"Estaremos aquí porque es nuestra casa"

Quim Torra irá junto al Rey y Sánchez a la inauguración de los Juegos de Tarragona

Puigdemont era partidario de que Torra no acudiese. Sin embargo, Torra quería ir. Y uno de los objetivos de Torra en el encuentro de Berlín era pactar con Puigdemont una salida digna

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra (izda), se reúne con su antecesor en el cargo, Carles Puigdemont, en un hotel de Berlín. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (izda), se reúne con su antecesor en el cargo, Carles Puigdemont, en un hotel de Berlín. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha optado finalmente por acudir a la inauguración de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona. Tanto el monarca como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han confirmado su presencia en el acto que tendrá lugar hoy a las 20,00 h., lo que ha llevado a la máxima autoridad catalana a dudar durante toda la mañana sobre su presencia. "He esperado hasta el último momento a que el Rey reflexionase pero ha sido en vano", ha dicho en una declaración institucional este viernes a la hora de anunciar su decisión, asegurando al mismo tiempo que a partir de ahora ahora hará boicot a futuros actos de la Casa Real.

"Estaremos aquí porque es nuestra casa, no van a alejar al presidente de nuestro país", ha argumentado Torra durante una comparecencia en la que ha afirmado que renuncia "al cargo de vicepresidente de honor de la Fundación Princesa de Girona". Entre críticas al monarca, el presidente de la Generalitat ha dicho que "no somos súbditos", asegurando asimismo que ellos han hecho "todos los esfuerzos para poner una opción de diálogo y ha sido imposible".

Una 'autotrampa'

Aunque Torra quiso convertir la visita en una trampa para Felipe VI, finalmente ha sido él quien ha quedado atrapado: si iba, cedía ante el Borbón. Si no iba, desairaba a los tarraconenses a las puertas de las municipales. Y en todo caso, Torra ha dado una imagen de improvisación y falta de cuajo político que en nada beneficia a la Generalitat.

En medio del dilema Torra se fue a ver a Carles Puigdemont a Berlín. Puigdemont era partidario de que Torra no acudiese. Sin embargo, Torra quería ir. Y uno de los objetivos de Torra en el encuentro de ayer era pactar con Puigdemont una salida digna que le permitiera acudir a Tarragona a la inauguración de unos Juegos a los que la administración catalana ha aportado 17 millones de euros de dinero público, según apuntan fuentes cercanas a la Generalitat.

Quim Torra irá junto al Rey y Sánchez a la inauguración de los Juegos de Tarragona

Por eso Torra envió la carta al Rey pidiendo un gesto. Pero el Rey optó por evitar cualquier cesión y dejó la negociación política a Pedro Sánchez, haciendo una lectura estricta de la Constitución. El presidente español aceleró para fijar fecha para la reunión entre Torra y Sánchez en La Moncloa para el 9 de julio. Así que la situación se volvió absurda en Cataluña: los dirigentes independentistas exigiendo al Borbón que 'borbonease' mientras que intelectuales y tertulianos –encabezados por Pilar Rahola– y los CDR –organizando protestas contra la presencia real en Tarragona– se distanciaban del gobierno independentista. Incluso Eduard Pujol, portavoz de JxCAT, pidió a Torra que “dejase de gimotear pidiendo un gesto del Rey”.

Quim Torra irá junto al Rey y Sánchez a la inauguración de los Juegos de Tarragona

Torra quería ir a Tarragona. Pero también deseaba obedecer a Puigdemont, quien ayer mismo otorgó una entrevista a ElNacional.cat para cargar contra el Rey. Quim Torra no quería parecer un traidor. Puigdemont prefiere mantener a Cataluña instalada en la anormalidad institucional. Además, el independentismo necesita un nuevo antagonista. Y Mariano Rajoy ya no sirve, reconvertido en registrador de la propiedad en Santa Pola. La figura del Rey está sirviendo para llenar este vacío.

Quim Torra irá junto al Rey y Sánchez a la inauguración de los Juegos de Tarragona

En mes y medio que lleva en el cargo, Torra ya se ha reunido dos veces con Puigdemont. El propio Torra se define como un “presidente custodio”. La imagen que da responde exactamente a eso. El verdadero poder en Cataluña reside en Alemania.

Torra, atrapado

Torra se ha tenido que enfrentar a una situación complicada. Institucionalmente debía acudir. Pero el Torra activista preferiría ir a la manifestación contra el Rey. Y el Torra presidente vicario se debe a Puigdemont y sus consignas. Como máximo representante de la Generalitat, no podía ir a la manifestación así que solo le quedaban dos opciones: o desafiar al hombre que le designó o hacer de presidente de la Generalitat y asumir el nuevo tiempo que le ha tocado vivir: diálogo con La Moncloa y bajada de la tensión independentista. Finalmente ha elegido la segunda.

Quim Torra ha visitado a Carles Puigdemont en Alemania dos veces en solo mes y medio que lleva como presidente de la Generalitat

El problema para Quim Torra y el soberanismo se centra de un modo general en la ausencia de compensaciones. No puede conseguir ventajas para los presos mientras siga la instrucción del Tribunal Supremo. La financiación autonómica tampoco se negociará en esta legislatura. Las bazas que Torra podrá ofrecer a sus votantes son escasas. Y más cuando JxCAT y ERC les están diciendo a sus votantes que ya están construyendo la república que Puigdemont declaró en octubre. La foto de Torra con el Rey va en contra de todo ese discurso. Va en contra también de la esencia de la idea: ¿”Fem república” al mismo tiempo que le escribimos cartas al monarca y participamos en actos con el Rey? Parece un sinsentido.

Fase de diálogo

El Rey será una fase. El 9 de julio,Torra tendrá que visitar a Pedro Sánchez en La Moncloa. Y después está previsto que el vicepresidente económico, Pere Aragonès, se reúna con la nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para intentar conseguir mejoras económicas para Cataluña mientras se negocia el nuevo sistema de financiación. Con esta perspectiva, las esperanzas de Puigdemont de mantener la tensión política por la cuestión catalana se van desvaneciendo. Y a Torra, en medio del dilema, le queda el recurso habitual del soberanismo en estos casos: la improvisación.

Quim Torra irá junto al Rey y Sánchez a la inauguración de los Juegos de Tarragona

El Gobierno defiende al monarca y avisa a Torra de que si no lo invita, lo sufrirá toda Cataluña

Juanma Romero | Madrid 

El Gobierno de Pedro Sánchez no quiere que nada haga descarrilar su estrategia de deshielo, de "normalización". Por eso hace equilibrios entre la desautorización a Quim Torra por su amago de plante al Rey y el subrayado de que su política de distensión se mantiene en pie. 

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministras y Ministros, defendió la actuación de Felipe VI en su mensaje institucional del 3 de octubre. "Cumplió con las obligaciones constitucionales de la Corona" y afirmó el "poder de las instituciones españolas". Si el 'president' de la Generalitat decide a partir de ahora no invitar al Rey a ningún acto, el problema no es para el monarca, que "no recibe menoscabo", sino "para Cataluña", y significará que su Govern no representa a la totalidad de la sociedad catalana

La ministra insistió en el que el Gobierno no va a hacer "política" en un acontecimiento con la inauguración de los Juegos del Mediterráneo, porque su estrategia es la de la "normalización de la vida democrática", la de "evitar tensiones", y espera una "justa reciprocidad" por la otra parte, por el lado de Torra. Celaá reiteró que el que "es más fuerte", el Estado, "debe tender la mano", y tras la fase de "denuncia", es necesario "iniciar la cura, el tratamiento", mantener la "distensión", siempre con la Constitución "en una mano y el diálogo" en la otra

El Gobierno no quiere que las gesticulaciones del 'president' interfieran en la reunión prevista entre este y Sánchez para el 9 de julio en La Moncloa. El Ejecutivo está por la distensión y "todo se hará institucionalmente como se deba hacer". 

Sobre los puntos que se abordarán en ese encuentro, Celaá no quiso adelantar temas, porque es una reunión "abierta" y el presidente Pedro Sánchez acudirá a ella para "escuchar" y para plantear sus puntos de vista. La Moncloa confía en que esa entrevista pueda ser "orientativa de conclusiones interesantes"

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
57 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios