TODAS DEPENDEN DEL GOBIERNO

Las recetas de Mas-Colell para dar oxígeno a las autonomías

El consejero de Economía, Mas-Colell, ha ido desgranando en diversos discursos las fórmulas que podrían servir de alivio al ahogo financiero de las CCAA

Foto: El consejero catalán de Economía, Andreu Mas-Colell (Reuters)
El consejero catalán de Economía, Andreu Mas-Colell (Reuters)

La Generalitat ya no lidera el discurso autonómico en el asunto de la financiación en el conjunto de España. Además, el Ministerio de Hacienda ha aplazado de manera indefinida la aplicación de un nuevo sistema. Pero en Cataluña el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, ha ido desgranando en diversos discursos las fórmulas que podrían servir de alivio al ahogo financiero de las CCAA. El discurso no ha pasado a otras autonomías, pero incluye soluciones interesantes.

Una de ellas es compartir los rendimientos de los aumentos del IVA desde el año 2009. Aunque sólo fueran los de la última subida, la de 2012, eso supondría compartir más de 2.700 millones de euros anuales entre el Gobierno y las CCAA. El Gobierno subió el IVA, pero se reservó la totalidad para Hacienda sin repartirlo con las autonomías, que tienen derecho al 50% del impuesto por el diseño de la cesta fiscal que se hizo en la última reforma del sistema en 2010.

Otra de estas medidas pasaría por aumentar los anticipos del sistema de financiación. Ahora son el 98% de la estimación del año siguiente. Mas-Colell propone aumentarlos al 102% o al 105%, en línea con las previsiones del crecimiento de la Economía que se recogen en los Presupuestos de 2014. Esto facilitaría más liquidez y menos tensiones de caja para las comunidades.

Reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera. (EFE)
Reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera. (EFE)

El titular de la cartera de Economía de la Generalitat también aboga por que en el sistema de anticipos para el fondo de competitividad se podría reimplantar la reclamación de la deuda histórica (por ejemplo, la Disposición Adicional tercera del Estatut), la reclamación de compensación por el impuesto de depósitos bancarios o el establecimiento de una compensación por impuestos pagados al Estado. Ciertamente, no tendría sentido que la Generalitat estuviera exenta de impuestos, ya que induciría a decisiones equivocadas, pero nada impide que haya una compensación global.

Un ejemplo podría ser que las transferencias fueran en términos netos, como se señaló desde la UE cuando el eurodiputado por CiU Ramon Tremosa planteó este tema en el Parlamento Europeo en un caso del IVA.

Mas-Colell también defiende reclamar una compensación por exenciones impositivas a transacciones derivadas de las operaciones de la Sareb, que en el caso de Cataluña suponen perder ingresos por valor de 850 millones. Cataluña es una de las CCAA más perjudicadas por las exenciones al ‘banco malo’, pero no es la única. También tienen muchos inmuebles otras comunidades como Valencia, Andalucía o la propia Madrid. El Gobierno dejó exenta a la Sareb de pagar por el Impuestos de Transmisión Patrimonial y Actos Jurídicos Documentados, que gestionan e ingresan las autonomías.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

Menos fondos en 2015

Sin estas medidas y sin un nuevo sistema de financiación, Mas-Colell advierte de que habrá menos dinero en 2015 para las CCAA. En el caso del conjunto de las autonomías, el conseller calcula, en relación con el 2013: por ajuste de déficit un 0,8% del PIB menos (lo que va de 1,5% a 0,7%, 8.600 millones) y por transferencias 1.790 millones menos. Las autonomías pierden en total, 10.390 millones en 2015 en comparación con 2013.

“En el caso de Cataluña, y en términos presupuestarios, 1.800 millones por el déficit y por transferencias otros 400. Perdemos, pues, 2.200 millones”, alertó Andreu Mas-Colell en un reciente discurso en Girona en el que calculó lo que se restaría a las CCAA en el próximo año.

Denuncia de asfixia por ideología

Mas-Colell denuncia que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, está ahogando a las CCAA. Un programa de asfixia motivado más por ideología que por las necesidades del sistema autonómico, según el conseller catalán. Aunque la economía mejore, las CCAA recibirán menos fondos.

El problema de Mas-Colell es que todas estas medidas las demanda cuando Cataluña está inmersa en un proceso soberanista que dificulta cualquier interlocución con el Gobierno. Es muy difícil pedir cambios al Ejecutivo de Mariano Rajoy con una mano y con la otra reclamar un referéndum independentista. Y, mientras, la situación financiera de la Generalitat y de otras autonomías se sigue deteriorando.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios