Rajoy rechaza el debate jurídico sobre el plan de Mas de pactar una consulta ilegal
  1. España
  2. Cataluña
DESCARTA CUALQUIER FÓRMULA DE REFERÉNDUM

Rajoy rechaza el debate jurídico sobre el plan de Mas de pactar una consulta ilegal

Mariano Rajoy dice “no”, pero lo hace sin utilizar el adverbio correspondiente ni citar la Constitución por su nombre. El presidente elude el debate jurídico

placeholder Foto: Manifestación de la Diada nacional de Cataluña
Manifestación de la Diada nacional de Cataluña

Mariano Rajoy dice “no” a la pretensión de Artur Mas de convocar una consulta para la secesión de Cataluña pactada con el Gobierno, pero lo hace sin utilizar el adjetivo correspondiente ni citar la Constitución por su nombre. En dos folios escasos, el jefe del Ejecutivo elude el debate jurídico que planteaba el presidente de la Generalitat con sus cinco fórmulas para saltarse la ley y se muestra más dialogante que nadie, pero dentro del marco legal y dejando claro que él tiene que velar por los intereses de todos los ciudadanos españoles, catalanes incluidos.

En La Moncloa, los servicios jurídicos elaboran un informe de respuesta 'técnica' al remitido por Artur Mas que, de momento, no han enviado al dirigente nacionalista. Poco más de mes y medio después de que el presidente del ejecutivo autonómico catalán se dirigiera por carta a Rajoy para proponer una negociación sobre su promesa de consulta para la independencia y tres días después de la Diada, el presidente del Gobierno ha respondido en términos educados e institucionales, pero sin entrar directamente en la discusión del fondo del asunto: el referéndum.

Como el día anterior ya adelantó la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para el Ejecutivo resulta obvio que la consulta de Mas no entra en la Constitución. Rajoy pide a Mas respeto al “marco jurídico” que a todos protege y vincula, además de ser la fuente democrática de la legitimidad de los gobiernos y garantía para la convivencia y concordia de los ciudadanos. El presidente no cita la Constitución por su nombre ni los artículos que impiden una consulta para acabar con la unidad de la Nación española, “patria común e indivisible de todos los españoles”.

El informe jurídico, un trámite formal

En La Moncloa, los servicios jurídicos elaboran un informe de respuesta 'técnica' al remitido por Artur Mas que, de momento, no han enviado al dirigente nacionalista

En fuentes del PP recuerdan que, dejando al margen el asunto de las competencias, la cuestión fundamental previa es cómo el Gobierno podría dar el visto bueno o hacer la vista gorda ante una consulta que cuestiona la unidad de la nación y que se pretende plantear sólo en una parte de la misma (Cataluña) cuando la soberanía reside en el pueblo español. Cualquiera de las cinco fórmulas planteadas por Mas para pactar la consulta con el Ejecutivo suponen saltarse los principios constitucionales de la unidad de la nación y de la soberanía que reside en el conjunto del pueblo. Para semejante cambio de principios, la ley de leyes establece otro cauce: su reforma con referéndum incluido para consultar a todos los españoles.

Rajoy no puede ni quiere establecer debate alguno sobre ese punto fundamental de la Constitución, asunto que deja para el informe jurídico que elaboran en La Moncloa como trámite formal. Ha preferido limitarse a hacer un llamamiento a la lealtad institucional, a la responsabilidad y al diálogo dentro de ley. Es una respuesta muy de su estilo, no hay un solo “no”, se presenta dispuesto a hablar de todo, pero tampoco ofrece línea concreta alguna que aliente la esperanza de cesión ante el desafío independentista.

Además, el presidente del Gobierno aprovecha la misiva a Mas para volver a su mensaje de que ahora lo importante y primordial para todos los responsables políticos es trabajar y entenderse para sacar al país de la crisis y combatir el problema del paro. De hecho, se despide con un “quedo a su disposición para trabajar conjuntamente y ofrecer así la mejor respuesta a las necesidades reales de todos los ciudadanos”. En el Ejecutivo y en el PP insisten en que el malestar social por la gravedad de la crisis está sirviendo a los nacionalistas en sus movilizaciones (el “España nos roba”) y, al mismo tiempo, la apuesta por el independentismo sirve a Mas para distraer a la opinión pública de sus políticas de recortes.

Artur Mas Mariano Rajoy Leyes Independencia Constitución Referéndum
El redactor recomienda