NO HAY FECHAS PARA REUNIRSE

El ministro Cristóbal Montoro aplaza 'sine die' la nueva financiación autonómica

El departamento de Hacienda y las comunidades autónomas todavía no se han reunido para abrir el melón que los tiene a todos enfrentados

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (Efe)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (Efe)

España debía tener un nuevo sistema de financiación autonómica en 2015, año electoral. Pero este calendario previsto inicialmente parece ya inasumible, dado que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha optado por aplazar de manera indefinida las negociaciones de la nueva financiación, según han confirmado a El Confidencial fuentes económicas conocedoras de los entresijos de la negociación.

Las razones que ha puesto Montoro sobre la mesa son que están aquí las elecciones europeas del 25 de mayo. En abril se había previsto que se celebrase un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), pero se descartó. En lugar de convocarlo para mayo, desde el deparamento de Hacienda han preferido prorrogar las fechas y concretar la reunión más adelante, en junio, cuando los resultados de las primeras elecciones de esta legislatura ya arrojen los primeros datos de cuánto poder ha perdido el PP.

De momento, las autonomías ya han remitido al Ministerio de Hacienda sus propuestas para confeccionar el nuevo sistema. El problema con el que se encuentran es que el Gobierno no tiene un plazo definido para refundir todas las propuestas en un solo documento y devolverlo a las regiones, para que lo juzguen. Esta segunda fase, en principio, debería tener lugar una semana después, pero como no hay fecha concreta para el envío, todos intuyen que el proceso se va a dilatar en el tiempo. Esta cuestión no debería pasar de forma necesaria por el CPFF sino por el Grupo de Trabajo para la reforma del sistema. La cuestión es tan compleja que ya se descarta que haya tiempo para pactar un nuevo sistema en otoño, por lo que el calendario para que el futuro sistema entre en vigor en 2015 se da por descartado por todas las partes implicadas.

Ignacio González (dcha.). (Efe)
Ignacio González (dcha.). (Efe)
La Comunidad de Madrid tenía que ser la responsable de impulsar el nuevo sistema, después del paso atrás dado por Cataluña, enzarzada en las cuestiones soberanistas, pero la mala relación del equipo de Ignacio González con el Ministerio de Hacienda también ha dificultado que arranquen las negociaciones para cambiar la financiación de las CCAA.

Otros factores externos han aconsejado a Montoro y Moncloa aplazar esta cuestión. Por un lado, que el propio PP está profundamente dividido y que el supuesto liderazgo de Madrid no ha sido capaz de aunar posturas. Por otro, el encaje de Cataluña. Montoro no quiere cambiar el sistema y tener que modificarlo meses después para dar satisfacción a las aspiraciones catalanas. Entiende que es más lógico hacerlo al revés: primero buscar una solución para Cataluña y luego modificar el conjunto del sistema para cerrar el modelo.

Tensiones populares

Pero si Cataluña tiene con la convocatoria de la consulta una difícil imbricación en el nuevo sistema parece incluso más difícil poner de acuerdo a los diferentes barones populares. Por un lado está el eje de María Dolores de Cospedal (Castilla-La Mancha) y José Antonio Monago (Extremadura), nada partidario de una reforma del sistema que creen que perjudicaría a sus respectivas comunidades. Después está el eje del Mediterráneo, encabezado por la Comunidad Valenciana pero del que también formarían parte Baleares y Murcia, deseosas de que el nuevo sistema entre en vigor y que incluso tenga efectos retroactivos este 2014. 

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, con Jesús Posada. (Efe)
La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, con Jesús Posada. (Efe)
En este momento ambas posturas parecen irreconciliables. Y el Gobierno ha perdido buena parte de su autoridad para poner orden ya que no sólo no ha asumido su parte de los recortes sino que ha cargado el grueso de los mismos sobre las CCAA.

Aplazar la reforma del sistema permite al Gobierno de Mariano Rajoy eludir el cambio fundamental: aportar más fondos de la administración central, que cuenta con el grueso de los ingresos, hacia las CCAA, que están dando la mayor parte de los servicios a los ciudadanos, como es el caso de Sanidad y Educación. Pero Montoro siempre se ha mostrado reticente a dotar de mayores partidas a las autonomías.

Además se gana tiempo con Cataluña, quizá la cuestión más espinosa del desencajado mapa autonómico, por lo que hay poca prisa para aplicar el nuevo sistema de financiación. Rajoy es partidario de dilatar el debate y Artur Mas de prolongar al máximo la legislatura en Cataluña. Por lo que parece más practico seguir manteniendo a las CCAA con la respiración asistida del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) que incluso podría rebajar el coste de sus préstamos para reflejar la rebaja de la prima de riesgo de la que se está beneficiando España, según apuntan algunas fuentes financieras.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios