Es noticia
Menú
Ryanair prevé cerrar su centro de reparación en Sevilla por el choque con los sindicatos
  1. España
  2. Andalucía
CONFLICTO POR LA JORNADA LABORAL

Ryanair prevé cerrar su centro de reparación en Sevilla por el choque con los sindicatos

La multinacional, que ha invertido 30 millones en sus nuevos hangares, no considera asumible el planteamiento del comité y decidirá su traslado tras una reunión este miércoles

Foto: Manifestación de trabajadores ante el hangar de Ryanair en Sevilla. (CCOO)
Manifestación de trabajadores ante el hangar de Ryanair en Sevilla. (CCOO)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El idilio que Ryanair ha mantenido con Sevilla en los últimos años ha saltado por los aires en apenas unos meses. La multinacional irlandesa ha invertido más de 30 millones de euros en un gran centro de reparación y mantenimiento de aviones situado en unos nuevos hangares construidos en el aeropuerto de Sevilla, inaugurados oficialmente en diciembre por el CEO de la compañía, Eddie Wilson, en compañía del presidente de la Junta, Juanma Moreno, y del alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz.

Estas instalaciones, levantadas en tiempo récord gracias a la agilidad de las administraciones públicas, tienen previsto duplicar su plantilla en los próximos dos años, pasando a 500 empleados de alta cualificación (la gran mayoría ingenieros), y prestar servicio inicialmente a 300 aeronaves al año, aunque la intención de la compañía es elevar esta cifra hasta 600 para el año 2026.

Sin embargo, según ha podido saber El Confidencial, el enfrentamiento que se ha generado entre la dirección de la empresa SIAM (Spanish International Aircraft Maintenaince), que es la subcontrata que gestiona este centro, y los sindicatos ha llegado a un punto tan crítico que desde la propia compañía reconocen que tiene difícil salida y esta misma semana tomarán una decisión sobre su futuro, entre las que se baraja cerrar este centro y salir de Sevilla.

La tensión entre los representantes de los trabajadores y la dirección se ha multiplicado por distintos conflictos laborales

En enero, apenas un mes después de aquella foto oficial, se celebraron elecciones sindicales y CCOO obtuvo seis de los nueve miembros que componen el comité de empresa. Desde entonces, la tensión entre los representantes de los trabajadores y la dirección se ha multiplicado por distintos conflictos laborales surgidos, hasta que convocaron una primera huelga en el mes de marzo que supuso un punto de inflexión.

Aquella movilización, denunciada por la empresa, fue considerada ilegal por la autoridad laboral y la dirección decidió aplicar sanciones que calentaron aún más los ánimos de los trabajadores, que denunciaban coacciones, la falta de reconocimiento de las categorías profesionales o el uso de herramientas personales de los empleados.

Sin embargo, el gran punto de enfrentamiento se basa en el calendario laboral. La empresa ofrecía a la plantilla jornadas de 12 horas diarias (menos una para descansos) a cambio de tener tres meses de descanso (mes de vacaciones y dos de compensación). Hace unas semanas, el 90% de la plantilla votó a favor de esta medida, frente al 10% que prefería la jornada tradicional de ocho horas y un mes de vacaciones.

De hecho, esta jornada ya se aplicaba con la anterior empresa subcontratista, JC Aircraft Maintenance, cuyos contratos fueron subrogados por SIAM.

El problema ha surgido cuando los representantes sindicales han reclamado una compensación económica añadida por “estas jornadas intensivas” que supondría entre 300 y 800 euros más al mes por empleado, algo a lo que se niega en redondo la compañía, que considera inasumible esa exigencia económica.

En este tiempo de conflicto laboral, la empresa ha tenido que desviar el trabajo de reparación de aviones que se hacía en Sevilla a su sede central en Dublín y a otros puntos como Polonia o Jordania, donde han podido asumir con “cierta normalidad” esa labor, lo que ha animado a Ryanair a pensar en el cierre del hangar sevillano, cuyo trabajo creen que se podría asumir en Budapest y Bucarest.

placeholder Juanma Moreno, junto a Antonio Muñoz. (EFE)
Juanma Moreno, junto a Antonio Muñoz. (EFE)

La situación está tan enquistada que la pasada semana, la propia consejera de Empleo de la Junta de Andalucía, Rocío Blanco, acudió a una reunión para intermediar entre las partes y evitar esta marcha de Ryanair. Tanto desde el Gobierno autonómico como desde el ayuntamiento sevillano han mostrado su preocupación por este conflicto y su disposición a colaborar en lo que puedan para desbloquearlo.

De momento, las partes parecen muy alejadas de un acuerdo y este mismo miércoles volverán a verse las caras en el Sercla (Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía). Fuentes de Ryanair en España reconocen su pesimismo ante la voluntad de la matriz de tomar una decisión definitiva esta misma semana y no alargar esta situación, que le está suponiendo un serio perjuicio.

Por su parte, desde Comisiones Obreras aseguran a El Confidencial que la empresa tiene "graves carencias en torno a entender el marco español de relaciones laborales y de negociación sindical, lo que le lleva a actuar se manera unilateral y continuamente amenazando a trabajadores y a las propias administraciones públicas con irse a países más baratos". En ese sentido, señalan que la reunión de este miércoles es previa a la cita prevista el viernes ante la Inspección de Trabajo en la que la autoridad laboral ya ha advertido a SIAM de determinadas circunstancias que estarían fuera del marco legal, desde el incumplimiento del convenio en materia de categorías profesionales a la compensación por horas extras.

Foto: Juanma Moreno y Eddie Wilson, en un avión de Ryanair.

De momento, la compañía no tiene prevista la reparación de más aviones en Sevilla a partir de septiembre, fecha en que se producen estos chequeos tras los meses fuertes de verano en que la flota está prácticamente al completo volando.

Este choque entre empresa y trabajadores ha llegado, además, en un momento crucial en el que la multinacional tiene que decidir importantes inversiones de futuro en que Sevilla estaba muy bien posicionada, gracias al trabajo realizado hasta el momento. Entre esas posibles inversiones, se encuentra la instalación de un gran centro de formación de pilotos de Ryanair, que supondría un importante espaldarazo para la capital andaluza.

Por contra, el cierre de los hangares de mantenimiento supondría una caída de las conexiones que Ryanair tiene desde Sevilla, con 53 destinos y 160 vuelos semanales previstos este verano.

El idilio que Ryanair ha mantenido con Sevilla en los últimos años ha saltado por los aires en apenas unos meses. La multinacional irlandesa ha invertido más de 30 millones de euros en un gran centro de reparación y mantenimiento de aviones situado en unos nuevos hangares construidos en el aeropuerto de Sevilla, inaugurados oficialmente en diciembre por el CEO de la compañía, Eddie Wilson, en compañía del presidente de la Junta, Juanma Moreno, y del alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz.

Sindicatos Sevilla Administraciones Públicas Aerolíneas CCOO Aeropuertos Polonia Noticias de Andalucía
El redactor recomienda