Mas desvía más de 600 millones de deuda catalana al Ayuntamiento de Barcelona
  1. España
  2. Cataluña
Trias ejerce de banquero

Mas desvía más de 600 millones de deuda catalana al Ayuntamiento de Barcelona

Tu administración está endeudada, ¿Qué haces? Pues lo que ha hecho Artur Mas: mirar al otro lado de la plaza Sant Jaume y utilizar como banco al Ayuntamiento

Foto: Mas desvía más de 600 millones de deuda catalana al Ayuntamiento de Barcelona
Mas desvía más de 600 millones de deuda catalana al Ayuntamiento de Barcelona

Eres el presidente de la Generalitat. Tu Administración está endeudada, depende del Fondo de Liquidez Autonómica, que además escruta tus cuentas y limita tu autonomía financiera. Has recortado costes un 25% y sigues ahogado para llegar fin de mes. Los mercados de deuda subsoberana están cerrados para ti. Los bancos no te fían. ¿Qué haces? Pues lo que ha hecho el presidente catalán, Artur Mas:mirar al otro lado de la plaza Sant Jaume donde ejerce de alcalde el convergente Xavier Triasy utilizar como banco al Ayuntamiento de Barcelona. Fuentes financieras conocedoras del sector público calculan que la Generalitat ha desviado más de 600 millones de deuda a través del consistorio por diferentes mecanismos.

A partir de aquí guerra de cifras. La Generalitat sólo acepta una parte de esta deuda como derechos reconocidos. La situación es tal que en mayo de 2013 la oposición municipal obligó a Trias crear una Comisión de Estudio de la Deuda para hacer un seguimiento de esta situación.

La situación no es nueva. Hace un año la asistencia financiera del Ayuntamiento de Barcelona a su vecino de Plaza de Sant Jaume ya superaba los 400 millones. Pero a medida que pasa el tiempo se conocen más mecanismos a través de los cuales se va desviando deuda.

Deuda reconocida

La Comisión de Estudio de la Deuda ha cuantificado la deuda aplazada en 199 millones de euros. Por su parte, fuentes, de la Conselleria de Economía limitan esa cantidad a 183 millones, tal y como reconoce el documento adjunto. La diferencia no es sustancial, 16 millones. Y de hecho, los problemas estriban en la deuda no reconocida.

También hay que tener en cuenta otras expensas como aportaciones a consorcios conjuntos tales como Liceu, Circuit de Catalunya, Museu Nacional d'Art de Catalunya, transferencias presupuestarias diversas, así como ayudas al pago de profesores de guardería, etc. En total, otros 182 millones.

El agujero de TMB

Así, el Ayuntamiento de Barcelona va cubriendo inversiones que corresponderían a la Generalitat. La más reciente, una escuela Mediterrània en la Barceloneta para alojar a alumnos que llevaban seis años en barracones. El coste: 4,6 millones que no aportó la Generalitat, pese a tener las competencias en Educación, sino el consistorio barcelonés.

Como la Generalitat no tiene fondos, esta partida se cubre endeudando a TMB, que es una empresa municipal. La deuda de TMB ya suma 500 millones. Desde la Generalitat advierten que no hay que olvidar que hace tres años que el Gobierno central tampoco paga los 100 millones anuales que debería aportar a dicho ente metropolitano.

Ayuntamientos menos complacientes

No todos los municipios son tan complacientes con la Generalitat. Así, el Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat, la segunda ciudad de Cataluña con 300.000 habitantes, ha denunciado a la Generalitat por impago de 17,6 millones. Pero claro, aquí la alcaldesa es la socialista Núria Maríny cuando cambia el color político se agota la paciencia. Se da la circunstancia de que buena parte de esa cantidad corresponde a impagos de los profesores de guardería, igual que en Barcelona. Sólo que Trias es mucho más paciente, aunque está asumiendo un coste muchísimo mayor.

Xavier Trias Andreu Mas-Colell Artur Mas Liquidez
El redactor recomienda