Hasta siete magistrados han dejado su puesto

Fuga de jueces mercantiles de Barcelona por ascensos y fichajes de bufetes privados

Entre los ascensos en la carrera judicial y los fichajes por grandes bufetes privados los diez juzgados de mercantil de la capital catalana se han descapitalizado por la marcha de jueces

Foto: El juez José María Fernández Seijo. (EFE)
El juez José María Fernández Seijo. (EFE)

Los juzgados mercantiles de Barcelona eran considerados los mejores de España: los de mayor nivel técnico y los que mejor cumplían los plazos y, por tanto, acumulaban menos retrasos. Pero en los últimos años, entre los ascensos en la carrera judicial y los fichajes por grandes bufetes privados los diez juzgados de mercantil de la capital catalana se han descapitalizado en su principal activo humano: los jueces.

En diez juzgados en los últimos seis años siete jueces han cambiado de destino. El último ha sido la mayor estrella de la rama mercantil en Barcelona, el juez José María Fernández Seijo, que ha sido ascendido a la Audiencia Provincial de Barcelona, durante el pasado mes de noviembre. Fernández Seijo había llevado algunos de los concursos más importantes de España como la suspensión de pagos de Habitat o la reestructuración de Husa. También fue el autor de una sentencia revolucionaria sobre las daciones en pago.

Pero Fernández Seijo, que ha sido el último y tal vez el más importante, no fue el primero. El reguero de titulares de juzgado mercantil que han ido dejando su puesto ha sido una constante en los últimos años en Barcelona. Lo de Fernández Seijo es tan reciente que todavía no ha sido sustituido formalmente.

Sede de Garrigues en Barcelona. (Flickr)
Sede de Garrigues en Barcelona. (Flickr)

El primer juez en abandonar el barco fue Juan Francisco Garnica, titular del Juzgado número 1 de lo Mercantil, que en 2010 hizo el mismo movimiento que Fernández Seijo: abandonó su silla para incorporarse a la Audiencia Provincial, un movimiento natural de ascenso en la carrera judicial. Garnica fue sustituido por Enrique Grande. Pero la alegría dura poco en casa del pobre. Y dos años después Enrique Grande fichaba por Garrigues, pasando así al sector privado. En el mercantil número 1 se marcó el patrón de este fenómeno: primero ascenso, después dinero; los dos factores que han marcado la marcha de jueces de lo mercantil de Barcelona.

Enrique Grande marcó el camino. Pero no fue el único. Tras él otros siguieron su senda. En agosto de 2013, Daniel Irigoyen, titular del Mercantil número 5, colgó su maza de magistrado para incorporarse a Gómez-Acebo & Pombo. Y en agosto de 2015, fue el juez del Mercantil número 10, Juan Manuel de Castro, que en agosto de 2015 fichó por Rousseaud, Costas y Durán, con lo que cristalizaba otro paso al sector privado. De Castro había sido el juez que había llegado el concurso del caso Spanair, tal vez la caída empresarial más peliaguda de Barcelona, al implicar a la Generalitat, el Ayuntamiento, Fira de Barcelona y lo más granado del empresariado catalán.

Sucesión de ascensos

Si el sector privado metía presión sobre los considerados mejores jueces de mercantil de España, la propia carrera judicial marcaba sus tiempos y aumentaba la vía de agua sobre los titulares mercantiles de Barcelona. Así, por ejemplo, José María Ribelles, responsable del Mercantil número 3, pasó a la Audiencia Provincial hace tres años. Igual que Luis Rodríguez Vega, quien dejó su puesto en el Mercantil número 4 en abril del 2015, también para integrarse en la Audiencia Provincial.

El reguero de titulares de juzgado mercantil que han ido dejando su puesto ha sido una constante en los últimos años en Barcelona

Mientras que los ascensos han sido satisfactorios para sus protagonistas, no se puede decir lo mismo de los pases al sector privado. Estos últimos han coincidido con un descenso en el número de crisis concursales. En Barcelona, en 2015 estos procesos han caído un 24%. Es decir, los bufetes privados han incorporado jueces especializados en concursal justo en un momento en que los concursos van de capa caída y que los que hay son de menor cuantía y, por tanto, menos rentables para los bufetes privados. Solo una reactivación de la crisis acabaría dando sentido a estas incorporaciones. Fuentes legales en Barcelona explican que únicamente Enrique Grande se ha adaptado bien, comportándose en Garrigues como un abogado más, captando negocio, incorporando clientes y actuando al mismo nivel que un socio veterano.

Nuevas estrellas

Estos relevos en los juzgados de lo Mercantil en Barcelona, también están sirviendo para generar nuevas estrellas, en un área jurídica habituada durante años a un altísimo nivel. Los valores emergentes son mujeres, según apuntan las fuentes jurídica consultadas. Se trata de Yolanda Ríos, la nueva titular del Mercantil número 1. Y lo mismo pasa con Marta Cervera y Bárbara Córdoba, que encabezan los juzgados 8 y 9 respectivamente de esta rama legal en la Ciudad de la Justicia de L’Hospitalet de Llobregat. Savia nueva a la espera de una nueva crisis.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios