Con el 'president' cuestionado

El secretario del Govern se pone de perfil y delega tareas tras la inhabilitación de Torra

La cesión de funciones es muy específica: por ejemplo, al referirse a lo que publique el DOGC en días festivos o en las notificaciones de la Generalitat que se trasladen al Parlament

Foto: El secretario del Govern, Víctor Cullell. (EFE)
El secretario del Govern, Víctor Cullell. (EFE)
Adelantado en

El secretario de la Generalitat, Víctor Cullell, ha delegado una parte muy concreta y específica de sus funciones, como si quisiera protegerse y quedar al margen de determinadas decisiones futuras del Govern de Quim Torra, según desvela una resolución publicada en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC). Entre estas decisiones, se encuentran la publicación de anexos a la edición ordinaria del DOGC, así como la publicación de ese DOGC en día festivo o la firma de extractos de sentencias de órganos judiciales que tengan que ser publicados en el DOGC.

Portavoces de la Generalitat han alegado que se trata de una media rutinaria ante la eminente baja de paternidad de Víctor Cullell. Pero lo cierto, es que se evita delegar la mayor parte de las competencias, como prestar asistencia jurídica y apoyo técnico al Gobierno, preparar las reuniones, emitir las certificaciones de los acuerdos de las reuniones del Consell Executiu, custodiar las actas de los acuerdos adoptados, velar por su ejecución y coordinar el Gabinete Jurídico de la Generalitat y hacer el seguimiento de sus actuaciones.

Cullell, un alto cargo cuyo nombramiento depende de Torra, lleva a cabo una delegación de funciones de actos que no son los más comunes de su cargo

En cambio, por ejemplo, delega en su resolución del pasado 14 de febrero “la firma de los oficios de remisión al Parlament de las iniciativas aprobadas por el Govern”. Es decir, Cullell, un alto cargo cuyo nombramiento y cese dependen de forma exclusiva de Torra, lleva a cabo una delegación de funciones muy concreta, de actos que no son los más comunes de su cargo.

Hay que tener en cuenta que el secretario de la Generalitat participa en las reuniones del Consell Executiu y que luego se encarga de convertir en legales las decisiones del máximo órgano de la Generalitat a través de su publicación en el DOGC.

Cullell delega estas funciones en “el titular de la oficina del Govern”, que está a cargo de un alto funcionario de la Generalitat.

El hombre de Puigdemont

Por su parte, Víctor Cullell es un hombre de la máxima confianza de Puigdemont, quien lo nombró en el cargo cuando cambió el Govern en abril de 2017, cuando entraron Joaquim Forn (Interior) o Clara Ponsatí (Ensenyament). Cuando su predecesor, Joan Vidal Ciurana, ante la que se venía encima, dio un paso al lado, Cullell asumió la dirección jurídica de un Govern que iba a saltarse la ley. Por su prudencia, no acabó encausado, mientras que muchos de los 'consellers' han sido condenados por el Tribunal Supremo.

El secretario de la Generalitat es un alto cargo de confianza de Quim Torra y ahora este alto cargo se lava las manos ante determinadas actuaciones


La cobertura legal obtenida por Cullell con esta maniobra es dudosa. Para empezar, porque Ley 40/2015, del 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Publico establece en su artículo 9.4 que “las resoluciones administrativas que se adopten por delegación indicarán expresamente esta circunstancia y se considerarán dictadas por el órgano delegante”. Es decir, en caso de responsabilidad penal, Cullell seguiría expuesto, ya que sigue en el cargo.

Señales de alarma

La decisión de Cullell ha llamado la atención por los ecos que tiene del otoño de 2017. Así, por ejemplo, el secretario de la Generalitat no publicará anexos y justo fue en un anexo en donde el DOGC hizo pública la Ley de Transitoriedad, uno de los pilares del 'procés' y que venía avalada por el Consell Assessor de la Transició Nacional, órgano del que Cullell fue secretario y principal asesor del presidente y arquitecto legal del intento de sedición: Carles Viver Pi i Sunyer.

La cesión de funciones es muy específica: por ejemplo, al referirse a lo que publique el DOGC en días festivos o en las notificaciones de la Generalitat que se trasladen al Parlament. Todos los supuestos de los que se desvincula Víctor Cullell parecen muy concretos. Algunas fuentes aseguran que se trata de una cuestión de lealtad, como demuestra la negativa a publicar sentencias en el DOGC cuando se está, precisamente, pendiente de que el Tribunal Supremo confirme el fallo contra Torra que puede costarle la presidencia. Parece pensado para cuestiones muy delimitadas, como si se temiese una última radicalización de Quim Torra.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios