Se alinea con Puigdemont

Torra anuncia para otoño un nuevo periodo de confrontación con el Gobierno español

Torra se desmarcaba así de la petición de elecciones que hizo ayer Oriol Junqueras desde la cárcel e invoca a la CUP para aprobar unos Presupuestos "que sean el motor del cambio republicano"

Foto: Quim Torra, junto a Ada Colau. (EFE)
Quim Torra, junto a Ada Colau. (EFE)

El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, ha anunciado este martes un nuevo periodo de confrontación con el Gobierno español. Torra lo ha hecho apoyado en el librito de 50 páginas que ha publicado Carles Puigdemont. Torra da por acabada la fase de tender la mano a Madrid y enmarca el nuevo curso tras el verano en otro choque con el resto de España entre el 11 de septiembre, la Diada, y la sentencia del Tribunal Supremo por los 'hechos de octubre'.

Esta confrontación ha de venir de la mano de “recuperar la iniciativa política”, es decir, el independentismo dispararía primero alegando que hay que “establecer esta agenda de ruptura democrática y dar la estabilidad al Gobierno y la mayoría parlamentaria para poder encarar este tramo a hacer realidad la república”. Torra, así, se desmarcaba de la petición de elecciones que hizo ayer Oriol Junqueras desde la cárcel. Según Torra, de elecciones nada, y ha vuelto a invocar a la CUP para aprobar unos Presupuestos “que sean el motor del cambio republicano”.

Esta apuesta de Quim Torra de volver al escenario de octubre de 2017 la ha hecho desde la Universitat Catalana d’Estiu de Prada de Conflet, punto de encuentro anual del independentismo cada año por estas fechas en el sur de Francia. Este mismo martes, Ernest Maragall abogaba por convocar elecciones, algo que no parece en la agenda del 'president', más alineado con posturas como las que defienden los CDR.

Torra no ha dejado ninguna duda al afirmar: “Que nadie cuente conmigo para convertir el primero de octubre en un recuerdo melancólico. Yo estaré siempre al lado de los que lo viven como el momento fundacional de la república catalana”.

Torra ha invitado a “dos millones de catalanes” a mantener “un movimiento determinado que ya tiene en cuenta plenamente la desobediencia civil, en un marco democrático y siempre no violento”. Con el resto de catalanes, otros cinco millones, al parecer ni cuenta ni le importan.

Torra ha invitado a "dos millones de catalanes" a mantener "un movimiento determinado que ya tiene en cuenta plenamente la desobediencia civil"

El presidente catalán ha criticado estos dos años de tibieza asegurando que lo explicó "con la reflexión que hacía el presidente Macià: ‘La cordura si no va acompañada de una firme voluntad de combate solo sirve para tapar cobardías’. Y llega un momento en la historia de los pueblos que hay que saber arriesgar para conseguir un salto cualitativo por todos los que vendrán a continuación. Nos lo enseñó el referéndum del primero de octubre. Gobierno, entidades, ciudadanías, todos arriesgaron. Hemos aprendido las lecciones. Tenemos que volver a arriesgar. Y por eso lo volveremos a hacer".

Postura desafiante

Torra se ha puesto él mismo en primera línea de esta desobediencia. “Me pueden poner todas las multas que quieran, me pueden amenazar y abrir más procesos judiciales, pueden insultarme y probar de escarnecer, me pueden intentar desactivar, pero en ningún caso me echaré atrás, y siempre pondré por delante la defensa de la democracia y los derechos humanos en cualquier decisión que el Estado pretenda imponerme”, ha asegurado Torra aludiendo al proceso de inhabilitación al que ha de hacer frente por haberse negado a retirar el lazo amarillo de la fachada de la Generalitat cuando así se lo solicitó la Junta Electoral Central.

Pero, sobre todo, Torra se ha empleado contra el Tribunal Supremo, al afirmar "que pronto dictarán las sentencias contra los líderes sociales, el Gobierno y la presidenta del Parlament, juzgados en el Tribunal Supremo español". "Saben que dije que no aceptaría ninguna sentencia que no fuera la absolución. Este juicio farsa no se debería haber hecho nunca. Los acusados ​​no son presuntos delincuentes, sino que son rehenes políticos de un Estado que no ha tenido ningún inconveniente en decir abiertamente que quería descabezar políticamente el independentismo".

Todos implicados

“No aceptar la sentencia significa que habrá un antes y un después de la condena de nuestros compañeros y compañeras. En su momento, ya haré la propuesta política que corresponda. Una propuesta inequívoca, coherente y firme de país, de entendimiento de país, que debemos ser capaces de trenzar entre todos. Una propuesta que implique a todos los actores, a todos los espacios de avance republicano —Consell per la República, Govern, Parlament, entidades, sociedad civil...— y que exigirá unidad de acción. Un programa para hacer la independencia que implique y comprometa a todos. Y que todo el mundo se sienta implicado y comprometido. Es mi deber y no lo evitaré”.

En opinión de Torra, “hay que centrar el debate en lo siguiente, que es primordial: España debe saber que con esta sentencia escribirá su condena política en relación con Cataluña”. El tono más amenazante de Torra de los últimos meses.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios