EN EL CÍRCULO DE ECONOMÍA

Mas avala ante Guindos su proceso soberanista y avisa a Rajoy que mueva ficha

Durante unas jornadas económicas el president ha lanzado una advertencia a Rajoy: "El proceso es un problema que existe y o lo enfrentamos o se enquista”

Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas (i), escucha la intervención del presidente del Círculo de Economía, Antón Costas. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (i), escucha la intervención del presidente del Círculo de Economía, Antón Costas. (EFE)

Al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se le abre de nuevo el frente catalán. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, comienza una huida hacia delante que le puede permitir disimular sus bajos resultados electorales en las últimas municipales (en las que ha perdido incluso Barcelona) pero que le puede dar réditos a corto plazo, con motivo de las elecciones autonómicas.

Mas fue el encargado de inaugurar la XXXI reunión del Círculo de Economía, unas jornadas que cada final de mayo organiza esta institución en la localidad de Sitges. Es una reunión importante, donde están los poderes fácticos de Cataluña, lo más granado del panorama político y económico y donde sólo un puñado de elegidos van a que se les escuche, porque tienen algo importante que decir.

Y no defraudó el líder nacionalista. Dejó dos conclusiones finales que no tienen desperdicio. “No sabemos si tenemos una mayoría a favor del Estado propio y aquí me atrevo a proponer dos reflexiones: primero, debemos saber si el soberanismo tiene la suficiente fuerza como para forzar la constitución de un Estado propio; segundo, no sabemos si el Estado español tiene la suficiente fuerza como para proponer una alternativa mayoritaria”.

Para Artur Mas, “se puede estar a favor de este proceso o en contra o ser neutro. Pero lo que no se puede hacer es ignorarlo, no hacer nada, quedarse de brazos cruzados, porque eso no resuelve el problema. El proceso es un problema que existe y o lo enfrentamos o se enquista”. Un aviso en toda regla a Mariano Rajoy, que siempre ha orillado el problema catalán como si no existiese.

Celebracion de la Diada en Cataluña. (Reuters)
Celebracion de la Diada en Cataluña. (Reuters)

Para llegar a ese ultimátum, Mas se explayó dibujando un país de nunca jamás con los datos macroeconómicos que le había facilitado su fiel escudero, el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell: "Cataluña es la comunidad que más aporta a la economía española, la que más pesa en el Estado, la que tiene el PIB que menos cayó durante la crisis, la que lleva 8 trimestres consecutivos de incrementos de la actividad económica (uno más que España)".

“En valores absolutos, es la economía que da más empleo en el Estado español, a pesar de que no es la más poblada –enfatizó el president en alusión a Andalucía-. Pero es verdad que somos la que más puestos de trabajo tiene y la que tiene menor ratio de funcionarios públicos respecto a población. Además, les puedo anunciar que las cifras de empleo de este mes de mayo serán muy buenas”, dijo el líder nacionalista.

Cataluña puede volar en solitario

El segundo mensaje que lanzó es que “la economía catalana se sitúa en este momento de recuperación en la línea de la holandesa, la flamenca o la danesa”. Aquí sacó pecho. Resulta que siete años después de que estallase la crisis –y cuando la gran mayoría de la población no ha visto aún brotes verdes-, hay varios “aspectos clave” que diferencian a los catalanes de los españoles: “Es una economía mucho más exportadora, más presente en el mundo, más inversora en mercados exteriores, muy receptora de turismo y muy receptora de inversiones extranjeras. La suma de estos factores la hace una economía más abierta y más presente en el mundo”.

La conclusión implícita es que Cataluña depende cada vez menos de España y está preparada para emprender vuelo en solitario. “Es un cambio sustancial de nuestra dinámica económica –matizó un eufórico Mas mirando de reojo al ministro de Economía Luis de Guindos, presente en estas jornadas-. Representamos el 19% de la economía española, pero tenemos el 25% de las exportaciones del Estado español y representamos un tercio de las empresas exportadoras regulares. Esto es un dato espectacular”.

<img alt="Sumario" class="apoyo sumario" data-summary="block-summary" height="100" longdesc="Mas: “El debate soberanista no ha afectado a la recuperación económica ni ha impedido que hiciésemos los deberes" "="" data-cke-saved-src="/img/cms/sumario_new.png" src="/img/cms/sumario_new.png" title="Sumario" width="400">

También arremetió contra algunas inversiones del Gobierno español: en los últimos 4 años, se gastaron 13.000 millones de euros en trenes de alta velocidad que transportan a 29 millones de pasajeros. Pero en Cercanías de Barcelona se gastaron sólo 400 millones en un servicio que transporta cada año no a 29 millones, sino a 400 millones de pasajeros.

El tercer mensaje de Mas fue seguir poniéndose medallas, porque “tenemos el segundo sistema de producción científica y de investigación de la UE después de Holanda”, un sistema universitario inmejorable, “mejor que antes de la crisis, porque hemos puesto a 3 universidades entre las 100 primeras del mundo”.

Un mundo ‘ideal’

Mundo de yuppy o no, Mas lanzó su conclusión: “Tenemos más éxito escolar, menos fracaso, más operaciones quirúrgicas, menos listas de espera, más ayudas a la Dependencia, más ayudas a la vivienda, mayor renta básica, todo con la misma población que antes de la crisis pero más vieja, más vulnerables y más pobre, con más necesidades. Y todo eso, lo hemos hecho recortando 5.000 millones de euros, es decir, con un 20% menos de presupuesto. Esto es ejemplo de eficiencia. Si no fuésemos eficientes, hubiese estado amenazada la cohesión social”.

Y ahí volvió a sacar la lista de agravios al Gobierno central: “¿En qué condiciones hemos hecho todo esto? Primero, con menos poder político y, por tanto, con menor poder de decisión; segundo, sufriendo un mayor ahogo del Gobierno español y, por tanto, con una mayor tutela del Estado; y tercero, dando la cara por el descontento social”. Apeló, entonces, a las conclusiones del último informe del BBVA para recordar a Rajoy que se hicieron ajustes en corporaciones locales y autonómicas pero sin tocar la Seguridad Social, que gestiona el Gobierno central; y se hicieron ajustes tocando la sanidad, educación y servicios sociales, que gestionan las autonomías, pero sin tocar las pensiones, que también gestiona el Gobierno central.

Esas son las premisas que Mas baraja para su huida hacia adelante: el Estado español es insolidario. A ello se le añade que, tras analizar los resultados de las últimas elecciones, el líder nacionalista concluye que “el debate soberanista no ha afectado a la recuperación económica ni ha impedido que hiciésemos los deberes. Es más, tenemos las mejores perspectivas y tengo interés en subrayarlo”. Guindos tomó nota. Otra cosa es que haga lo mismo Mariano Rajoy, que el sábado se desplaza a Barcelona para clausurar las jornadas y tendrá opción de contestar a su homólogo catalán.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios