LA CONSTITUCIÓN DE CATALUÑA “DATA DEL SIGLO XIII”

Los independentistas catalanes inventan falsos tópicos para “educar” a los turistas

De los inventores de 'Colón era catalán', llega ahora que la Constitución de Cataluña data del siglo XIII o que caminamos hacia el 'president' de la Generalitat número doscientos

Foto: Los independentistas catalanes inventan falsos tópicos para “educar” a los turistas

Los libros de texto han de ser revisados en su totalidad. Estados Unidos ya no es la democracia más antigua del mundo, vigente ininterrumpidamente desde el 17 de septiembre de 1787. La más antigua del mundo parece ser la de Cataluña, que ya va por su presidente número 129. Y Barack Obama no deja de ser el presidente número 44 de su país en la legislatura número 57 (porque hay presidentes que han sido reelegidos).

Ni punto de comparación con el régimen catalán, que ya lleva 129 mandatarios, Artur Mas incluido dos veces (en cuatro años). No es una broma. Es un dato extraído de un díptico que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) ha editado hace escasos días para ser repartido entre los turistas que visitan Cataluña. No hay que olvidar que el turismo es la primera industria, la que más dinero deja y la que escampa la imagen de la tierra por todo el mundo.

El díptico, a todo color y en inglés, ofrece los datos más llamativos a vuelapluma. Es una clase de historia magistral para convencer a los visitantes foráneos que pisan tierra catalana muchas veces atraídos, también es verdad, por los falsos y ridículos tópicos de sol, toros y paella. Por un lado, el díptico ofrece un servicio objetivo: es el plano con las líneas de metro, tranvía y ferroviarias de Barcelona. Por el otro, estampas jalonadas de banderas esteladas (independentistas) y otros tópicos locales.

Por ejemplo, que la primera Constitución catalana data del siglo XIII. De ahí que pueda haber tantos presidentes. Desgraciadamente, cualquier vistazo al pasado demuestra que jamás hubo unidad administrativa, territorial y mucho menos política de lo que hoy se conoce como Cataluña desde ese siglo. Pero la historia suele escribirse así, manipulándola, aunque para ser una nación no sea preciso tener una historia milenaria.

“El 9 de noviembre, 2,34 millones de ciudadanos tomaron parte en una votación no vinculante. El 81% votó que quería convertirse en un Estado independiente. El actual Gobierno ha convocado elecciones anticipadas el 27 de septiembre para decidir nuestro futuro. ¡Así que, quién sabe, quizás cuando vuelva el próximo año seamos un nuevo y flamante país europeo!”, dice en otro de los párrafos.

Y establece comparaciones: tiene 7,6 millones de habitantes, “como Suiza”, una superficie de 32,114 kilómetros cuadrados, “más grande que Bélgica”, y más de 10 millones de personas hablan catalán, “más que el sueco, por ejemplo”.

Esta ofensiva diplomática de los independentistas se produce a punto de comenzar la campaña de las elecciones municipales. Luego vendrán las autonómicas de septiembre, las que dan a entender en el texto que son para votar la independencia. Pero también en el momento en el que el Institut Nova Història (INH) ha apretado el acelerador en la programación de conferencias en las que se reclama la catalanidad de Miguel de Cervantes, Cristóbal Colón, Leonardo da Vinci, Erasmo de Rotterdam y Juan Sebastián Elcano.

Ayer por la tarde, por ejemplo, los eruditos de INH dieron una conferencia para demostrar que el siglo de Oro español es una falacia. “Un análisis lingüístico de los textos de las obras de este Siglo de Oro nos confirma la sospecha: la traducción sistemática del catalán se hace patente a través de numerosos textos”.

El ejemplo más paradigmático, aseguran, es el de El Quijote. “La creación de una literatura castellana ficticia fue clave para construir los nuevos Estados-Nación en los siglos XVI y XVII, pero esta maquinaria traductora no está exenta de erratas. Hoy, con la gran digitalización de obras de estos últimos años hemos comenzado a darnos cuenta de la magnitud de la tragedia”. Para el 25 de marzo está prevista otra conferencia que pretende demostrar que la conquista de América fue obra de catalanes. Lo saben por los nombres de los animales americanos. En el próximo mes, están programadas una docena de conferencias sobre diversos temas y personajes históricos cuya catalanidad se reivindica por estos círculos independentistas.

Mientras, la ANC tiene también preparado otro díptico bajo el lema Estamos preparados para construir el país de todos. En él, se da respuesta a siete preguntas clave: “¿Para qué una Cataluña independiente? Por dignidad, por regeneración democrática y por justicia social”.

Y toca un tema sensible: “¿Seguiremos en la Unión Europea?” La respuesta es simple: “Si la Cataluña independiente quiere formar parte de la UE, formará parte”. Digan lo que digan los órganos comunitarios o los mandatarios de la Unión. Porque, avisan, “Cataluña es el camino y la puerta natural de España hacia Europa”.

“¿Seguiré cobrando la pensión y el paro?” es la tercera cuestión. “Sí”. Pero hay más: “Las pensiones serán más seguras en una Cataluña independiente. Y otra pregunta polémica: “¿Podré seguir siendo español?”. “Claro que sí”, asegura el díptico que “La independencia no comportará la pérdida de la nacionalidad española (…) En la Cataluña independiente todos se podrán sentir de donde quieran, como ahora, y podrán ser de donde quiera, cosa que ahora no ocurre”. 

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
63 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios