CiU 'incendia' el Parlamento catalán defendiendo los recortes en Sanidad
  1. España
  2. Cataluña
''LA CAMPEONA DE CIERRES DE CAMAS ES ANDALUCÍA''

CiU 'incendia' el Parlamento catalán defendiendo los recortes en Sanidad

La diputada de Convergència i Unió (CiU) Meritxell Borràs incendió este jueves el Parlamento catalán en su intervención para defender al consejero de Salud

Foto: Los 'consellers' de Economía, Andreu Mas-Colell (i.), y de Sanidad, Boi Ruiz (d.) (EFE)
Los 'consellers' de Economía, Andreu Mas-Colell (i.), y de Sanidad, Boi Ruiz (d.) (EFE)

La diputada de Convergència i Unió (CiU) Meritxell Borràs incendióeste juevesel Parlamento catalán en su intervención para defender al consejero de Salud, Boi Ruiz. Enervó a los grupos de la oposición, a los que acusó directamente de mentir y a los trabajadores de hospitales públicos, que abandonaron el hemiciclo en medio de gritos de protesta y de acusaciones contra el Gobierno catalán.

Consciente de que tenía el micrófono abierto, Borràs, lejos de apaciguar el ambiente, dejó caer: “Ya lo decía mi abuela: diciendo las verdades, se pierden las amistades”. Y la presidenta del Parlament, la democristiana Núria de Gispert, también con el micro abierto, lamentó: “Es vergonzoso invitar a esta gente”. Al final, por un ajustado número de votos, Boi Ruiz no fue reprobado: de nuevo Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) sacó las castañas del fuego a CiU. Sumaron sus votos y lograron un resultado de 68 escaños frente a los 62 del resto de grupos (había cinco diputados ausentes).

Los republicanos hicieron malabarismos lingüísticos e ideológicos para justificar su defensa a ultranza de la política sanitaria catalana. Sus representantes apelaron incluso a Madrid y a la deuda de España con Cataluña para justificar los recortes del Gobierno. La diputada popular Eva García se las tuvo posteriormente con Núria de Gispert y con la bancada convergente, que recibió su discurso con comentarios y gritos. “La visión de ERC es de aurora boreal –argumentó la diputada del PP–, porque reclama al Estado la deuda pendiente de Cataluña. Y CiU tiene muy poca vergüenza al admitir este argumento. ¿Y la deuda que tiene el Gobierno catalán con los ayuntamientos?Lo que pasa es que a ustedes se les ha acabado el cuento chino. Se les ha terminadoel discurso con la publicación de las balanzas fiscales. Ustedes tienen unos presupuestos y han de decidir lo que va a salud. Y han decidido que lo que destinan es cada vez menos. Pero eso no lo decide Madrid, ni Galicia, ni Andalucía. Cataluña es la comunidad que menos dinero por habitante destina a salud. Y es la única que ha eliminado una paga extra al personal. Ustedes maltratan a los profesionales del sector”.

Borràs había alabado minutos antes la sanidad catalana, advirtiendo que “se quiere dar a entender una visión perversa, que no existe, de la sanidad catalana. Nuestra sanidad es reconocida en todo el mundo y cada año hace frente a millones de urgencias y de atenciones primarias y a miles de intervenciones quirúrgicas”.

La trampa del dinero

La diputada convergente aseguró que “en el 2014 tendremos el mismo dinero que en el 2013. ¿Dicen ustedes que tendremos menos camas? No es cierto. En el 2009 había menos camas para dar servicio que este año”. Borràs hacía frente, así, a las duras críticas tanto desde la oposición como desde las asociaciones profesionales y de vecinos, las entidades de pacientes o los sindicatos: la Generalitat quiere cerrar este verano unas 3.000 camas. Y uno de los hospitales peor parados es el emblemático Hospital de Bellvitge, en el que esta semana se han atrincherado pacientes y trabajadores para evitar el cierre de camas y de plantas.

Y, técnicamente, Borràs podría tener razón, pero escondía una trampa que la Administración catalana quiere hacer pasar por buena: el presupuesto en sanidad es exactamente el mismo que el del año pasado, pero en el 2013 los hospitales públicos generaron un déficit de 60 millones de euros, que pretenden enjugar este año desde los mismos presupuestos. Por tanto, a la partida presupuestaria hay que restarle esa cantidad. O sea, en realidad, el dinero en efectivo destinado este año para el sector es de 60 millones menos que el año pasado.

Para justificar su defensa, la representante de CiU afirmó también en el pleno que “en verano siempre hay una bajada del nivel de prestaciones y por eso se cierran camas y plantas. Pero el campeón de los cierres no es Cataluña, sino el Gobierno de Andalucía, que es el que cierra más camas de la sanidad pública. Pero si lo miramos por índice de población, los campeones serían Euskadi, Castilla-La Mancha y Castilla-León”.

Luego, dirigió su punto de mira hacia la etapa anterior, cuando la consejera era la socialista Marina Geli. “Tienen ustedes el valor de acusarnos de querer privatizar la sanidad cuando eran ustedes los que derivaban enfermos de la sanidad pública a la privada”. Ahí fue el momento en que los trabajadores públicos que estaban en la tribuna de invitados gritaron consignas contra el Gobierno catalán y abandonaron el hemiciclo. Pero tras un breve paréntesis, Borràs siguió acusando a Geli de engañar a todos porque había prometido un dinero que nunca se destinó a sanidad.

A continuación, apuntó sus dardos contra la diputada Carmen Pérez, de Ciutadans, doctora en el hospital de Sant Pau. La acusó de mentir y de perjudicar a sus compañeros. Incluso citó textualmente que durante la investigación judicial que hubo de Sant Pau (donde algunos directivos fueron imputados por diferentes delitos) realizó una “comunicación falsa”. En realidad, la participación de Pérez en las investigaciones permitió poner nombre y apellidos a los responsables de un agujero millonario en ese hospital.

Los partidos de la oposición respondieron escuetamente. Maurici Lucena, portavoz socialista, le echó en cara su “mal estilo” y Carmen Pérez le recriminó: “Usted injuria y difama. Lo que dijo da una idea de su mezquindad”. Pero Borràs no se arredró: “El 88% de los ciudadanos opinan que tenemos una buena sanidad y yo a ustedes no les he faltado”.

Cataluña Sanidad
El redactor recomienda