PODEMOS, EN EL PUNTO DE MIRA DEl INDEPENDENTISmo

Alerta en Cataluña contra Pablo Iglesias y los “pagafantas” de ICV

Las formaciones soberanistas llevan semanas advirtiendo que el proceso catalán tiene un enemigo: la izquierda que antepone las cuestiones sociales a las identitarias

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, recibe en la puerta del ayuntamiento al líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, recibe en la puerta del ayuntamiento al líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

Cataluña tiene un enemigo poderoso. Se llama Pablo Iglesias y es el líder de Podemos. No lo dice El Confidencial. Lo dicen los independentistas. Todos: los de izquierdas, los de derechas y los de centro. En esta comunidad se ha tocado a generala, porque la independencia está en peligro y es necesario neutralizarlo. Y neutralizar a sus aliados, aunque algunos de ellos hayan sido socios del bloque soberanista hasta hace muy poco. “Qué pena ver a ICV haciendo de 'pagafantas' de Podemos en Cataluña. Qué pena más grande”, acusaba este viernes Eduard Voltas, editor de la revista Time Out Barcelona y exsecretario de Cultura de la Generalitat con ERC. Junto a él, varios dirigentes republicanos salieron en tromba a criticar a Iglesias.

No son los únicos: el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, lleva semanas advirtiendo de que el proceso catalán tiene un enemigo: la izquierda que antepone las cuestiones sociales a las identitarias. Tanto Mas como sus socios, incluyendo a la radical Coordinadora d’Unitat Popular (CUP) han avisado de que “fuerzas españolistas” quieren descafeinar el proceso catalán hacia la independencia anteponiendo los temas sociales a los nacionales. Por nacionales se entienden los prioritarios para la independencia de Cataluña. Para Esquerra, también es prioritario detener el “embate podemita”. O sea, el peligro de Podemos.

Joan Herrera, líder de ICV. (EFE)
Joan Herrera, líder de ICV. (EFE)

Una encuesta de este jueves publicada por El Periódico alertaba de que la presidencia de Artur Mas podía ser arrebatada por una amplia coalición que englobase a ICV, Podemos, Procés Constituent y otras formaciones que, al igual que en el Ayuntamiento de Barcelona, amenazan con finiquitar la hegemonía de Convergència. O sea, que Artur Mas podría perder la presidencia en beneficio del líder de esa coalición.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en Cataluña desde el jueves, se reunió a primera hora del viernes con el de ICV, Joan Herrera, (después lo hizo con la alcaldesa Ada Colau) y eso pone de los nervios a los nacionalistas. Más que nada porque muchos votos que van a la coalición de izquierdas dejan de ir al sector soberanista, ya que un segmento importante de la población que podría votar a formaciones independentistas como protesta, prefiere dar su sufragio a las fuerzas de izquierda.

“Pararle los pies a hostias (políticas)”

Ante la expectación creada por Iglesias, quien más beligerante se mostró fue ERC. En realidad, se trataba de contrarrestar el mensaje “españolista” de izquierdas de Iglesias con un mensaje “catalán de izquierdas”. Y así comenzó el mismo jueves una guerra mediática para desmontar a Podemos desde los cimientos del independentismo. Varios dirigentes y diputados republicanos salieron al paso para criticar al líder de Podemos. El diputado Pere Aragonès emitió varios tuits para demostrar que la independencia es prioritaria porque todas las iniciativas sociales de Cataluña son frenadas por el Tribunal Constitucional.

Y Eduard Voltas clamó que “ERC y la CUP han de salir a pararle los pies a Pablo Iglesias a hostias (políticas) y lo han de hacer ya. Basta de complejos”. Le contestaba Mònica Sabata, que en sus tiempos había sido portavoz de la Plataforma por el Derecho a Decidir (PDD): “Tienes toda la razón, porque si no, todo hace pensar que la campaña será entre Mas (si no hay lista) y CeC. Como en Barcelona”. CeC sería Catalunya en Comú, una candidatura mixta similar a la de Barcelona en Comú, que ganó el consistorio de la capital catalana.

Oriol Junqueras, líder de ERC. (EFE)
Oriol Junqueras, líder de ERC. (EFE)

Desde CDC, se intenta moderar el tono. “Cuando el president alerta de mensajes peligrosos lo que está diciendo es que es necesario ensanchar la base soberanista. Evidentemente, hay fuerzas políticas a favor del proceso con muy distintas sensibilidades. Pero en estos momentos debemos afinar muy bien el tiro; es preciso que  todos se concentren en una cosa: debemos conquistar el Estado propio para, desde ahí, lograr la justicia social. Sin un Estado propio que nos permita dedicar nuestros recursos a las necesidades que tienen los catalanes, jamás podremos alcanzar la justicia social”, explica una fuente de Convergència a El Confidencial.

Los resultados de las municipales han sido una voz de alerta ante el nuevo panorama que espera a Cataluña: el independentismo no creció pero sí surgió un movimiento que laminó a los partidos tradicionales, traducido en un altísimo porcentaje de votos que se fueron a las coaliciones en las que participaba Podemos (ICV consiguió camuflarse perfectamente en los dominios donde sabía que iba a cosechar un rotundo fracaso y así salió airosa del trance) y a Ciutadans.

Y aunque en CDC aseguran que los electores no dieron la espalda al independentismo porque ERC no bajó votos, lo cierto es que muchos comienzan a sospechar que el suflé secesionista se va desinflando. En esta tesitura, defienden que la unidad es básica. “Artur Mas ha hecho su propuesta de una candidatura unitaria o una “lista de país” porque es el mejor mecanismo que tenemos para culminar el proceso”, añaden las fuentes consultadas. Pero lo tiene difícil el president. Vicent Sanchís, vicepresidente de Òmnium Cultural, apuntaba este jueves en un artículo de opinión que la propuesta de una lista transversal con la “sociedad civil” (o sea, con la Asamblea Nacional Catalana, Òmnium Cultural y la Asociación de Municipios por la Independencia) es imposible porque estas tres organizaciones “integran sensibilidades enfrentadas”. Y subrayaba que Mas debe ir pensando “en los nombres que lo acompañarán en una lista tan hábil como sea capaz de hacer”.

Volatilizado, pues, el último cartucho del líder de Convergència, la irrupción de las nuevas formaciones que no priorizan la independencia pone en peligro todo el proceso. Y eso, claro, no se puede permitir.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
95 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios