RECLAMA UNA “NEGOCIACIÓN POLÍTICA”

Cataluña espera que Madrid le aporte 2.500 millones para cuadrar las cuentas de 2015

El conseller de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, ha presentado este miércoles los Presupuestos de la Generalitat para 2015

Foto: El consejero de economía catalán, Andreu Mas-Colell (Reuters)
El consejero de economía catalán, Andreu Mas-Colell (Reuters)

¿El Gobierno español quiere diálogo con Cataluña? ¿Madrid está dispuesta a hablar con Barcelona? “Ahora veremos”. Este es el mensaje que lanzó hoy el consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, quien entregó en el Parlamento autonómico el proyecto de ley de Presupuestos del Gobierno autonómico para 2015.

Las cuentas de Mas-Colell arrojan un déficit previsto de 2.500 millones de euros, resultado de restar los 22.481 millones de gastos de los 19.981 millones de euros de ingresos. “Tenemos, pues, una necesidad de financiación de 2.500 millones. De ahí que estos sean unos presupuestos intensamente políticos. El reto que tenemos es si no podemos rebajar el gasto, nos quedamos cortos en 2.500 millones. Pero una reducción de gasto afectaría ya a los servicios”. Recordó, en este sentido, que el gasto social por habitante “ha retrocedido a los niveles de hace diez años”, a pesar de que áreas como “Interior, sanidad, educación, bienestar social y justicia se llevan las tres cuartas partes del presupuesto de la Generalitat”. De 2010 a 2013, además, el gasto público se redujo en más del 20%. El déficit asignado pasa de 3.064 millones de euros en 2013 a 1.440 millones en 2015.

Estas cuentas prevén la recuperación de la paga extraordinaria para los trabajadores públicos, eliminada en 2011 (incluidos los altos cargos y exceptuando los consellers, que renunciaron a esa paga) y el pago de deudas pendientes del Estado a Cataluña, algunas de ellas reconocidas por ley. En otras palabras, se trataría de una historia de ingresos más basados en el cuento de la lechera que en actuaciones gubernamentales reales, ya que deja al albur del Gobierno español la posibilidad de contribuir con esas partidas o no. Y, de hecho, en los últimos años, siempre ha hecho oídos sordos a esas reivindicaciones..

El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)

“Nuestro gasto está enormemente condicionada por los ingresos. Con una Hacienda propia, nos podríamos plantear una estructura de ingresos y gastos de manera diferente. Eso, en un presupuesto consolidado, no lo tendríamos”, se quejó Mas-Colell. El conseller de Economía anunció también que la Agencia Tributaria  de Cataluña (ATC) debe reforzarse “pase lo que pase. Estamos redefiniendo todo el personal en dos cuerpos y eso se irá reforzando. En el presupuesto se prevé. Es una estructura de Estado y, en potencia, no debe deteriorarse”.

Presupuesto de la Hacienda propia

El consejero reconoció que la ATC “aumenta un 25,7% su presupuesto”. Señaló que “ha habido una reducción de la actividad de la Generalitat, pero también una reasignación de personal por actividad en el marco de regulación de la función pública. De ahí que sí tengamos más inspectores de Hacienda y más miembros del cuerpo técnico por esa reasignación de personal dentro de la Administración. O sea, tendremos una Agencia Tributaria más dimensionada y no excluimos, aunque eso no está contemplado de momento, la posibilidad de convocatorias abiertas para personal de la ATC. También se mantiene la política de colaboración con las diputaciones y los ayuntamientos”.

Negó, sin embargo, que destine dinero a las “estructuras de Estado” que reivindican los partidarios de la independencia. “A menos que se consideren que sean estructuras de Estado partidas como la que se destina para acabar la línea 9 de Metro que va al aeropuerto. El presupuesto es transparente y pueden verse las partidas, que van destinadas, por ejemplo, a reforzar nuestras infraestructuras, que es lo que hay que hacer”, matizó.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. (EFE)

¿Cómo soluciona el déficit de 2.500 millones de euros Cataluña? Como son presupuestos políticos, suma como ingresos “agravios históricos y cuentas pendientes”. Aquí cuenta con el pago de la deuda prevista en la disposición adicional tercera del Estatuto, una deuda que es de 2008 y que se debería haber pagado en 2011. Se trata de una partida de 759 millones de euros. También cuenta con un adelanto del Fondo de Competitividad del 2015, cifrado en otros 789 millones de euros. “No somos los únicos que ponemos esta partida en los presupuestos del año que viene, porque Valencia, por ejemplo, también la incluyó”, explicó el conseller. Se trata de la liquidación del Fondo de Competitividad correspondiente al ejercicio del año que viene que se debería liquidar en 2017. “Lo que pedimos es que nos lo adelante, o sea, que lo paguen en el ejercicio meritado y no dos años más tarde”. Por último, espera también una compensación por los depósitos en entidades de crédito del año 2013, por lo que obtendría otros 635 millones de euros como mínimo.

Y no se cortó al subrayar que sólo espera conseguir esos 2.500 millones de déficit “mediante una negociación política con el Estado”. “Son reivindicaciones políticas y deberán negociarse –insistió Mas-Colell-, pero aquí nos jugamos mucho. Nosotros continuaremos trabajando con intensidad tanto en llegar a un acuerdo en estos temas como en conseguir una flexibilización del déficit”.

Porque esa es otra: el consejero catalán se queja de que el esfuerzo de las diferentes administraciones es muy diferente: el gasto social de la Administración central es del 15%, mientras que el de las comunidades autonómicas es del 52% y el de los ayuntamientos, del 32%. “Pero el ajuste lo hicieron las comunidades y los ayuntamientos. Además, Cataluña realizó el 15% del ajuste total de toda España cuando su gasto es de sólo el 5,5%”.

Presión política

Mas-Colell se quejó de que Bruselas permite un déficit del Estado del 4,2%, pero este traslada a las autonomías que su déficit sólo puede ser del 0,7%. “Tenemos la sexta parte del déficit cuando soportamos un tercio del gasto. Esto es una barbaridad del Partido Popular. En el periodo anterior, al menos, la parte del déficit se aproximaba a la proporción del gasto. Si el Estado llevase una trayectoria equilibrada, justa y sensata, no tendríamos el problema que tenemos. A nosotros nos correspondería un 1,62% de déficit o, al menos, el 1,5% y con ello cubriríamos la mayor parte de esos 2.500 millones. Además, es posible que Francia y Alemania suban algo sus previsiones de déficit, por lo que España podría hacer igualmente. Lo que  haremos, de momento, es continuar con nuestra presión política porque la estrategia de previsión asimétrica de déficit a las autonomías ha resultado fallida”.

Artur Mas y Andreu Mas-Colell. (EFE)
Artur Mas y Andreu Mas-Colell. (EFE)

Andreu Mas-Colell criticó también que el Estado español obtuvo ingresos extraordinarios durante este ejercio pero no los ha compartido, sino que destinó multitud de partidas presupuestarias a sus prioridades. Incluso se permitió el lujo de rechazar un aumento de previsión de déficit que le había ofrecido Bruselas.”Debe ser para cargarse de razones ante Europa y así rebajar impuestos”. Con la vista puesta en las elecciones legislativas del año 2015, por supuesto.

“Vivimos una paradoja: la economía se recupera y los ingresos por impuestos crecen. El Gobierno central realiza ampliaciones de créditos prácticamente cada semana y, sin embargo, nosotros no vemos reflejada esta mejora en nuestros ingresos. Es más: en 2015, que es un año de expansión, tendremos menos ingresos del Estado español que en el año 2013, que era un año de recesión. Esto no tiene sentido”, explicó el consejero.

Mas-Colell detalló las salidas que tiene ante el déficit: se podría relajar el objetivo de déficit, a lo que se niega el Gobierno central. Se podría aumentar la presión fiscal, pero esa es una vía completamente descartada. Se puede también tratar de obtener ingresos extraordinarios, como los últimos años. Esos ingresos podrían provenir de la venta de inmuebles. Pero, aunque se seguirá intentado obtener ingresos por esta vía, tampoco sería la solución: para el 2014, se habían previsto ingresos por este concepto de 2.200 millones de euros y sólo se lograron unos 300 millones. Le queda, por tanto, contar con los ingresos de los “agravios históricos”.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios