resistencias en el grupo en el congreso

Puigdemont pide al PDeCAT abstenerse aunque salve a Rajoy de la moción de censura

El PDeCAT se ha dividido. Una parte aboga por seguir el plan del 'expresident'. La otra, por confiar en el grupo parlamentario y que sus miembros lo decidan tras el discurso de Sánchez el jueves

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont (c) da una rueda de prensa en presencia de su sucesor, Quim Torra. (EFE)
El expresidente catalán Carles Puigdemont (c) da una rueda de prensa en presencia de su sucesor, Quim Torra. (EFE)

Carles Puigdemont está arrastrando al PDeCAT a la abstención, por sorprendente que parezca, y pese a que eso salvará a Mariano Rajoy de la moción de censura que ha presentado el PSOE de Pedro Sánchez. Así lo explican fuentes del partido catalán, donde, sin embargo, recelan de esta iniciativa porque se teme que los votantes catalanes acaben percibiendo la abstención como un salvavidas de Rajoy acorralado por el escándalo del caso Gürtel. El PDeCAT se ha dividido. Una parte aboga por seguir el plan de Puigdemont. La otra, por confiar en el grupo parlamentario y que sus miembros lo decidan tras escuchar el discurso de Sánchez el jueves.

El PDeCAT tiene ocho votos en el Congreso. Sin ellos, ni siquiera si el PNV aceptase, la moción de censura de los socialistas se convertirá en un mero acto simbólico. Hay resistencias internas, claro, según explican fuentes del grupo parlamentario. La diferencia es que el grupo del PDeCAT en el Congreso no es JxCAT en el Parlament. En la carrera de San Jerónimo, Puigdemont carece de afines. Y entre los diputados del partido se teme que los votantes entiendan la abstención como un rescate de un Rajoy en situación límite. Por eso, a diferencia de Barcelona, en la capital de España los deseos de Puigdemont no son órdenes.

En el grupo parlamentario se quiere esperar y ver. Esperar al discurso de Pedro Sánchez, por si aparecen guiños hacia una solución en Cataluña. Y ver qué hace el PNV, que oficialmente está deshojando la margarita. En las generales, el PDeCAT se presentó con un decálogo cuyo punto uno era “echar a Rajoy”. Y, por lo tanto, no quieren pasar por ser los rescatadores del presidente español si depende de sus votos.

En cambio, Puigdemont, desde Berlín, entiende que no va a poder negociar ni la libertad de los presos ni nada, y por eso prefiere una abstención que le deje al margen de la trampa política que supone la moción. Y en una cosa coinciden Puigdemont y una parte del PDeCAT que le apoya: ninguno de los dos ve al PSOE negociando nada con los independentistas.

La propuesta del 'expresident' es clara: abstención, porque no se puede dar apoyo a los socialistas, por haber apoyado el 155, pero tampoco se quiere salvar de forma explícita a Mariano Rajoy. ERC está diciendo que consultarán con Oriol Junqueras, el presidente del partido encarcelado en Estremera. Pero en realidad ya han decidido votar que sí, según fuentes de los republicanos.

El precedente de Podemos

Los del grupo del PDeCAT son los montaraces de las Cortes. En 2017, con Puigdemont en la Generalitat, ya les dijeron desde el Palau que había que hacer como ERC, que también votó sí a la moción de censura que presentó Pablo Iglesias. Pero en ese momento el grupo parlamentario del PDeCAT desafió a Puigdemont y prefirió ejercer su autonomía, esperar al discurso de Pablo Iglesias y, como este criticó de forma muy dura al nacionalismo catalán, evitar darle su apoyo. Después del discurso, el grupo del PDeCAT optó por abstenerse, lo mismo que el PNV y el PSOE. El resultado fue bueno, y eso avala al grupo parlamentario frente a la estrategia de Puigdemont y sus hiperventilados de Berlín.

Puigdemont y sus hiperventilados de Berlín quieren evitar dar la imagen de que se apoya gratis a Pedro Sánchez y por eso prefieren optar por la abstención

Ahora se quiere hacer lo mismo. Esperar, no precipitarse y dejar toda la responsabilidad a otros, por ejemplo al PNV, que se juega sus Presupuestos, ya que el PP amenaza con tumbarlos en el Senado. Si los vascos se abstienen, la abstención del PDeCAT no resultaría tan dramática, de hecho perdería importancia.

Cuanto peor, mejor

Desde el PDeCAT se recela de la estrategia de Puigdemont, que se vincula más a la línea de la CUP que a la del tradicional votante convergente. Carles Puigdemont sigue defendiendo el bloqueo institucional y la anormalidad democrática como la mejor estrategia. Para ese escenario, en que él y su heraldo de agitación, Quim Torra, están más cómodos, es mucho mejor un Gobierno español presidido por Mariano Rajoy que por Pedro Sánchez. Rajoy garantiza más confrontación que el líder de los socialistas. Y el independentismo necesita confrontación, victimismo y movilización en la calle. Todo ello se lo proporcionará más Rajoy que Pedro Sánchez. Pero una muy buena parte de los votantes no lo entendería, por mucho que se pusiera el énfasis en lo que se denomina como 'bloque del 155' y que, según el soberanismo, integran la tríada PP-PSOE-Cs.

En este sentido, la moción de censura funcionará como un termómetro de adónde va el PDeCAT: si se decanta hacia el radicalismo de Puigdemont y Torra o prefiere el pragmatismo de la coordinadora general, Marta Pascal.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios