Es noticia
Menú
Sequía en el paraíso del golf: el objetivo es salvar el césped aunque no luzca tan verde
  1. España
  2. Andalucía
IMPORTANTE MOTOR ECONÓMICO

Sequía en el paraíso del golf: el objetivo es salvar el césped aunque no luzca tan verde

El Campo de Gibraltar solo tiene agua embalsada para nueve meses. Los clubes de Sotogrande, que gastan el 7% del total, deberán reducir entre un 20 y un 30% el consumo. Las pérdidas serán millonarias si la planta muere

Foto: Zona de entrenamiento del mejor campo de golf español. (Club Valderrama)
Zona de entrenamiento del mejor campo de golf español. (Club Valderrama)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

“De momento mantenemos el plan”, lamenta José Manuel Alcántara, director general de ARCGISA, la empresa pública de aguas del Campo de Gibraltar. La borrasca Celia ha dejado numerosas precipitaciones en los últimos días, pero llegan tarde: “Con todo lo que ha llovido esta semana apenas han entrado dos hectómetros de agua en nuestros pantanos -Charco Redondo y Guadarranque-; eso supone un 5% de nuestro consumo, casi nada”. La comarca afronta “la peor sequía de su historia” y, pasada la temporada de lluvias, sólo dispone de agua embalsada para los próximos nueve meses. La situación, reconoce Alcántara, es “crítica”. Habrá cortes de agua a partir de abril y medidas adicionales para los sectores de mayor peso, entre los que destaca la gran industria, que consume un 35% de los recursos hídricos, pero también los campos de golf. El objetivo es reducir de forma notable el consumo, pero mantener vivo el césped.

Foto: Grave sequía en el embalse de Guadalteba, cerca de Málaga. (Reuters/Jon Nazca)

El plan afecta de forma directa a Sotogrande, el paraíso del deporte en España, que consume un 7% del agua de la comarca. En esta zona, que conforma junto a la Costa del Sol el territorio europeo con más instalaciones para la práctica del golf, se concentran dos de los diez mejores campos de todo el continente, según el ránking Top 100 Golf Courses. En los próximos meses todos ellos afrontan el reto de reducir entre un 25 y un 30% su consumo de agua.

“La calidad se verá afectada, pero entendemos que debemos reducir el consumo”, reconoce Javier Reviriego, director general del Real Club Valderrama, considerado el mejor campo de golf español y uno de los del mundo. “Hay zonas donde no será tan importante mantenerlas verdes, aunque siempre tendremos la premisa de no perder el césped”, plantea, en la misma línea que Javier Jiménez, su homólogo en el Alcaidesa Golf: “En verano no luciremos tan verdes como deberíamos, pero estamos concienciados de que hay que atajar el problema. Somos defensores de la economía circular”.

placeholder Vista central del Real Club Valderrama. (Real Club Valderrama)
Vista central del Real Club Valderrama. (Real Club Valderrama)

El sector, uno de los motores económicos de la comarca, ha adoptado el “compromiso” de renunciar a la tercera parte de su consumo de agua habitual, aunque aseguran que “no es una exigencia”. Desde la empresa pública, sin embargo, recuerdan que “si no cumplieran tendríamos la posibilidad de cortar el agua”, aunque se muestran convencidos de que los clubes respetarán el objetivo pactado. De hecho, desde ARCGISA recuerdan que los campos de golf han accedido a que se registren los niveles de riego en sus urbanizaciones: “En torno a un 70% del consumo de agua potable de Sotogrande depende del mantenimiento de jardines”.

Lo cierto es que todas las partes están de acuerdo porque a nadie le interesa posponer el problema. Este plan garantiza tener agua al menos hasta finales de año y, sobre todo, evita el peor escenario: unas restricciones más severas que dejaran el riego bajo mínimos hasta “matar la planta”. Perder el césped supondría para los clubes “una inversión millonaria” que nadie quiere asumir.

"Si llegaran a reducir el consumo en un 30%, veríamos más de un campo de golf seco", apunta Muñoz

Los ecologistas, por su parte, son más escépticos a la hora de valorar el acuerdo. “Seamos realistas: un campo de golf necesita agua porque si no se seca. Si llegaran a reducir el consumo en un 30%, veríamos más de un campo de golf seco este verano”, protesta Antonio Muñoz, portavoz de Verdemar-Ecologistas en Acción en el Campo de Gibraltar, que pide que se intensifiquen los controles.

Medidas desde hace años

Hay margen de mejora, pero los datos facilitados por ARCGISA demuestran que los campos de golf de la zona han reducido casi a la mitad el consumo de agua en los últimos quince años. “Llevamos cuatro años preparándonos porque teníamos claro que antes o después habría restricciones, se veía venir”, reconoce Reviriego.

placeholder El Real Club Valderrama ha invertido casi dos millones de euros en implantar “el sistema de riego más avanzado del mundo” . (Real Club Valderrama)
El Real Club Valderrama ha invertido casi dos millones de euros en implantar “el sistema de riego más avanzado del mundo” . (Real Club Valderrama)

Los clubes han aplicado técnicas avanzadas para gestionar mejor los recursos hídricos: depuradoras con tratamiento terciario, riego inteligente, lagunas para aprovechar el agua de la lluvia… El Real Club Valderrama ha invertido casi dos millones de euros en implantar “el sistema de riego más avanzado del mundo” y optimizar “hasta la última gota”. También ha retirado hasta 500 aspersores tras sustituir el césped por corteza de alcornoque machacada ('mulch', en términos técnicos) en algunas zonas.

Los turistas de golf gastan 2.068 millones de euros al año en Andalucía

En el Alcaidesa Golf, la mayor parte de los recursos hídricos –en torno a un 60%- proviene de una depuradora de ciclo terciario que redistribuye el agua procedente de la urbanización. Sin embargo, siguen dependiendo del agua que suministra la empresa pública. “El sistema se diseñó para 5.000 viviendas, pero quedan 1.800 por terminar y muchas son vacacionales o de segunda ocupación, así que los residentes no usan tanta agua como para el caudal que necesitamos”, reconoce Jiménez.

placeholder Hoyo 17 del Real Club Valderrama. (Real Club Valderrama)
Hoyo 17 del Real Club Valderrama. (Real Club Valderrama)

Los sistemas de depuración dependen en última instancia de que haya vida en las urbanizaciones. “Generalmente un campo de golf se monta para después hacer una ocupación del territorio y vender casas; lo que pasa es que luego esas casas se quedan vacías”, critica el ecologista Muñoz.

Nuevos proyectos

El turismo relacionado con el golf es, sin duda, uno de los principales motores económicos de la zona. “Todos los campos estamos concienciados, pero no hay que olvidar el impacto del sector en la zona. No es solo un turismo ocasional, hay muchos visitantes que compran viviendas y cada campo de golf contrata entre 60 y 80 personas”, plantea Javier Reviriego.

Según un informe de la IE University, los turistas de golf gastan 2.068 millones de euros al año en Andalucía. De media, cada visitante que llega para practicar este deporte gasta el triple que uno convencional. Y Sotogrande es, además, una de los destinos más exclusivos y con mayor potencial.

placeholder Vista panorámica del Real Club Valderrama. (Real Club Valderrama)
Vista panorámica del Real Club Valderrama. (Real Club Valderrama)

Además de las nueve instalaciones disponibles, en la comarca se impulsa en estos momentos el Castellar Golf, un proyecto que generará decenas de empleos en la zona. La Junta lo incorporó hace unos meses en su Unidad Aceleradora de Proyectos (UAP), un organismo destinado a la agilización de iniciativas estratégicas.

Los ecologistas critican que el campo de golf aún “no tiene proyecto de aguas residuales” y temen que nuevas instalaciones limiten aún más los recursos hídricos de la zona en los próximos años. Además, los campos de golf reclaman medidas de calado y planes a medio plazo para dar una solución al problema del agua. El director del Alcaidesa Golf celebra la llegada de nuevos campos para “consolidarnos como destino turístico internacional”, pero reclama que garanticen un menor consumo hídrico. “Para poder aprobar nuevos campos hay que revisar esta situación en su conjunto”, plantea el director del Real Club Valderrama.

Agua reciclada

El director general de ARCGISA, José Manuel Alcántara, que lleva trabajando en la gestión del agua en la zona durante las dos últimas décadas, asegura que hay dos proyectos en marcha que podrían garantizar los recursos hídricos de la zona “durante los próximos 70 años”. A corto plazo, la administración pretende completar la adaptación e instalación de depuradoras de uso terciario para que la gran industria y los campos de golf, que consumen casi la mitad de los recursos hídricos, utilicen sólo agua reciclada: “No se terminará para esta sequía, pero sí para la próxima. Puede estar en tres o cuatro años y ahí sí serían viables campos de golf nuevos”.

placeholder Embalse del Campo de Gibraltar. (Ecologistas en Acción)
Embalse del Campo de Gibraltar. (Ecologistas en Acción)

La segunda propuesta es una de las reivindicaciones más importantes para la comarca: la presa de Gibralmedina, que se construirá sobre el cauce de uno de los afluentes del Guadiaro, el segundo río más caudaloso de Andalucía. La Junta redacta en estos momentos el proyecto, que cuenta con el apoyo de ecologistas y, en palabras de Alcántara, es “una de las presas más necesarias de España y Europa”: “Los agricultores que no tienen agua regulada no tendrían que cogerla del río. Hablamos de que supondría 5.000 hectómetros cúbicos de regadío; incluso se podrían trasvasar caudales a la Costa del Sol malagueña”.

“No hay una receta única y cada zona tiene una solución distinta para la sequía", destaca ARCGISA

Los campos de golf, además, recuerdan que el consumo de la gran industria es muy superior al suyo y piden tener en cuenta otras propuestas como la construcción de plantas desaladoras en zonas costeras o establecer un mayor control de los pozos ilegales. “En Sotogrande están afectando seriamente a los niveles de los acuíferos”, remarca Reviriego. Desde ARCGISA insisten en que la presa del Gibralmedina y el proyecto de depuradoras garantizará los recursos hídricos de los próximos años: “No hay una receta única y cada zona tiene una solución distinta para la sequía. Con eso podremos dar una solución a la comarca para las próximas décadas”.

“De momento mantenemos el plan”, lamenta José Manuel Alcántara, director general de ARCGISA, la empresa pública de aguas del Campo de Gibraltar. La borrasca Celia ha dejado numerosas precipitaciones en los últimos días, pero llegan tarde: “Con todo lo que ha llovido esta semana apenas han entrado dos hectómetros de agua en nuestros pantanos -Charco Redondo y Guadarranque-; eso supone un 5% de nuestro consumo, casi nada”. La comarca afronta “la peor sequía de su historia” y, pasada la temporada de lluvias, sólo dispone de agua embalsada para los próximos nueve meses. La situación, reconoce Alcántara, es “crítica”. Habrá cortes de agua a partir de abril y medidas adicionales para los sectores de mayor peso, entre los que destaca la gran industria, que consume un 35% de los recursos hídricos, pero también los campos de golf. El objetivo es reducir de forma notable el consumo, pero mantener vivo el césped.

Agua Golf