Incomodidad y tensión en la cena del Mobile

El Rey reivindica España como una "democracia plena" y resalta la Transición

“Para mí y mi familia, Barcelona es como una segunda casa”, ha manifestado el jefe del Estado. El monarca ha agradecido a los inversores presentes en la cena su confianza en España

Foto:  El rey Felipe VI saluda a su llegada a la cena de inauguración del Mobile World Congress (MWC). (EFE)
El rey Felipe VI saluda a su llegada a la cena de inauguración del Mobile World Congress (MWC). (EFE)

El Rey ha aprovechado la cena de inauguración del Mobile World Congress en Barcelona para reivindicar España como “una democracia plena” y destacar el éxito de la Transición, dos torpedos en la línea de flotación del discurso independentista estos días por el mundo: que España no es una democracia y que hay que derribar el “Régimen del 78". “Para mí y mi familia, Barcelona es como una segunda casa”, ha manifestado, además, el jefe del Estado.

El Rey destacó en inglés que la Constitución fue aprobada por una “amplia mayoría”, que ha cumplido 40 años y que en ese tiempo “España ha alcanzado por méritos propios el más alto de nivel de prosperidad y bienestar de toda su Historia”. El monarca ha destacado “la solidez de las instituciones políticas y económicamente fuertes” y ha agradecido a los inversores, en este caso los de telecomunicaciones presentes en la cena, su confianza en España.

El Rey también ha dado un espaldarazo a Barcelona como sede del Mobile World Congress en las únicas palabras en catalán que ha pronunciado. El Mobile cumple trece años en la capital catalana “una de las ciudades más preparadas para el negocio tecnológico”. Antes de esta frase, Felipe VI, ha advertido en inglés que iba a dirigirse al público en catalán “una de las lenguas de España, de la cual estamos todos muy orgullosos”.

El Rey ha destacado "la solidez de las instituciones política y económicamente fuertes" y ha agradecido a los inversores su confianza en España

En su discurso al sector, el monarca ha pedido que los cambios que van a producirse por la revolución digital se hagan respetando la transparencia pero también evitando discriminaciones y abusos con la privacidad de los usuarios.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Quim Torra evitó el choque de discursos. Torra ha reivindicado el lado más revolucionario y rupturista de la cultura catalana, de Dalí a Gaudí, y ha hecho un leve recuerdo a Carles Puigdemont. Pero nada más. Un discurso pactista que ha evitado poner sobre la mesa el trasfondo político de la cena. Torra ha apuntado que seguirán trabajando “por la democracia y los derechos humanos”.

Para la alcaldesa Ada Colau “el mobile es una oportunidad para expandir los valores de la República: libertad, igualdad y fraternidad”, un pequeño guiño, muy pequeño, a los soberanistas.

Vodevil en el ‘besamanos’

Torra llegó puntual, antes de las 19,00 h., pero evitó en todo momento hablar con los ministros presentes delante de los fotógrafos y cámaras de televisión. Se encontraba visiblemente incómodo y con gesto grave. Hizo corrillo con su 'conseller' de Política Digitales, Jordi Puigneró y con la alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, esta última siempre tendiendo puentes. A las 19,15. Torra se marchó para no coincidir con el Rey acompañado de Ada Colau.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d); la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (c) y el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat, Jordi Puigneró. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d); la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (c) y el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat, Jordi Puigneró. (EFE)

Luego, dentro, según han explicado testigos del cóctel, primero Colau ha ido a saludar a Felipe VI y al final lo ha hecho también Torra. Torra y el Rey se han dado la mano, lo que el presidente catalán había querido evitar en la recepción previa.

Asientos y protocolo

Por la cuestión de protocolo, Quim Torra quedó encarado en la cena con el monarca. Al lado del Rey estaban la ministra de Economía, Nadia Calviño, que acudía en representación del presidente Pedro Sánchez. Junto a la ministra se sentaba vicepresidente de la Comisión Europea, Günther Oettinger, quien precisamente esta semana ha negado al independentismo derecho a obtener reconocimiento europeo más allá de los europarlamentarios que obtengan, tal y como ha desvelado El Confidencial.

Por tanto, en la mesa Torra tendrá que soportar con un entorno institucional y hostil a la causa, a excepción de la alcaldesa Ada Colau, que junto con Torra no se presentó a la recepción previa en protesta por la situación de los encausados que ahora se juzga en el Tribunal Supremo, por el intento independentista de octubre del 2017. Además de los ya mencionados también se encontraba sentado a la mesa el ministro de Ciencia, Pedro Duque. De manera que en el acto ha estado representado la mayoría del Estado español, puesto que la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet (sentada al lado del presidente de la Generalitat), también ha asistido al evento.

Respecto a los CDR, eran pocos, menos de 300 personas, mal organizados y no han podido con el blindaje policial desplegado por los Mossos d’Esquadra. Se podía entrar y salir del MNAC sin oír ni un solo grito.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios