El Círculo de Economía la excluye

Oriol Junqueras se considera sistema; Ada Colau, futura alcaldesa, no

Paradoja en el Círculo de Empresarios: el presidente de ERC, Oriol Junqueras, está invitado al evento pero no la futura alcaldesa y mujer del momento, Ada Colau

Foto: El presidente de ERC, Oriol Junqueras. (Efe)
El presidente de ERC, Oriol Junqueras. (Efe)

El Círculo de Economía no es una institución con simpatías independentistas. Un colectivo que cierra siempre su reunión anual con el discurso del presidente del Gobierno no resulta sospechoso. Pero los tiempos están cambiando y se producen paradojas curiosas, como que el presidente de ERC, Oriol Junqueras, esté invitado a predicar en el desierto secesionista de Sitges, mientras que no se ha intentando que venga la futura alcaldesa y mujer del momento, Ada Colau.

¿Hubiera sido impagable una imagen de Ada Colau departiendo con el presidente de la cadena hotelera Hotusa, Amancio López en medio de la polémica sobre la moratoria? Pues sí. Pero en cambio lo que da de si la jornada es Oriol Junqueras intentando convencer a los más reticentes de que a partir de octubre lo que conviene a sus bolsillos es una declaración unilateral de independencia de futuro incierto.

La principal razón es que aunque los miembros del Círculo de Economía, con su presidente a la cabeza, el economista gallego Antón Costas, se encuentran en las antípocas del soberanismo radical, lo cierto es que se tiene asumidos a los republicanos como parte del sistema. ERC cuenta con el 16% de los votos en Cataluña y la clase empresarial catalana se ha acostumbrado a sus propuestas, aunque nunca les votaría.

Xavier Trias y Ada Colau. (Efe)
Xavier Trias y Ada Colau. (Efe)

En cambio, Ada Colau no forma parte del sistema. Ella misma viene precedida por su fama radical, de los escraches y de su activismo en la Plataforma de los Afectados por la Hipoteca (PAH). Personas próximas a Colau dudan de si antes de ganar hubiera aceptado una invitación a un foro de este tipo, donde lo más rompedor es Martin Wolf, considerado un columnista de izquierdas… del Financial Times.

Uno de los nuestros

De hecho tiene todo el sentido que no la llamasen. La mayoría de los miembros de la junta del Círculo de Economía consideraban imposible que Colau y su agrupación Barcelona en Comú derrotase a Xavier Trias, una oveja descarriada que ha dado demasiado apoyo a la deriva independentista de Artur Mas, sí, pero “uno de los nuestros”, de Sarriá, que en el día de ayer visitó el hotel Meliá donde se celebran las jornadas y pudo sentirse como en casa. Mucho más incómodo se le vio a su jefe, Artur Mas, que repitió sin convicción su discurso soberanista de siempre ante un público que se mostró tibio para luego dar un aplauso entusiasta a su némesis, Albert Rivera.

Pero lo improbable ha pasado y Ada Colau no sólo ha ganado las elecciones de la capital de Cataluña. También será nombrada alcaldesa de una ciudad que siempre se ha sentido socialista en su versión más pija e ilustrada del movimiento y cuyo mejor ejemplo lo representa el añorado y olímpico Pasqual Maragall, el hombre que mejor aunaba las diferentes voluntades políticas en aras del bien común.

Luis de Guindos y Artur Mas en la jornada inaugural del Círculo de Economía de Sitges. (Efe)
Luis de Guindos y Artur Mas en la jornada inaugural del Círculo de Economía de Sitges. (Efe)

 

Aviso a navegantes

Así que los pasillos se han llenado de empresarios que hablan de Colau en el foro que no ha invitado a Colau. Los banqueros presentes recuerdan que no hay que minusvalorarla y resaltan como el activismo de la PAH obligó a cambiar los códigos de buenas prácticas de todo el sector financiero.

Sin embargo, en la mayor parte de los corrillos se deslizan críticas y desconfianzas. Y algunos, como el conseller de Empresa y Ocupación, Felip Puig, lo hacen de manera pública, pidiendo a Colau que deje de instrumentalizar políticamente a los trabajadores encerrados en la sede del Mobile World Center y sobre los que ahora un juez ha dictado desalojo. “La campaña electoral ya ha acabado”, le recuerda Puig a la futura alcaldesa. Algo que podría sonar a “señora, compórtese que ahora es usted como nosotros”.

Groucho Marx decía que nunca consentiría entrar en un club que le aceptase como socio. Veremos si el año que viene el Círculo de Economía invita a la primera mujer que llega a alcaldesa en Barcelona y si ella acepta el reto de Pepsi y acude, como Oriol Junqueras, para cumplir la condena de predicar en el desierto, el destino que reservan los notables del todo Barcelona a los que se encuentran en sus antípodas ideológicas.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios