Es noticia
Menú
Mas coloca al frente del Hospital Clínico al consejero de Sanidad de Pujol
  1. España
  2. Cataluña
COMIENZA LA PRIVATIZACIÓN DEL EMBLEMÁTICO CENTRO BARCELONÉS

Mas coloca al frente del Hospital Clínico al consejero de Sanidad de Pujol

La jugada económica que podía significar la privatización de los principales hospitales públicos en Cataluña adquiere ahora tintes puramente políticos. El próximo 3 de mayo, Xavier

Foto: Mas coloca al frente del Hospital Clínico al consejero de Sanidad de Pujol
Mas coloca al frente del Hospital Clínico al consejero de Sanidad de Pujol

La jugada económica que podía significar la privatización de los principales hospitales públicos en Cataluña adquiere ahora tintes puramente políticos. El próximo 3 de mayo, Xavier Pomés será nombrado presidente del Patronato del emblemático Hospital Clínico de Barcelona, según han confirmado a El Confidencial fuentes solventes. No tendría nada de extraño si no fuese por su larga trayectoria política en los Gobiernos de Jordi Pujol: de 1995 a 1999, fue consejero de gobernación; de 1999 a 2001, consejero de Justicia e Interior; y los años 2002 a 2003, fue consejero de Sanidad.

La intención de la Generalitat es rebajar sustancialmente el peso de la Administración dentro del centro hospitalario, lo que sería un primer paso para su definitiva privatización, conforme había avanzado este diario en exclusiva. Pero al mismo tiempo que se rebaja el peso de la Administración parece subir el peso político. O, al menos, de los miembros del patronato con vinculaciones políticas.

Las fuentes consultadas por El Confidencial confirman también que el Gobierno catalán reducirá a la cuarta parte su peso en el máximo órgano de dirección del Clínico. La Generalitat contaba, hasta ahora, con cuatro miembros dentro del Patronato, pero reducirá su representación a sólo un miembro: Roser Fernández, secretaria general de la consejería de Salud. Al mismo tiempo, entran en este órgano el ex presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Miquel Bruguera, y Jaume Soler Lleonart.

El primero es hepatólogo en el propio Hospital Clínico y hace pocos días recibió la Cruz de Sant Jordi, la máxima distinción de la Generalitat, junto a otros prohombres catalanes como el líder democristiano Josep Antoni Duran Lleida o el asesor de Artur Mas en materia económica -y presidente de la comisión asesora CAREC- Salvador Alemany. Soler Lleonart, por su parte, había sido responsable de recursos humanos del centro hace años, pero luego había tenido varias docenas de cargos en otras empresas privadas, aunque la última década fue directivo de Coca-Cola. Hace unos meses, dejó sus responsabilidades en una quincena de empresas, entre las que se encuentran Aguas del Maestrazgo o Distribuidores Automáticos de Bebidas y Alimentos, entre otras. También había trabajado en la aseguradora Zurich, en Revlon y en el grupo Colomer de perfumería.

¿Una operación política?

Desde algunos círculos, se interpretan los cambios en la organización del hospital como “un verdadero asalto político a la institución. Se está preparando la privatización y, sobre todo, que ésta vaya a parar a manos amigas”. Se refieren, claro está, a manos amigas del actual Gobierno.

Desde la Administración se niega este extremo. “Lo que se ha querido hacer es rebajar el peso de la Administración e introducir a independientes en el Patronato”, dicen fuentes oficiales a este diario. Con ello, aseguran, la dependencia del hospital de los criterios políticos “será mucho menor, ya que el peso específico que tiene la Generalitat queda rebajado a la cuarta parte”.

La medida se ha tomado en estrecho contacto con el consejero de Sanidad, Boi Ruiz, que ha sido el que propuso a Xavier Pomés como nuevo hombre fuerte. “Lo que esperamos es tener un órgano mucho más ágil y efectivo, con capacidad para establecer convenios y contratos tanto con empresas privadas como con entornos tecnológicos. En definitiva, un órgano mucho más moderno”, añaden las fuentes.

No serán los únicos cambios. En plena crisis por los recortes sanitarios, el emblemático hospital sufrirá importantes cambios en los próximos meses. Lo que quiere la Generalitat es cambiar su naturaleza jurídica, que entren socios del sector y que la gestión sea lo más parecido a la de una clínica privada. Para ello, no se descarta que incluso pueda acceder a la institución capital extranjero, ya que según algunos rumores que circulan en los sectores financieros y políticos hay fondos de inversión muy interesados en entrar en la sanidad española.

La jugada económica que podía significar la privatización de los principales hospitales públicos en Cataluña adquiere ahora tintes puramente políticos. El próximo 3 de mayo, Xavier Pomés será nombrado presidente del Patronato del emblemático Hospital Clínico de Barcelona, según han confirmado a El Confidencial fuentes solventes. No tendría nada de extraño si no fuese por su larga trayectoria política en los Gobiernos de Jordi Pujol: de 1995 a 1999, fue consejero de gobernación; de 1999 a 2001, consejero de Justicia e Interior; y los años 2002 a 2003, fue consejero de Sanidad.

CiU