Palanca de Torra para influir en la crisis

El nombramiento de Oriol Mitjà como asesor de Torra solivianta a la Conselleria de Salut

Torra fía su pase a la Historia no ya por la independencia de Cataluña, sino por ser capaz de dibujar un camino catalán, diferente y más exitoso, en la lucha contra el coronavirus

Foto: Oriol Mitjà, infectólogo e investigador del Hospital Germans Trias i Pujol
Oriol Mitjà, infectólogo e investigador del Hospital Germans Trias i Pujol

El nombramiento de Oriol Mitjà como asesor no remunerado de Quim Torra para la crisis del coronavirus ha soliviantado a la primera línea de la Conselleria de Salut, en especial al secretario de Salud Pública y máximo responsable operativo ante esta crisis sanitaria en Cataluña, Joan Guix. Se trata de un pulso en el 'sottogoverno', no tanto entre ERC y JxCAT, pero también es verdad, que ahora Torra consigue, a través de la figura de Oriol Mitjà, una palanca en la política de Salut de la que hasta ahora carecía.

Sin embargo, el problema no es ERC, sino Guix que se siente minusvalorado, según apuntan fuentes de la Conselleria. Con el nombramiento de Mitjà será este quien diseñe, por ejemplo, el protocolo de las 170.000 pruebas PCR que la Generalitat quiere utilizar para planificar el desconfinamiento en Cataluña. Este protocolo resultará clave porque, por ejemplo, será el que determine qué se hará con las personas que den positivos en los test. Se ha preguntado a la Conselleria sobre el protocolo de estas pruebas masivas pero no han respondido a la cuestión.

Así que Guix y Oriol Mitjà están enfrentados. Mitjà tiene un buen currículum y cuenta con un padrino importante, el doctor Bonaventura Clotet, el hombre que susurra al oído de Quim Torra en esta crisis, según apuntan fuentes de Palau. En términos médicos, el currículum de Guix es pobre, no pasó de profesor asociado en la Rovira Virgili. Pero es un buen conocedor de la administración, capaz de exprimir todas las capacidades de la empresa pública más importante de la Generalitat, el Institut Català per la Salut (ICS), que es el que ha estado en la primera línea de esta crisis.

Joan Guix no viene de ERC, sino del entorno de los Comunes, en concreto de la antigua ICV. Pero se acercó a ERC y el entonces 'conseller' de Salut, el ahora callado Toni Comín, le nombró porque como buena parte de los temas de salud pública estaban consorciados entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, una figura con la trayectoria de Guix, que había sido gerente del Institut Municipal de Salud Pública de la capital catalana, garantizaba buena sintonía con la ya entonces alcaldesa Ada Colau. En gran parte, que los hechos hayan ido desplazando a su hombre y su apuesta es lo que hace que Comín esté guardando un respetuoso silencio desde Bélgica. Comín comparte con Guix el haber hecho un viaje similar: de la izquierda hasta el independentismo pasando por la Conselleria de Salut.

Además Guix es especialista en Salud Pública, mientras que Oriol MItjà es virólogo. Cuando estalló la crisis, el colectivo de los virólogos en Cataluña consideró que los de sanidad pública no estaban saliendo a la palestra y asumieron todo el protagonismo. Levantaron algunas ampollas por su protagonismo mediático. Y no solo entre el colectivo de los de Guix, también entre los epidemiólogos como Antoni Trilla o Miquel Porta, estos sí, con un currículum científico comparable o superior a Mitjà. Para ellos, Mitjà estaba practicando intrusismo en su área de especialización. Oriol Mitjà podía estar probando un fármaco contra el coronavirus, como está haciendo con la hidroxicloroquina como manera de prevenir los contagios. Pero las competencias que ahora le otorga asesorar a Torra van mucho más allá.

Política y doctores

La situación se complicó cuando Antoni Trilla pasó a incorporarse al comité científico que creó el ministro de Sanidad Salvador Illa para asesorar al Gobierno español. Este nuevo comité está liderado por Miguel Hernán, profesor de Bioestadística y Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y era una manera elegante de aparcar a Fernando Simónhombre nombrado en la época de Mariano Rajoy— pero también de armonizar la respuesta de la Generalitat con la que desplegase el Gobierno español, algo clave para el catalán Illa. No en vano, Antoni Trilla había cerrado la lista de JxCAT en las autonómica en 2017.

La figura de Oriol Mitjà creció entre el independentismo como contrapuesta a la de Antoni Trilla, amigo de Pascal y asesor de Pedro Sánchez

Sin embargo, la jugada salió mal. Uno, porque Trilla lo había hecho por amistad con Marta Pascal, ahora caída en desgracia. Y dos porque en Palau pensaron que Trilla se dedicaba en el comité a buscar sintonías con Hernán no a marcar perfil propio, algo que sí estaba haciendo Oriol MItjà. En una Cataluña propensa a denunciar traidores, Trilla se había convertido en un traidor por partida doble.

Sin embargo, fuentes del entorno de Mitjà aseguran que tan solo es un peón de Bonaventura Clotet, quien sería de verdad la mano que mece la cuna en esta guerra entre epidemiólogos, virólogos y especialistas en sanidad pública. Clotet tiene acceso directo a Torra, ha encumbrado a Oriol Mitjà y espera recoger los frutos si sus planes de vacuna contra el virus prosperan, mientras que el que se habrá quemado políticamente será su pupilo. A determinados profesionales, TV3 los encumbra a la misma velocidad con que luego los relega. El último ejemplo de esta práctica, el 'major' Josep Lluís Trapero.

Salida diferente

En este pulso, la 'consellera' de Salut, Alba Vergès se mantiene neutral. Llegó a la Conselleria por causalidad, no había nombrado a Guix y no tiene nada contra Torra. Si no ha de dimitir tras una crisis sanitaria que se ha cobrado en Cataluña 2.231 muertos ya le ha tocado la lotería.

En cambio, Torra fía su pase a la Historia no ya por la independencia de Cataluña, algo que la epidemia habría truncado en el caso de que alguna vez hubiera sido posible, sino por ser capaz de dibujar una camino diferente, y más exitoso, para luchar contra el coronavirus. Para eso se ha encomendado a Bonaventura Clotet y a su nuevo chico maravilla. Por eso también necesita un desconfinamiento diferenciado para Cataluña, tal y como ha pedido la 'consellera' de Presidència, Meritxell Budó. Torra confía en los virólogos. Pedro Sánchez en los epidemiólogos y ERC está en manos de los gestores en sanidad pública cercanos a Colau. Y esas sutiles diferencias serán tan importantes en los próximos días como las intencionalidades políticas de cada partido.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios