REFERÉNDUM EN UDC PARA DECIDIR SI SECUNDAN A MAS

Duran Lleida, el último 'boy scout'

Unió, la formación que lidera, celebra hoy un referéndum para decidir si se quiere continuar en asociación con Convergència y sus tesis independentistas. El resultado tendrá consecuencias políticas

Foto: Josep Antoni Duran Lleida. (EFE)
Josep Antoni Duran Lleida. (EFE)

El líder de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Antoni Duran Lleida, está a punto de convertirse en el último boy scout de Cataluña. No es una parábola. Es la mera realidad, porque quiere aplicar la primera norma de la veterana asociación estadounidense a la política catalana. “Esa norma dice que hay que someterse al poder legítimo y que no se puede forzar la legalidad”, detalla a El Confidencial una fuente democristiana.

El presidente de Unió ha especificado muy bien sus líneas rojas a sus socios de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y quiere que esas líneas sean refrendadas por la militancia de UDC en un referéndum que tiene lugar hoy. Es una votación de sólo unos pocos miles de ciudadanos pero que reviste una especial importancia: si Duran Lleida gana ese referéndum, muy posiblemente tenga que romper la tradicional coalición de CiU y seguir camino en solitario, lejos de la senda independentista de Artur Mas.

De este modo, Unió tendría que concurrir a las próximas elecciones en solitario, lo mismo que Artur Mas, aunque éste ya tiene diseñado un plan parea desprenderse del nombre de Convergència y concurrir bajo otras siglas. Sabe que si CDC se presenta sola, el catalanismo conservador y no independentista le dará la espalda y se irá con sus votos a otras formaciones, muy posiblemente a Unió. Podrían no ser muchos diputados los que le restaría, pero sí los suficientes como para perder las elecciones ante ERC o incluso para bajar de los 30 diputados, lo que sería un fracaso sin precedentes.

Artur Mas y Duran Lleida. (EFE)
Artur Mas y Duran Lleida. (EFE)

Lo que estaría por ver es la política de alianzas que sería capaz de tejer Mas, sabedor de que ERC no quiere engrosar una lista única independentista y de que Unió le arrebataría el voto nacionalista no independentista. El president quiere aglutinar en torno suyo a la “sociedad civil” y que ésta le legitime como el elegido. Para ello, buscará determinadas connotaciones en su candidatura: será el Partit del President o algo similar, en una maniobra para tratar de focalizar la importancia del candidato.

Pero en caso de perder el referéndum de hoy, posiblemente Duran tenga que abandonar Unió. De hecho, ya ha admitido que si los militantes no secundan la postura de la cúpula democristiana, ésta deberá dar un paso atrás. Seguramente, ese paso implicaría dejar que UDC siga en coalición con Convergència y formar una nueva plataforma que intente capitalizar el voto del centro derecha nacionalista que ha dado solidez a la CiU de las últimas décadas. En todo caso, pase lo que pase hoy, nada volverá a ser igual en Cataluña.

Las líneas rojas

Duran y los suyos han diseñado un referéndum que, a primera vista, puede resultar enmarañado. Se trata de plantear a la militancia una pregunta directa: “¿Queréis que UDC continúe su compromiso con el proceso, desde el catalanismo integrado y de acuerdo con los siguientes criterios?”. Pero luego enumera seis apartados para que los votantes elijan: no limitar la aspiración de plena soberanía para Cataluña; que todas las decisiones se tomen por mayoría; que el proceso se gestione desde el diálogo con el Gobierno central; que no haya declaración unilateral de independencia ni proceso constituyente al margen de la ley; que se descarten escenarios fuera de la UE; y que se garantice la cohesión social.

'Duran Lleida dice no a la declaración unilateral de independencia. Una declaración de esas características es ilegal y por ahí él no pasa'

“La pregunta no es complicada. Es más: en ella están contenidas todas las incógnitas que debemos tener en cuenta. Llegando hasta tal detalle, el resultado dará una visión muy cercana a la realidad de lo que piensa la militancia. Ya no serán sólo grandes cuestiones, en la que se juega toda una concepción al sí o no. Se trata de averiguar con exactitud las preferencias de la militancia. Los críticos podrán estar en contra, pero no existe otra manera más exacta de conocer en detalle lo que piensa la militancia”.

Para sus defensores, “los postulados de Duran representan un posicionamiento del catalanismo clásico de derechas”. El presidente de UDC es partidario de “un cambio político del estatus de Cataluña pero sin violencia y de manera legal. Queda lejos la etapa del odio. Ahora hay que afrontar el futuro de manera muy diferente”.Su gran línea roja, la que le separa más de su socio convergente es “que dice no a la declaración unilateral de independencia. Una declaración de esas características es ilegal y por ahí Duran no pasa”. La segunda línea roja está directamente relacionada con la anterior: “No romper el Estado. Se pueden modificar las condiciones, variar el contrato que nos une al Estado español. Pero otra cosa es romper ese Estado”. Y la tercera gran línea roja es “evitar tomar una decisión que nos deje fuera de Europa”. Todas estas líneas, con mayor o menor intensidad, están presentes en la formulación de la pregunta del referéndum.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios