Los independientes entran en juego

Torra convoca a 'consellers' de JxCAT en Palau en medio de la crisis de esta formación

El 'president' analizará la situación de JxCAT que ahora combina una gran fortaleza electoral con una todavía más sorprendente debilidad estructural por el caos organizativo en que vive

Foto: Quim Torra, en la reunión semanal del gobierno de la Generalitat. (EFE)
Quim Torra, en la reunión semanal del gobierno de la Generalitat. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra ha convocado una reunión con los 'consellers' de JxCAT para analizar la situación en la que se encuentra la formación y su futuro cara a las elecciones, según han apuntado fuentes del Govern. La convocatoria se produce en medio de la crisis del PDeCAT y de su difícil encaje con La Crida. En esa crisis JxCAT resulta clave. Es la marca electoral que quiere usar Carles Puigdemont para que el independentismo que aboga por la unilateralidad concurra en las próximas elecciones catalanas. Pero JxCAT es una marca propiedad del PDeCAT y si el partido no la cede, habrá que comenzar de cero.

Portavoces de Quim Torra han declinado pronunciarse al respecto. El encuentro está fuera de la agenda oficial del 'president' de la Generalitat y en estos casos Presidència no ofrece información. La reunión está prevista en formato comida para el próximo martes, 30 de julio, después del Consell Executiu. La convocatoria de Torra coincide con un manifiesto firmado por todos sus consellers del Govern, además de la mayoría de diputados de JxCAT y de diversos cargos electos en apoyo a que la propia JxCAT se convierta en el instrumento electoral "liderado por Carlos Puigdemont". También después de que diversos cargos de la formación visitasen Lledoners para reunirse con Jordi Sánchez, Rull y Turull, según explican fuentes de esta coalición electoral.

Buena parte de los 'consellers' están a favor de que el PDeCAT se diluya dentro de JxCAT, tal y como proponen Jordi Sànchez —presidente de La Crida— y el propio Puigdemont. Entre ellos, Meritxell Budó —Presidència—, Miquel Buch —Interior— y Damià Calvet —Territori— y Jordi Puigneró (Políticas Digitales). Calvet ha sido el gran damnificado en los últimos días. Ha pasado de aspirar a presidir la Generalitat a que solo le dejen ser diputado en el Parlament. Sus principales valedores políticos, los 'exconsellers' Jordi Turull y Josep Rull, han optado por sacrificar su figura para preservar la unidad del independentismo que sigue apostando por la vía unilateral.

El objetivo de Torra y de los 'consellers' pasa por taponar posibles fugas en el PDeCAT. Diversos alcaldes están registrando marcas propias, cara a preservar su poder municipal, pase lo que pase en unas municipales que pillan a JxCAT con los deberes por hacer y sin la mínima unidad necesaria, según apuntan fuentes del partido. Estos alcaldes son la base del poder de la actual dirección del PDeCAT, personificada en la figura de David Bonvehí. La prioridad: que no se vayan al PNC para engrosar las filas de Marta Pascal.

Torra, sin embargo, tiene poca autoridad sobre el partido. No es militante, forma parte de estas figuras independientes que le encantan a Puigdemont pero que incomodan a la vieja guardia convergente. Torra quiere como candidata a la presidencia a Laura Borràs, otra independiente, pero que una vez aprobado el suplicatorio del Congreso, cuenta con un futuro político más que incierto. Este sábado diversas

Práctica habitual

Estas reuniones convocadas por Torra son habituales, según explican fuentes de Palau. La semana del 15 de junio hubo otra del mismo tenor para analizar la situación en la que se encontraba Borràs. Torra hace una lectura de la "unidad de acción independentista" muy amplia y que lo mismo sirve para una candidatura única con ERC, convocar un nuevo referéndum, como propuso recientemente en el Parlament el pasado 17 de junio o temas realmente menores.

De tanto en tanto, a Quim Torra le gusta convocar a los 'consellers' de JxCAT para analizar situaciones de crisis pero su autoridad política es escasa

Sin embargo, el futuro de JxCAT como formación política resulta clave a la hora de establecer prioridades electorales. En clave soberanista lo importante no es ganar los nuevos comicios sino que ERC se imponga a JxCAT o JxCAT a ERC. Esa es la partida y en esa clave se establecen las prioridades políticas.

Debilidad estructural

JxCAT combina en este momento una gran fortaleza electoral, la media de encuestas le da 30 escaños, con una todavía más sorprendente debilidad estructural: sin candidato claro, con la marca JxCAT en cuestión y con una amalgama de formaciones políticas que han de presentarse en coalición pero que parecen incapaces de ponerse de acuerdo. El caos es tal que hasta puede que sea Manuel Marchena, presidente del Tribunal Supremo, el que acabe marcando la fecha de las elecciones, ya que Torra tiene alta posibilidades de acabar inhabilitado como máxima autoridad de Cataluña.

Esta debilidad es fruto de su propia apuesta por la legitimidad de Puigdemont. Al apostar por un "president legítim", debilitaron todo lo que había en Cataluña, desde la presidencia de la propia Generalitat hasta cualquier alcalde del partido.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios