según el CIS catalán

Nuevo batacazo del independentismo: los catalanes dan la espalda a la secesión

A poco más de dos meses del referéndum, los independentistas caen respecto a la misma encuesta de marzo pasando de 44,3% y al 41,1% mientras que los que están en contra suben un punto

Foto: Esteladas en un acto a favor de la independencia de Cataluña celebrado en Barcelona. (Efe)
Esteladas en un acto a favor de la independencia de Cataluña celebrado en Barcelona. (Efe)

A pesar de la intensísima campaña por el sí a la independencia, los ciudadanos de Cataluña no están por la labor. Es más: la Generalitat está cosechando resultados contrarios a los que pretende, que es conseguir una mayoría social a favor de la secesión. Así se pone de manifiesto en la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO) -el CIS catalán- hecha pública este viernes. A la pregunta directa de si quiere que Cataluña se convierta en un Estado independiente, el 49,4% respondió que no, frente al 48,5% del pasado mes de marzo. En cambio, los partidarios del sí bajaron del 44,3 al 41,1%. Un batacazo en toda regla.

Los partidarios de la no independencia se agrupan en dos grandes bloques. El 30,5% quiere que sea una comunidad autónoma y el 21,7% prefiere que sea un Estado dentro de una España federal. Asimismo, solo el 34,7% quiere que sea un Estado independiente.

Otro varapalo al Gobierno catalán es el que se refiere al referéndum: los partidarios de convocar un referéndum tanto si lo quiere como si no el Gobierno español bajaron del 50,3 al 48%, mientras que los partidarios de una consulta acordada con Madrid pasan del 23,3 al 23,4 y los partidarios de no celebrarlo pasan del 22,7 al 22,6%.

La sorpresa salta cuando confieren al referéndum del 1 de octubre una participación del 67,5%, incluso más alta que en algunas elecciones. No deja de ser curiosa otra pregunta introducida por primera vez en la encuesta: “El día 1 de octubre está previsto hacer un referéndum para decidir la independencia de Cataluña, convocado y organizado por la Generalitat y sin acuerdo del Gobierno español. ¿Usted qué hará?”. En la respuesta, el 39% de los encuestados dicen que votarán que sí a la independencia -sobre una participación del 100%, frente al 62,4% a favor de la desconexión si vota el 67,5% como se prevé-, mientras que el 23,5% votaría no -el 37,6% con una participación del 67,5%-. Solo un 18,1% se abstendría o no iría a votar.

Lo que ya no está tan claro son los motivos por los que se votaría de esta manera: los partidarios de la secesión lo hacen por obtener un mayor nivel de autonomía; porque también piensan que, así, Cataluña será millonaria; porque tienen un deseo de modelo de país; y por llevar la contraria al Estado español. Los partidarios del no, en cambio, lo harían para preservar la unidad de España, porque no sería positivo para Cataluña y, ya con un pequeño porcentaje, por un sentimiento identitario.


El sentimiento de pertenencia también varía ligeramente: en marzo pasado, el 36,7% se sentía tan español como catalán. Esa percepción ha cambiado y ahora es del 39,2%. Los que se sienten más españoles que catalanes suben también del 2 al 2,3% y los que se sienten sólo españoles bajan del 7,6 al 6,7%. Los que se sienten más catalanes que españoles pasan también del 22,6 al 21,5 y los que se sienten sólo catalanes bajan del 23,3 al 22,8%.

El bloque independentista pierde gas

Respecto a la intención de voto, hay pocos cambios. Si mañana se celebrasen elecciones autonómicas, Junts pel Sí (JxS) tendría una intención de voto del 28,4%, algo superior al 27,9% del anterior barómetro. En segundo lugar se situaría Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP), con el 12,1%, una expectativa inferior al 14,3% de marzo. El PSC ocuparía el tercer lugar, con el 10,6%, (en la anterior encuesta tenía el 9,3) y en cuarto lugar estaría Ciudadanos, con el 5,1% (en marzo sacaba el 6,5). A continuación, se sitúa el PP, con una intención de voto del 3,9 (antes tenía el 3,8) y la sorpresa la da la CUP, que pasa del 4,7 de marzo al 3,5 % actual, por debajo de los populares.

Contrarios a la independencia aumentan hasta el 49,4% a dos meses del 1-O

Lo que ya no es tan fácil de asimilar es la proyección de votos con esos resultados, ya que los técnicos dan un resultado de 60 a 63 escaños a JxS (ahora tiene 62), mientras que Ciudadanos se quedaría con 20 o 22 (ahora tiene 25) y el PSC subiría a una horquilla de 17 a 20 (tiene 16). CSQEP subiría de los 11 actuales a 15 o 17, el PP subiría ligeramente de sus 11 a una previsión de 11 a 13 y la CUP se desplomaría de los 10 que tiene a la horquilla de 6 a 8. De ello se desprende que el bloque independentista sigue perdiendo fuelle y en su tramo más bajo, JxS y la CUP no obtendrían la mayoría absoluta del Parlamento (situada en 68 escaños).

En unas elecciones generales, ERC sería hoy el partido más votado, con el 17,8% (le supondría 12 o 13 diputados frente a los 9 que tiene ahora), superando a En Comú Podem (se quedaría con 11 o 12, lo que le podría suponer la pérdida de uno, ya que tiene una docena en la actualidad), que se quedaría con el 16,4. En tercer lugar, se sitúan los socialistas, con el 13,1 (que obtendrían de 7 a 9 escaños, por lo que en el mejor de los casos podrían ganar dos diputados) y luego el PDeCAT, con el 6,1 (entre 6 y 7 escaños, por lo que podría perder uno o dos escaños). El quinto lugar es para el PP, con el 5,2 (y 5 o 6 diputados, frente a los seis actuales) y en última posición está Ciudadanos, con el 5,1% (entre 3 y 5 diputados; ahora tienen cinco).

Solo aprueba Junqueras

La gestión del Gobierno catalán también está en entredicho. Aunque el 49,1% la aprueba, el 48,6% la desaprueba. Y la magnitud más importante es la que le da un cero en gestión: el 19,1% de los encuestados. La siguiente magnitud es la que le da un cinco raspado: el 16,5% de los ciudadanos. Peor nota, en cambio, saca el Gobierno español, al que suspenden el 82,8% de los ciudadanos y sólo aprueban el 16%. Y el 44,1% le da un cero absoluto. Peor, imposible.

Respecto al grado de confianza de las instituciones, solo aprueban, por este orden, las universidades, los Mossos d’Esquadra, los Ayuntamientos, la Policía Nacional y Guardia Civil y los medios de comunicación. Las demás instituciones, suspenden: desde la UE pasando por la ONU, el Parlamento catalán y la Generalitat de Cataluña (estas dos últimas instituciones bajaron en el escalafón de la confianza que transmiten al ciudadano).

Oriol Junqueras. (Efe)
Oriol Junqueras. (Efe)

En cuanto a la valoración de líderes, splo aprueba el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, que obtiene un 5,17 de nota media (había obtenido un 5,58 en marzo). Se hunde, sin embargo, el president Carles Puigdemont, que pasa del 5,28 al 4,88. Xavier Domènech, líder de En Comú Podem, también se pega un batacazo, al pasar del 5,10 al 4,78. Y lo mismo cabe decir de Benet Salellas (CUP), que pasa del 5,14 al 4,72. En cambio, la también ‘cupera’ Anna Gabriel se desgasta menos: pasa del 4,74 al 4,38.

Le sigue la socialista Meritxell Batet, cabeza de lista en las generales, que pasa del 4,27 al 4,17. Su compañero de partido, Miquel Iceta, también baja del 4,39 al 4,11. El líder de CSQEP, Lluís Rabell, pasa del 4,12 al 3,83, mientras que Inés Arrimadas (Ciudadanos) cae del 3,12 al 2,89. La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, cae también del 2,62 al 2,389. Los dos últimos puestos son para los populares: Xavier García Albiol, líder del PP en Cataluña, pasa del 2,13 al 1,93 y Mariano Rajoy pierde algo al pasar del 1,82 al 1,72.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios