TAMBIÉN EN LOS CONSULADOS

A la caza de los apoderados: la guerra entre los partidos catalanes para vigilar el 21-D

Los partidos se movilizan para conseguir máximos históricos de representación en las mesas electorales y garantizar que no se cometen irregularidades que puedan ser decisivas

Foto: Los apoderados vigilarán, por ejemplo, que nadie lleve lazos amarillos. (EFE)
Los apoderados vigilarán, por ejemplo, que nadie lleve lazos amarillos. (EFE)

En paralelo a la campaña política a contrarreloj hacia el 21-D, hay otra campaña: la de sumar interventores y apoderados que vigilen las mesas electorales. Los partidos de ambos bandos reconocen que de cara a las autonómicas pretenden colocar más voluntarios que nunca en cada colegio electoral y estar presentes en todas las zonas de la comunidad. Quieren seguir con lupa el desarrollo de la jornada, y que ninguna irregularidad los perjudique en unas elecciones que se prevén ajustadas.

Partidos como Esquerra, por ejemplo, han lanzado su propia web con este objetivo. En ella hablan directamente de “asegurar” la votación, que no reconocen. “Las elecciones del 21 de diciembre de 2017, si bien impuestas y por tanto ilegítimas, nos deben servir para ratificar la mayoría social a favor de la república catalana y afianzarla. Por eso tenemos que asegurar, más que nunca, que el derecho de voto se ejerce con plenas garantías”. De hecho, este mismo jueves anunciaron que sus apoderados realizarán un recuento de los votos paralelo para que se "evite cualquier tipo de pucherazo".

A mucha gente le da igual quién la acredite, lo único que quieren es que salga un Gobierno constitucionalista

Esta web, a través de la que se han inscrito ya cerca de 6.500 voluntarios —en total, contarán con 14.000—, está siendo ampliamente difundida en las redes sociales por las caras más visibles del partido. Pero, curiosamente, la falta de una identificación clara de la candidatura que está detrás ha provocado la reacción del PDeCAT. El partido de Puigdemont ha tenido que aclarar en varias cuentas que esta vez no van juntos y que, por tanto, los apoderados registrados por la web de Esquerra no sirven para su candidatura. Junts per Catalunya ha facilitado un correo y un teléfono para sus voluntarios, mientras que la CUP ha habilitado un formulario que recoge solicitudes hasta el 10 de diciembre.

Pero no solo los partidos están dedicando esfuerzos a vigilar el 21-D. También plataformas como la españolista Sociedad Civil Catalana se encargan de informar y canalizar apoderados a los partidos, en este caso constitucionalistas. “Queremos que haya más control, sobre todo en las zonas interiores de Cataluña, donde hay menos interventores de algunos partidos unionistas y puede pasar cualquier cosa”, aseguran desde la asociación. Los datos de las personas que les contactan son después derivados al PP, PSOE o Ciudadanos, indistintamente, a no ser que expresen lo contrario. “A mucha gente le da igual quién la acredite, lo único que quieren es que salga un Gobierno constitucionalista”.

Anuncio de SCC.
Anuncio de SCC.

Reforzar vigilancia en el interior

Tradicionalmente, los apoderados suelen ser afiliados a los partidos, pero en las circunstancias del 21-D, día laborable, con la tensión política en máximos y una expectación de participación sin precedentes, cada partido quiere garantizarse su presencia en las 8.240 mesas electorales. Los únicos requisitos son ser mayor de edad y tener el poder de alguna candidatura.

Cada partido les entrevista y les forma, bien para ser interventores —asignados a una mesa concreta que firman todas las actas y documentación— o apoderados, que se encargan de vigilar que las papeletas de su partido son visibles, orientar a los votantes y asegurarse de que no se hace propaganda electoral. Por ejemplo, tendrán que cerciorarse de que ningún miembro de la mesa ni representante de partido lleva un lazo amarillo en solidaridad con los presos, ya que lo ha prohibido la Junta Electoral Central esta semana por considerarlo propaganda.

El Partido Popular se reconoce desbordado por el volumen de interesados en auditar los comicios, aunque no están haciendo una campaña pública con este objetivo. “Nos están llamando muchos más afiliados y también sus familiares. Gente que nunca antes había participado en una jornada ahora quiere hacerlo”, aseguran fuentes del partido en Cataluña. “También nosotros estamos doblando esfuerzos en zonas como el interior, donde tradicionalmente tenemos menos presencia para vigilar el escrutinio”, añaden. De hecho, el PP está trayendo interventores de todas partes de España para garantizarse su presencia en toda la comunidad, como solía hacer en el País Vasco.

Nada impide que se puedan manipular los votos. No digo que lo hagan, digo que nada lo impide

Además, las imágenes del referéndum ilegal del primero de octubre aún están presentes. Salvando las distancias, muchos voluntarios quieren sumarse para que no haya ninguna irregularidad en medio de un ambiente crispado entre los bandos a favor de la independencia y los constitucionalistas. Los primeros sospechan por el 155, y los segundos, por lo que pueda pasar en zonas donde tradicionalmente tienen menos control.

También en los consulados

Fuera de Cataluña, también hay quien ha pensado en los catalanes desplazados. La web Catalans al mon ha montado un formulario para que los expatriados se apunten a vigilar las mesas electorales de los consulados españoles durante el 17, 18 y 19 de diciembre, cuando se vota en el extranjero. “No ponemos en duda la profesionalidad del los funcionarios del cuerpo consular. Pero todo proceso electoral exige unos interventores y observadores para verificar que no haya irregularidades”, explica Sergi Marzabal, organizador de la plataforma.

Captura de la página Catalansalmon.
Captura de la página Catalansalmon.

“Los votos dejan de estar bajo escrutinio publico desde que se vota en el consulado hasta que llegan al recuento de cada Junta Provincial. Nada impide que se puedan manipular los votos. No digo que lo hagan, digo que nada lo impide”, añade. Por esta web se han presentado más de 700 voluntarios. Sus datos se pasarán, en este caso, a las candidaturas de la CUP, JxCAT y Esquerra, que serán quienes los acrediten ante cada embajada. “Por nuestra parte, cualquiera que apoye la aplicación del 155 esta defendiendo el autoritarismo y es contrario a la democracia”, apuntan desde la web.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios