Leve tensión en la grada

Torra gesticula contra el Rey pero al final desoye a Puigdemont y acude a los Juegos

En el acto estuvieron presentes otros miembros de la Generalitat. Estuvo la mano derecha de Carles Puigdemont, Elsa Artadi y el 'conseller' de Acción Exterior, Ernest Maragall

No se puede servir a dos señores, reza el Evangelio, como bien debe saber Quim Torra, católico practicante. Pero justo a eso se dedicó ayer el 'president' durante todo el día alrededor de los Juegos del Mediterráneo que se inauguraron en Tarragona en presencia de Felipe VI y del jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez. La dualidad llegó al extremo de acudir a la manifestación contra el Rey para luego hacerse una foto con el Rey.

En el acto estuvieron presentes otros miembros de la Generalitat. Estuvo la mano derecha de Carles Puigdemont, Elsa Artadi, quien inicialmente había insinuado que no había que ir. También fue el 'conseller' de Acción Exterior, Ernest Maragall. Como boicot al Rey resultó un poco raro.

Torra intentó entrar distanciado, pero acabó en la tribuna junto al Rey solo separado por Pedro Sánchez que estaba a su lado. El gesto grave de Torra fue acompañado por aplausos a la entrada de autoridades, mientras sonaba 'Els Segadors'. Después, Torra aguantó con gesto estoico el himno nacional de España. E incluso aplaudió al final.

Previamente, Torra se había negado a recibir al Rey, como marcaba el protocolo en el exterior del estadio. Lo hizo Pedro Sánchez, que había llegado con antelación, acompañado del alcalde de la ciudad, José Félix Ballesteros.

El Rey, Sánchez y Torra, juntos en la inauguración de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona

Eso sí, en el colmo del despropósito Torra luego, dentro del estadio, le regalaría al Rey el libro 'Dies que duraran anys', una crónica gráfica de los hechos del 1 de octubre. El despropósito radica en que, el mismo viernes por la mañana, Jordi Borràs abogó desde la tertulia de Catalunya Ràdio por que Quim Torra no fuese a la inauguración y se opuso, incluso a la celebración de los propios juegos. Además del libro Torra le entregó al monarca, antes del acto, un informe sobre la violencia policial el 1-O. Por tanto, no recibió al Rey pero le entregó dos libros. Rechazo al monarca de puertas afuera y contacto con la Corona de puertas adentro.

Quim Torra había llegado a Tarragona a las 19.00 h. Se fue directo a la manifestación contra el Rey que había convocado la ANC y Òmnium. Allí dirigió unas palabras de ánimo a los manifestantes. Pero la manifestación ha sido muy minoritaria. No ha llegado a centenares de personas, porque los Juegos del Mediterráneo cuentan con apoyo popular en la capital tarragonina. Esa manifestación se acabó a las 20.00 h.

La manifestación a la que acudió Torra se disolvió una hora antes del inicio del acto y la concentración del CDR apenas reunió una treintena de personas

A los manifestantes de Tarragona les dijo "que se excuse y pida perdón por enviar a la policía a pegar a unos votantes en unas escuelas". Y luego, después de manifestarse contra el Rey se marchó al acto con el Rey. Coherencia versión Quim Torra, mientras Carles Riera (CUP) que se había trasladado a Tarragona pedía que "se expulse al Borbón de Cataluña". Torra acudía al acto, pero se ponía al nivel del líder de la CUP.

Mientras se celebraba la inauguración y los desfiles, una treintena de personas del CDR de Tarragona se manifestaron frente al Estadio. El nivel de rechazo popular al acto, muy escaso.

Concentración de protesta convocada por CDR contra la presencia del rey Felipe VI. (EFE)
Concentración de protesta convocada por CDR contra la presencia del rey Felipe VI. (EFE)

Gesticulación y banderas españolas

La gesticulación ya había comenzado por la mañana. Torra había anunciado que "rompía relaciones con la Casa Real", como manera de compensar que se iba al acto, para no perder oportunidad en las elecciones municipales en la provincia de Tarragona. También dimitió como vicepresidente de la Fundación Princesa de Girona. Torra anunció lo que ya había adelantado El Confidencial, que Puigdemont imponía el veto al Rey de todos los miembros del Govern.

El PDeCAT y miembros de ERC le habían manifestado a Torra el temor de que su ausencia de los Juegos del Mediterráneo les pasase factura en las municipales. Al final, se impuso el tacticismo político.

En las gradas había muchas banderas españolas, si bien el estadio no llegó a llenarse. Pero en la práctica la inauguración de los Juegos del Mediterráneo se convirtió en un símbolo de la nueva época de entendimiento por la que aboga Pedro Sánchez, que acudió acompañado por la ministra de Administraciones Territoriales, Meritxell Batet. También estuvieron presentes la líder de la oposición, Inés Arrimadas (Cs) y el del PSC, Miquel Iceta.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios