el inversor castiga el riesgo de independencia

El referéndum separatista de Escocia le da un zarpazo al bono catalán en los mercados

Esta semana, la política escocesa ha contaminado la española y los bonos de deuda pública de la Generalitat de Cataluña que aún cotizan en los mercados

Foto: El referéndum separatista de Escocia le da un zarpazo al bono catalán en los mercados

Cataluña y Escocia tienen muy poco que ver. Pero esta semana la política escocesa ha contaminado la española y también los bonos de deuda pública de la Generalitat que todavía cotizan en los mercados. Así, antes del referéndum escocés, el precio de la deuda catalana se hundió y, cuando se conoció que había salido 'no' y que Escocia seguiría en el Reino Unido, el precio se recuperó.

En resumen, cuando parecía que había posibilidades de que en Escocia ganase el 'sí', los inversores vendieron los bonos de Cataluña, lo que desplomó el precio de estos títulos. Pero tras la victoria del primer ministro, David Cameron, y sus aliados en Escocia preservando la integridad del Reino Unido, las compras volvieron sobre el bono catalán.

El 8 de septiembre el diferencial entre el bono catalán y el bono español era 1. A partir de aquí inició una escalada que llegó a 1,32 puntos el 17 de septiembre, a caballo de encuestas que incluso aventuraban una hipotética victoria de los secesionistas escoceses. Diez días de vértigo en los que los inversores salieron corriendo del bono catalán.

Dos días después, cuando se conoció la victoria del 'no', que despejaba dudas sobre Reino Unido y sobre la UE, volvieron las compras y el diferencial con el bono español se redujo a 1,3 puntos, lo que supone un recorte del 1,5%.

Algunos catalanes manifiestan su apoyo al 'sí' escocés. (AP)
Algunos catalanes manifiestan su apoyo al 'sí' escocés. (AP)

Dos emisiones

Estos bonos de la Generalitat cotizan en el mercado secundario. Se trata de dos emisiones que reflejan un comportamiento paralelo. Una es de 1.300 millones colocados a una rentabilidad del 4,75% y que vence en 2018.

La otra suma otros 1.000 millones de euros, con un cupón al 4,95% y vencimiento dos años más tarde, en 2020. El comportamiento de ambos cupones es paralelo y dibuja una V en función de los resultados de Escocia.

Caída y recuperación

La caída afectó a las dos emisiones. La de 1.300 millones cotizaba al 111% de su valor nominal a principios de septiembre. A medida que el referéndum escocés se acercaba, el bono se desplomaba rozando casi el 109%. Tras el 'no' en Escocia el precio empezó a recuperarse y ya se situaba en 109,7%.

El movimiento de la emisión de 1.000 millones fue paralelo, afectado por el mismo riesgo de la incertidumbre de la independencia. A principios de este mes, cotizaban bordeando un precio de 114,5% sobre el nominal. A las puertas de la consulta, el precio llegó a 111,5%, un descenso del 2,6%, importante para ser bonos de deuda pública. Tras el 'no', el precio volvió a recuperarse. Ayer ya estaba en el 112%.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios