Se pide concreción y desobediencia

Ponsatí, Colomines… El 1-O se llena de voces críticas con Torra y la Generalitat

La jornada de homenaje se fue jalonando de voces críticas que pedían al Govern todo lo que lleva meses evitando: radicalidad, coherencia y un plan concreto para ser independientes

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), y el presidente del Parlament, Roger Torrent (2d), hablan con los manifestantes que portan carteles con lemas como 'O desobedezca o dimita'. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), y el presidente del Parlament, Roger Torrent (2d), hablan con los manifestantes que portan carteles con lemas como 'O desobedezca o dimita'. (EFE)

Una de las pancartas que recibieron al presidente catalán, Quim Torra, en Sant Julià de Ramis rezaba: “El primer preso que ha de ser liberado es el pueblo de Cataluña”. Como la pancarta, el 1-O pasó de ser un homenaje a la consulta de hace un año a la reivindicación de que la Generalitat se pusiese las pilas. Así, el día se fue jalonando de voces críticas que pedían al Govern todo lo que lleva meses evitando: radicalidad, coherencia y un plan concreto. Del ideólogo de Carles Puigdemont Agustí Colomines a la 'exconsellera' de Ensenyament Clara Ponsatí, todas las voces eran de fuego amigo y ponían el dedo en la misma llaga: la Generalitat ni había estado ni está a la altura del pueblo de Cataluña.

Ponsatí, Colomines… El 1-O se llena de voces críticas con Torra y la Generalitat

Todos los críticos coincidieron en que la Generalitat ha perdido la iniciativa política bajo el liderazgo del dúo Puigdemont-Torra. Esa fue también la opinión de Clara Ponsatí, como dejó claro en una entrevista en TV3.: “Falta iniciativa”, denunció Ponsatí.

“El mandato del 21-D está amortizado y no está claro qué mandato tiene este Govern, más allá de ocupar el espacio institucional. No tengo claro que la posición más efectiva sea que los jueces hagan la farsa del juicio y luego nos irrite mucho el resultado", manifestó la 'exconsellera' y máxima responsable de que abriesen los colegios hace un año. Ella no se refirió al 'mandato del 1 de octubre', como hizo Torra.

[Galería: Todos contra Torra (y sus palabras de apoyo a los radicales)]

Los dedos acusadores llegaron hasta de la Crida, el nuevo artefacto político que está levantando Carles Puigdemont, quien no ha recibido porque ya está Torra para dar la cara. Uno de los arquitectos políticos de la Crida, Agustí Colomines, escribía desde el digital independentista 'ElNacional.cat' en un artículo titulado “Si no saben, que se vayan": “Este es el Govern que tenemos, que es incapaz incluso de gobernar las migajas. ¿Quién decidió que el MHP Quim Torra participase en el programa de TV3 ‘Preguntes freqüents'? ¡Qué tonto, por Dios!”.

Quien no esté dispuesto a sostener el combate contra el Estado y prefiera el conformismo es mejor que abandone el Govern ahora

“La sensación de parálisis que percibe la gente no es buena para conmemorar el aniversario de una victoria”, seguía. Y remataba Colomines: “Quizás estaría bien que estos ‘nuevos’ dirigentes fueran valientes y les dijeran a los ciudadanos que no tienen ni idea de hacia dónde van”. Y para dar la puntilla de manera devastadora, añadía que “quien no esté dispuesto a sostener el combate contra el Estado y prefiera el conformismo, es mejor que abandone el Govern ahora y que explique a pecho descubierto por qué lo hace”. Colomines está trabajando en redactar la ponencia de organización del congreso fundacional de la Crida que se celebrará este diciembre.

Gritos en contra

Las voces políticas conectaban con el grueso de los independentistas que ayer salieron a la calle. En Sant Julià de Ramis, Torra y su 'conseller' reunieron a un público de algo más de 100 personas. El acto fue desangelado, triste. Pero incluso en una lugar en el que había tantos políticos y periodistas como público en general se oyeron gritos de '¡Basta, basta, basta, basta autonomismo!', '¡Abra las cárceles!' y '¡No nos envíe a los Mossos!'. Y eso después de que Torra hubiese elogiado una hora antes a los CDR.

Ponsatí, Colomines… El 1-O se llena de voces críticas con Torra y la Generalitat

Otros aprovecharon el acto de Sant Julià de Ramis para venganzas entre partidos. Así, el diputado de JxCAT y hombre de confianza del expresidente Carles Puigdemont Albert Batet aprovechaba para cargar contra Roger Torrent (ERC), presidente del Parlament: “Escuchando al presidente Torrent, estoy sorprendido que desconvocan el pleno de investidura y restitución del president Puigdemont”, ha denunciado en su cuenta de Twitter.

Venta de la sede

El historiador Agustí Colomines dirigió la fundación CatDem, vinculada a CDC y luego al PDeCAT, que la liquidó. Este partido se ha comprometido, como el resto del independentismo, a “hacer república”. Ayer trascendió que había vendido su sede en la calle Provença a un fondo chino por ocho millones, según publicó 'El Idealista'. Fue la única concreción del día y una curiosa manera de “hacer república”. Por la mañana, Torra, que no es del PDeCAT, donde sí milita Puigdemont, se dirigió a los portadores de la pancarta en Sant Julià de Ramis y les aseguró: “Cuando llegue el momento, nosotros estaremos así”. Él, tal vez. Pero la sede del partido que ha de convertirse en la Crida, la cual impulsa el propio Torra, ya se ha volatilizado.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios