Aznar se suma a la cruzada contra el indigenismo: "Yo no voy a pedir perdón"
  1. España
  2. Andalucía
CONVENCIÓN NACIONAL DEL PP

Aznar se suma a la cruzada contra el indigenismo: "Yo no voy a pedir perdón"

El expresidente respalda a Casado en Sevilla, pide derogar la memoria democrática "y todo lo que activa el odio" y califica de "vergüenza" a la Abogacía del Estado con Puigdemont

Foto: José María Aznar junto a Pablo Casado. (EFE)
José María Aznar junto a Pablo Casado. (EFE)

Era uno de los momentos más esperados en las conferencias del PP camino a la Convención Nacional de este fin de semana en Valencia. El expresidente José María Aznar llegó con tiempo para darse un paseo con Pablo Casado por el jardín de Villa Luisa, una casa histórica en Sevilla, precisamente de la Exposición Iberoamericana de 1929, dedicada a eventos y celebraciones. No iban de boda, pero, desde luego, levantaron más expectación que unos novios. Aznar le hizo las correspondientes carantoñas a Casado, tras muchos gestos públicos a Isabel Díaz Ayuso en los últimos tiempos. Aznar hizo de padrino y dejó claro que el presidente del PP tiene el respaldo de quien fue su padre político.

A la foto se sumó en el último momento el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, recibido por un caluroso aplauso, el salón en pie y el augurio de un Aznar al que aún, dice, no le falla el olfato y ve grandes éxitos para el equipo del PP andaluz. También, claro, está convencido de que Casado será presidente de España. Moreno llegó tarde, pero demostró que está en un buen momento político.

Foto: Mariano Rajoy y Felipe González en La Toja. (EFE)

Aznar tuvo titulares para todos con la comodidad que da llevar el 'ex' por delante. Arreó al Gobierno, agitó la guerra cultural con Latinoamérica, cargó contra la Abogacía del Estado y hasta pidió derogar la Ley de Memoria Democrática "y todas esas cosas" que, a su juicio, "activan los mecanismos del odio", alertando de un "revisionismo histórico" que, alertó, es "absurdo".

El expresidente se sumó con entusiasmo y sin que nadie se lo pidiera a las palabras de Isabel Díaz Ayuso en su gira por Estados Unidos, cuando mostró sorpresa por las palabras del papa Francisco a México y su perdón por los errores cometidos en la conquista. "El nuevo comunismo se llama indigenismo", alertó Aznar, avisando de que "va contra España". "En esta época en la que se pide perdón por todo, yo no voy a engrosar las filas de los que piden perdón", aseguró Aznar sin mencionar al Papa, pero en clara alusión al mensaje del pontífice. "Lo diga quien lo diga", añadió. Sí tuvo una mención expresa para el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, preguntándose "si se llama así por los aztecas, por los mayas o por los incas". "Por defender la historia de España con sus claros y sus oscuros estoy dispuesto a sentirme orgulloso y no voy a pedir perdón", aseguró.

Aznar: "Por defender la historia de España con sus claros y sus oscuros estoy dispuesto a sentirme orgulloso y no voy a pedir perdón"

El expresidente del Gobierno fue muy contundente también en sus declaraciones sobre el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su situación ante la justicia italiana. "Que la Abogacía del Estado sea utilizada en Europa en contra del Supremo para impedir la extradición de un prófugo que se prometió que volvería a España es un escándalo extraordinario y una auténtica vergüenza", mantuvo el mismo día que el juez Pablo Llarena ha enviado un nuevo escrito a la Justicia italiana insistiendo en que la orden de entrega de Puigdemont "está activa" y desmintiendo las palabras de la Abogacía del Estado.

Aznar se despachó también a gusto contra propuestas como llevar las lenguas cooficiales a las Cortes: "En España hay una lengua común, el castellano, y hay lenguas cooficiales en las comunidades, el catalán en Cataluña y el euskera en el País Vasco, pero no en Madrid ni en Sevilla. En las instituciones en Madrid se habla en castellano", sostuvo.

"España es una nación, no siete ni cuatro ni tres, una. Una nación plural, pero no son 17 naciones ni es un Estado plurinacional ni multinivel ni la madre que los parió", señaló sobre la crisis territorial del país. Llamó a Casado a tener "la casa en orden", ideas claras y ejercer el liderazgo. Su receta fue clara: "Lo peor es un político marioneta al dictado de la tiranía de las redes sociales".

José María Aznar Pablo Casado Isabel Díaz Ayuso Carles Puigdemont
El redactor recomienda