EN SEVILLA Y CON TEMPERATURAS DE 40 GRADOS

Sin aire ni mascarillas: funcionarios de Cultura de la Junta denuncian su 'infierno'

El Defensor del Pueblo de Andaluz admite a trámite una denuncia sobre las condiciones de trabajo en la nueva sede de la delegación territorial y pide información a la consejería

Foto: La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo. (EFE)
La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo. (EFE)

De los cuatro aparatos de aire acondicionado de un edificio de tres plantas de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía solo funciona uno y de modo deficiente. El personal no dispone de una mínima ventilación ni renovación del aire en una ciudad como Sevilla, donde fácilmente se pueden alcanzar los 40 grados en verano.

El Defensor del Pueblo Andaluz ha recibido una denuncia, admitida a trámite este pasado mes de julio, por la “falta de condiciones de trabajo” en la nueva sede de la delegación territorial de Cultura en la capital andaluza, situada en la calle Levíes 17, y ya ha pedido información a la administración sobre la falta de ventilación y renovación del aire en plena ola de calor, unida a las medidas impuestas por el covid-19.

Fuentes de la consejería consultadas por El Confidencial confirma los problemas con el aire acondicionado no solo en este edificio, sino también en el resto de departamentos y direcciones generales de Cultura repartidos por otros inmuebles de Sevilla. “Se está pendiente de una macrolicitación para cambiar los equipos de aire acondicionado. Son contratos grandes que tienen sus trámites”, explicaron estas fuentes. "La licitación de los aires se ha visto interrumpida por la parálisis de los plazos administrativos causada por la pandemia", añadieron.

"Mareos, bajadas de tensión..."

La denuncia presentada resalta que el calor provoca “mareos, malestar, bajadas de tensión y nos pone en riesgo a todas las personas que trabajamos en este lugar, así como a todas aquellas que recibimos como visitas de ayuntamientos, arqueólogos, interesados, estudiosos… responsabilidad que recae sobre la dirección de esta delegación territorial”.

Sede de la Consejería de Cultura de la Junta de la calle Levíes de Sevilla.
Sede de la Consejería de Cultura de la Junta de la calle Levíes de Sevilla.

Las altas temperaturas son tan elevadas que buena parte de los funcionarios son incapaces de trabajar dentro del edificio con la mascarilla obligatoria. “No podemos aguantarlas por la falta de aire y el calor”, indica un empleado público de este edificio de Cultura consultado por El Confidencial.

La consejería argumenta que todos los funcionarios cuentan con su mascarilla correspondiente, que se garantiza la normativa en la ley de prevenciones laborales (también en el uso de mamparas y geles alcohólicos) y con todas las garantías socio-sanitarias “acordadas con los sindicatos”. “La consejería tomará medidas si vemos que no se cumple”.

Miedo a represalias

Existe miedo a hablar, a denunciar, a que haya represalias. “Si hablas, te conviertes en un señalado”, lamenta un funcionario a este diario, que pide anonimato. “Yo ya soy un señalado y no quiero tener más problemas”. Hubo una recogida de firmas, pero al final no salió adelante. Otra vez la zozobra al poder.

También hay escasa distancia física entre las mesas, “menos de un metro entre puesto y puesto”, sin ventilación alguna. De esto se da cuenta el escrito remitido al Defensor del Pueblo Andaluz. “Es un área claramente insuficiente para la ocupación de 15 puestos de trabajo”. Además, es un edificio que recibe público y mantiene deficiencias con el servicio de limpieza. Los baños se encuentran en malas condiciones y se pide no apagar la luz de la puerta que da acceso al WC para que haya una cierta ventilación interior.

Todo se ha agravado en agosto. La Consejería de Cultura ha obligado a sus funcionarios a que se tomen al menos 15 días durante este mes. En esta sede la gran mayoría de los expedientes son en papel, los acuses de recibo se firman a mano, y ante la falta de espacio, entre sucesivas mudanzas, “que han servido para ‘tirar el dinero’ y para ir a peor”, cuenta un funcionario de Cultura, se han tirado a la basura guías pedagógicas muy valiosas de los museos.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios