Primera gran protesta independentista en campaña electoral

Carles Puigdemont sacará más ventaja de la manifestación en Bruselas que ERC

Los republicanos siguen disfrutando de una fuerte ventaja electoral pero con protestas como la de Bruselas van cediendo la iniciativa a la candidatura del expresidente de la Generalitat

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (d) durante la rueda de prensa que ofreció este miércoles en Bruselas. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (d) durante la rueda de prensa que ofreció este miércoles en Bruselas. (EFE)

Òmnium y la ANC nunca habían convocado unas de sus grandes manifestaciones en medio de una campaña electoral. Esto cambiará esta mañana. Y con el independentismo dividido habrá que ver quién saca más tajada electoral de la gran marcha que tendrá lugar hoy en la capital belga. Todo apunta a que será Carles Puigdemont el gran ganador de esta jornada por varios motivos: masiva representación del PDeCAT y sus independientes y la carga simbólica de la propia ciudad de Bruselas, que se identifica del todo en el actual imaginario independentista, con la figura de Puigdemont reivindicándose como presidente en el exilio. A día de hoy, para los soberanistas, Bruselas es Puigdemont.

A ERC no le ayuda nada. Ni que el ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras siga en la cárcel. Tampoco el escaso peso de los consellers de ERC en el exilio, donde sólo tienen al antiguo titular de Salut, Toni Comín; y, ya con un perfil más bajo, a la exresponsable de la cartera de Agricultura, Meritxell Serret. Los republicanos siguen disfrutando de una fuerte ventaja electoral y todo apunta a que serán quienes ganen las elecciones. Pero no será por la campaña electoral sino por los réditos acumulados durante la etapa de gobierno y por el espacio de centralidad que se ganaron entonces. La secretaria general de ERC, Marta Rovira será la mayor representante de ERC en la marcha.

Carles Puigdemont sacará más ventaja de la manifestación en Bruselas que ERC

Desde el final de la DUI y la pérdida de la Generalitat, todo ha ido cuesta abajo para ERC. Desde la desconfianza de muchos de sus votantes que se organizaban a través de los denominados Comités de Defensa de la República (CDR’s), hasta la derrota en el debate de La Sexta frente a Inés Arrimadas y la manifestación de hoy en Bruselas, que no será diferente. Puigdemont estará arropado por Artur Mas, buena parte de sus independientes, como Elsa Artadi; y por altos cargos del PDeCAT. Se prevé que más de 10.000 catalanes acudan a una marcha que comenzará en el Parc Cinquantenaire y tendrá su final ante el Parlamento europeo. Es como si todo lo que pasase jugase en contra de los republicanos. Las previsiones de los organizadores eran mayores en un principio, pero al final se trata de una manifestación de alto coste: sólo participar cuesta unos 400 euros.

La manifestación de Bruselas no tenía que haberse llevado a cabo. Fuentes de ERC apuntan a que la misma rompe la neutralidad de ANC y Òmnium. Pero no lo verbalizarán. Su celebración sólo se justifica como apoyo a Puigdemont, quien se está convirtiendo en Bruselas en parte del paisaje, en alguien carente de apoyos internacionales en el seno de la política comunitaria.

Espontáneos voluntarios

En realidad, no se trata de una iniciativa de ANC y Òmnium. Al contrario, la impulsaron en redes sociales, sobre todo en Telegram en su fase embrionaria de mano del empresario Oriol Font. A partir de media docena de personas empezó a tomar cuerpo y a conseguir más y más adhesiones. Tal y como describe Naciodigital el grupo de Telegram pasó en apenas unos días de llegar a 200 personas a tener que ampliarse hasta las 10.000. A partir de aquí se expandió a otras redes sociales y empezó a generalizarse como una idea que el independentismo tenía que afrontar: denunciar ante la UE en Bruselas la falta de democracia en España, reivindicando la libertad de expresión y también la de los presos políticos. Política internacional en tiempos de Twitter.

La manifestación de Bruselas no ha sido un plan de la ANC como acostumbraba, sino de un grupo de particulares organizados a través de Telegram

El 11 de noviembre se celebraba con éxito una gran manifestación en la calle Marina. Después, los promotores de la iniciativa se dirigieron a la ANC para obtener apoyo logístico y organizativo. Lo consiguieron pero ya no había más tiempo, la protesta en territorio belga iba a coincidir, sí o sí, con la campaña electoral.

Lema

El lema de la marcha es 'Wake up, Europe!' –'¡Despierta Europa!'– con lo que su vocación queda clara: no es para ganar más adeptos sino para influir en la UE. Sin embargo, difícilmente conseguirán que la Unión se posicione sobre la cuestión catalana.

Pero no es un planteamiento institucional. Es una iniciativa de las bases que ha acabado siendo bendecida por la élite. El éxito de haber vendido tan bien la protesta, de hacer coincidirla con el puente de la Inmaculada, demuestra que después de la DUI tiene más validez la autoorganicación que las consignas de las grandes organizaciones.

A partir de aquí, y con Junqueras en la cárcel, sólo el JxCAT obtendrá rédito electoral en caso de que la protesta resulte un éxito, dado el escenario, los asistentes y el enfoque de campaña de la candidatura presidencial, que aboga por restituir al 'president' legítimo o, lo que es lo mismo, considera que cualquier partido independentista sólo puede apoyar a Puigdemont.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios