fracasa en sus presupuestos

El Parlament se sume en el caos de la guerra ERC-JxCAT por la inhabilitación de Torra

Las cuentas no lograron ni un solo voto a favor. ERC no votó. JxCAT no votó, tal y como anunció el grupo, que había avanzado que su grupo no votaría si no podía hacerlo el 'president'

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), en el Parlament. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), en el Parlament. (EFE)

El Parlament se ha sumido esta tarde en el caos. A la hora de votar su propio presupuesto, la cámara catalana se hundió. Era la consecuencia del choque entre ERC y JxCAT a cuenta de la inhabilitación de Quim Torra como diputado. No logró ni un solo voto a favor. ERC no votó. JxCAT no votó, tal y como anunció el diputado Albert Batet (JxCAT) quien había avanzado que su grupo no votaría si no podía hacerlo el presidente de la Generalitat. Quim Torra se abstuvo de estar en el pleno y no intentó votar, en contra de lo que llevaba días diciendo. La imagen fue penosa más allá de todos los protagonistas y salpicó al conjunto de las instituciones catalanas.

Así que el Parlament no pudo aprobar su propio presupuesto para este año 2020. Pero no porque le faltase mayoría es que no obtuvo ningún voto a favor. Un resultado sin precedentes que muestra el grave proceso de descomposición de la política catalana. Mañana esta cámara, en uno de sus peores momentos institucionales, recibirá a los presos condenados por sedición por el intento separatista de 2017.

Tras el pleno se ha convocado una Junta de Portavoces para intentar buscar una salida. Así lo han pedido JxCAT y la CUP alineados una vez más en una extraña pareja política. Nadie sabe ni qué hacer ni cómo explicarlo a sus votantes. Antes de la votación de los Presupuestos del Parlament ya se habían celebrado una Mesa en el que se tumbó una propuesta de reconsideración de JxCAT que fue rechazada por que “no se podía reconsiderar un no acuerdo”. El nivel de surrealismo seguía subiendo de cota cuando parecía imposible.

En su intervención Batet denunciaba: “no se cumplen ninguna de las resoluciones del pueblo de Cataluña ¿Ante esto, no haremos nada? ¿Nos someteremos a la obediencia constitucional? Todos hemos entrado una propuesta de resolución para convocar una Mesa y una Junta de Portavoz, para garantizar los derechos del president Torra. Desde el 1 de octubre nosotros no nos rendiremos. Nosotros tenemos la obligación de persistir”. Y añadía: “Se han de defender los derechos del president Torra. Usted, presidente Torrent, tiene la responsabilidad de encontrar una solución”. Pero Roger Torrent no tenía una solución sino sólo el Código Penal en la cabeza.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

JxCAT y ERC dan una imagen de ruptura total que perjudica al conjunto de instituciones catalanas. Cuando Torra ha participado en el Parlament sólo dos diputados de ERC le han aplaudido.

Fuera de la cámara los gritos de “Torrent traïdor!” eran los mayoritarios entre los escasos manifestantes que ha logrado convocar Torra para que le respalden. La jornada en el Parlament se plantea larga, con continuas interrupciones, en una situación que no ha venido provocada por la oposición sino por la incapacidad de los dos grupos que gobiernan Cataluña de llegar a un acuerdo de mínimos.

Votar sin ser contabilizado

En todo caso, la realidad se impone después de años de negarla. Torra no ha intentado votar. Torra no ha votado. Torra ha dejado de ser diputado del Parlament. Para desgracias de los independentistas la diputada que ha de recoger el acta es Maria Senserrich i Guitart una represaliada por Puigdemont por ser del PDeCAT que ahora podría actuar por su cuenta y no dejar el escaño vacío, tal y como está proponiendo JxCAT, aferrados al último simbolismo.

Según ha informado la agencia Europa Press, los republicanos han ofrecido a JxCAT que Torra continúe votando en los plenos de la cámara, pero que lo haga sin que su voto sea contabilizado, al menos, hasta que el Tribunal Supremo dicte sentencia firme sobre su inhabilitación. En caso de que el alto tribunal revocara su inhabilitación, según esta propuesta, se contabilizarían los votos del 'president' de manera retroactiva. La fórmula buscaría mantener la seguridad jurídica del Parlament, pero también la efectividad de las votaciones y que no sean impugnadas. En definitiva, el 'president' podría votar de manera simbólica hasta que el Supremo se pronuncie.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios