEPENDENTISMO

ERC y Junts chocan para no asumir el coste de la ruptura en la negociación de investidura

Marta Vilalta (ERC) se ha declarado "decepcionada y estafada" por la manera de negociar de JxCAT. De Elsa Artadi (Junts) a Sergi Sebrià (Esquerra), todo eludir responsabilidades

placeholder Foto: Pere Aragonès, candidato de ERC a la Generalitat. (EFE)
Pere Aragonès, candidato de ERC a la Generalitat. (EFE)

"Yo no he sido", podría ser la frase del día en Cataluña. No ha sido Jordi Sànchez, que invita a Pere Aragonès a volver a visitarle a Lledoners para retomar unas conversaciones que se han ido al garete. Lo mismo asegura el cantautor Lluís Llach, en nombre del Consell per la República, asegurando que su entidad no ha querido nunca tutelar a nadie como manifiestan los republicanos para justificar su espantada del sábado.

La propia Marta Vilalta (ERC) se ha declarado "decepcionada y estafada" por la manera de negociar de JxCAT. Las espadas están en alto y de Elsa Artadi (JxCAT) a Sergi Sebrià (ERC) todo son eludir responsabilidades y centrarse no en la reconstrucción del pacto, que todos dan por perdido, sino en culpar a la otra parte.

Cada bando espera que el otro se desmorone. En ERC desean que el sector de JxCAT que representa a la antigua CDC (Damià Calvet y compañía) se lance contra los de Puigdemont. En JxCAT, que a los de Aragonès les entre pánico ante la perspectiva de unas elecciones en las que la abstención soberanista puede castigarles de manera muy dura.

Foto: El presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

ERC, por elevación, culpa a la pretensión de que el Consell de la República, ergo Carles Puigdemont, querían tutelar no solo la política exterior, sino también los pactos en el Congreso, entendiendo 'exterior' a la independentista manera. El Consell per la República emitió un comunicado asegurando que “la función del Consell per la República no es, ni puede pretender ser, tutelar la presidencia ni los gobiernos autonómicos”. Se niega la mayor, sobre todo porque negarlo supone asegurar que Aragonès miente, lo que en última instancia de poco sirve para rehacer los puentes entre ambas formaciones.

En este momento, la repetición electoral en Cataluña, con elecciones en julio, no es solo una posibilidad, es la posibilidad más probable. En JxCAT muchos empiezan a preguntarse si la decisión más acertada fue poner la frente de la negociación a una persona encerrada en una celda de dos por cuatro, que poco tenía que ganar o perder fuese cual fuese el resultado. En ERC se teme que el partido flaquee, pero en las reuniones con las asociaciones territoriales ya se habla de manera abierta de “volver a las urnas en julio”.

Con este panorama, ERC y los comunes de Ada Colau han abierto conversaciones aceleradas

Con este panorama, ERC y los comunes de Ada Colau han abierto conversaciones aceleradas. Jordi Sànchez ya ha subido el precio y ha advertido que no basta que con que los comunes y la CUP apoyen a Aragonès, sino que tienen que entrar en el ejecutivo catalán. El más difícil todavía. Cuatro votos prestados no para un Gobierno catalán en minoría, sino para un tripartito de izquierdas en minoría. Si el apoyo de la CUP no resultase lo bastante desestabilizador en el hemiciclo, ahora JxCAT exige que estén empotrados en el ejecutivo catalán.

Foto: Pere Aragonès. (EFE)

ERC ha rechazado el planteamiento de JxCAT asegurando, como lo ha hecho Marta Vilalta, que solo se estudiará el Gobierno de coalición una vez sea investido Pere Aragonès. Por tanto, con estos planteamientos tan maximalistas no parece que se pueda evitar el regreso a las urnas.

Auxilio del PSC

Jèssica Albiach, la líder de los 'comuns' en el Parlament, ya se lo ha visto crudo y ha pedido la ayuda del PSC para investir a Aragonès. Y eso que las conversaciones con ERC no han acabado. Aunque por muy bien que pacten la aritmética parlamentaria es cruel.

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)

No parece probable. Fuentes de los socialistas catalanes lo descartan por completo. No solo porque Salvador Illa ganó las elecciones por delante de ERC. También porque consideran que actuar así, aunque fuese a través de una abstención técnica, sería un suicidio político e impediría lo que parece ahora la mejor baza de los socialistas: ganar la repetición electoral de manera clara gracias a la abstención de un votante independentista cansado, confundido y hastiado.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Independentismo Carles Puigdemont PSC CUP Ada Colau Salvador Illa Nacionalismo Parlamento de Cataluña
El redactor recomienda