TODO PREPARADO PARA LA RUPTURA NACIONALISTA

Convergència acogerá a los críticos de UDC si Duran mantiene su ‘no’ a Artur Mas

CiU está a punto de saltar por los aires. Con un ultimátum de Convergència para que Unió se sume a su hoja de ruta independentista, Duran debe decidir hoy si hace caso a sus bases y sigue firme

Foto: El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida. (EFE)
El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida. (EFE)

Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) acogerá al ala independentista de Unió Democràtica (UDC) en el caso de que la dirección oficialista, encabezada por Josep Antoni Duran Lleida, decida no secundar la hoja de ruta independentista que propugna Artur Mas. La reunión entre las dos formaciones nacionalistas fue cordial pero tensa. Y los convergentes se comprometieron a no entablar negociaciones con el sector crítico de UDC hasta que Duran se pronuncie oficialmente.

Ese sector crítico, si hemos de hacer caso al referéndum interno que realizó Unió este domingo, llega hasta el 46% de la militancia, lo que supondría una sangría para el veterano partido democristiano. De momento, Duran ha convocado al comité de gobierno para este miércoles por segunda vez en esta semana. Ha de dar una respuesta a Convergència y el tiempo apremia, ya que Artur Mas quiere tener una respuesta encima de la mesa el próximo sábado.

Fuentes que han participado en las negociaciones entre los dos partidos señalaron a El Confidencial que, en la cumbre que celebraron este lunes, Convergència planteó dos cuestiones: “Cómo hablamos y sobre qué hablamos”. En realidad, los hombres de Mas dijeron a los de Duran que si quieren formar parte de la lista electoral de Artur Mas el próximo 27 de septiembre han de abrazar la tesis del “sí o sí”. “O sea, sí a que Cataluña sea un Estado y sí a que sea un Estado independiente. O nos lo dicen y se avienen a esa tesis o no iremos juntos a las elecciones”, explica a este diario un miembro de la cúpula de Convergència.

Convergència no deja margen

Los oficialistas de UDC critican especialmente que Convergència no deje un margen de maniobra para variar sus planteamientos, o sea, para la negociación. El propio vicesecretario general de Unió, Toni Font, se quejó ayer de que “no somos un partido de blancos y negros. Hay de todo y no podemos imponer una solución que sólo satisfaga a CDC, la de la independencia”. Pero desde el partido hermano le contestan muy directamente: “Si están a favor de seguir nuestra ruta, bien. Si no, no podremos ir juntos”, subraya en varias ocasiones un alto dirigente de CDC a El Confidencial.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la vicepresidenta, Joana Ortega, en una imagen de archivo. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la vicepresidenta, Joana Ortega, en una imagen de archivo. (EFE)

Desde Convergència abonan la teoría de que Duran no ganó el referéndum el domingo. Un 50% de los votos respaldó la tesis de la dirección oficialista, que rechaza la hoja de ruta de Mas y propone plantear cualquier cuestión tras una negociación previa con el Gobierno español, mientras que más del 46% rechazó su planteamiento. Esa teoría es también respaldada por el sector crítico de Unió. El líder más visible del sector (y secretario de Universidades del Gobierno de la Generalitat), Antoni Castellà, calificó el resultado incluso de “empate técnico”. En algunos sectores del nacionalismo, la tesis es más drástica: “Duran ha perdido”, zanja una de estas fuentes.

El ala independentista de UDC ya anunció que, por su cuenta y riesgo, entablará negociaciones con los promotores de la secesión para discutir su incorporación al proceso, aunque Unió hubiese dicho no a esa hoja de ruta en el referéndum. Los críticos, por tanto, no se quedarán bajo el ala de Duran. Desde CDC, sin embargo, aseguran que “por respeto, no negociaremos con los críticos hasta que la dirección de Unió nos dé una respuesta oficial a nuestra propuesta. Desde el momento en que tengamos esa respuesta, consideraremos que tenemos las manos libres o bien para negociar con la dirección oficialista o bien con los críticos”.

No se fían

Desde los críticos, señalan a El Confidencial que ni Castellà ni los suyos se acaban de fiar de Convergència. “Es que no es la primera vez que comienzan prometiendo cosas y luego no hacen nada”. Por ello, consideran estas fuentes que “el ofrecimiento de acoger a los independentistas de UDC tiene poco recorrido. Les pueden ofrecer un lugar en las listas, pero hay dudas de que los puestos en que puedan ir sean importantes. Por eso hay reticencia a cambiarse de siglas”, explica un representante del ala crítica democristiana a este diario.

Arranca la consulta interna para decidir el futuro de UDC

 

Otra cosa es la incidencia que la crisis entre las dos formaciones nacionalistas tendrá en el Gobierno. Unió tiene tres consejeros: Joana Ortega (vicepresidenta y consejera de Gobernación), Ramon Espadaler (consejero de Interior) y Josep Maria Pelegrí (consejero de Agricultura). Previsiblemente, los tres dejarán sus cargos ejecutivos si la ruptura de CiU se consuma, pero nadie quiere adelantar acontecimientos. Ni siquiera el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, que tras la reunión del gabinete de Mas optó por el silencio cómplice. “Hay un debate muy vivo y muy intenso (…). Cualquier miembro del Gobierno, por definición, está siempre a disposición [del presidente]. El Gobierno se sustenta en una mayoría parlamentaria. Si esta mayoría parlamentaria cambia, cambia el Gobierno”, dijo Homs. Que cada cual entienda lo que prefiera.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios