cambio de rumbo

Hervías va ganando por goleada a Marín la batalla por el control de Cs en Andalucía

El nombramiento de uno de sus colaboradores más estrechos para dominar el partido en Huelva deja al descubierto las maniobras internas del aparato para controlar a los compromisarios

Foto: Fran Hervías. (EFE)
Fran Hervías. (EFE)

El congreso de Cs de marzo encara su recta final en cuanto a la elección de compromisarios, clave para hacerse con el poder del partido. Los críticos con el actual aparato, quienes piden un auténtico cambio de rumbo y que se cambie la estructura del partido, advierten con indignación de que en Andalucía no cesan los movimientos internos para garantizarse el control del congreso por parte del exsecretario de Organización Fran Hervías.

Desde su supuesto 'retiro', acusan a Hervías de mover ficha para hacerse con el control de las provincias donde habían surgido con más fuerza voces críticas. Aseguran que ha ocurrido en provincias como Málaga o Granada, con nombramientos de última hora que apuntalan la actual estructura de poder. Pero, sin duda, apuntan a Huelva como la provincia donde con mayor descaro se ha dado lo que consideran un golpe de mano para mantener el control férreo en la elección de compromisarios. El temor a que Hervías no se haya marchado de verdad y trate de nadar y guardar la ropa, garantizándose un espacio en el futuro organigrama del partido, ha pasado de ser una sospecha a una realidad, según la valoración de sus detractores internos.

En tres comunicaciones sucesivas, Cs convocó primero a una asamblea extraordinaria en Huelva, que se iba a celebrar este viernes 17 de enero y que contaría con la presencia del presidente de la gestora, Manuel García Bofill, y de Fran Hervías. A las dos horas, y cuando se oyeron voces criticando esta convocatoria cuando se llevaba reclamando durante más de un año una reunión del comité provincial, se envió un segundo aviso desconvocando esa reunión.

Ahí no quedó la sorpresa. El plato fuerte vino poco más tarde. Sin contar con el partido en la provincia onubense, según todas las fuentes consultadas, una tercera comunicación interna informaba de un "nombramiento en Huelva". Se designaba secretario de Organización a Luis Díaz Vargas, un militante sin vínculo ninguno con la estructura provincial y que trabaja bajo la batuta de Hervías en la secretaria de Organización andaluza, que ocupa Mar Hormigo.

Bodas y enchufes

Díaz Vargas era ya mano derecha de Hervías en Barcelona. Su traslado a Andalucía se produce tras emprender una nueva etapa y contraer matrimonio con Margarita Alcalá, exconcejala de Guadix (Granada). Alcalá dejó también su puesto en el municipio granadino para pasar a formar parte del organigrama del Instituto Andaluz de la Juventud, donde, como avanzó este periódico, ocupa la dirección financiera tras una convocatoria pública donde no concurrió ningún otro aspirante.

Hay que recordar que el Instituto Andaluz de la Juventud forma parte de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, que dirige Rocío Ruiz, alineada con Hervías y en la oposición interna al vicepresidente, Juan Marín. En ese mismo organismo público, como desveló El Confidencial, pusieron al frente a Antonio Díaz de la Rosa, marido de la secretaria de Organización, Mar Hormigo.

Al margen de la indignación que generó esta cadena de nombramientos, que incumplen el código ético del partido y lo firmado por PP y Cs para pactar el Gobierno andaluz, ahora los críticos elevan la voz y advierten de que "falta limpieza" en los pasos que se están dando hacia el congreso con la designación de compromisarios.

La ausencia de Marín

Pero no solo cosecha críticas Hervías, también está consiguiendo levantar en armas a parte de la militancia que le apoyaba el propio Juan Marín. Del dirigente de Cs en Andalucía y vicepresidente de la Junta critican su "indolencia" en esta batalla interna y muchos leen en su falta de interés ante todo lo que está ocurriendo el aviso de que Marín acabará dando el salto al PP, partido con quien no oculta cada vez más su total sintonía en el Ejecutivo autonómico. En el entorno de Marín, niegan rotundamente esa operación.

Hasta el momento, Marín se había alineado sin fisuras con la candidatura de Inés Arrimadas, aunque sí que aspiraba a un cambio en el modelo de partido que dotara de más poder a las estructuras territoriales. Tras el paso adelante del vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, víctima de las primarias amañadas en su comunidad y que ha anunciado una candidatura frente a Arrimadas para defender otro modelo interno y de organización del partido, el panorama interno cambia también en Andalucía.

Marín se había alineado sin fisuras con la candidatura de Arrimadas, aunque aspiraba a un cambio en el modelo de partido

El vicepresidente andaluz se ha limitado a saludar con cortesía "el debate" y que haya "confrontación de ideas". La posición de Marín, en la atalaya del Gobierno andaluz, no es sólida en Andalucía. Sus detractores apuntan no solo al papel de Cs, diluido dentro de un pacto de coalición donde el PP obtiene todos los réditos, sino que alertan de que el partido sigue cayendo electoralmente en la comunidad andaluza.

Es esto lo que dice el último barómetro de opinión pública de Andalucía, realizado por la Fundación del Centro de Estudios Andaluces, dependiente de la Consejería de la Presidencia. Ese sondeo, publicado esta semana, certifica la caída de Cs, pese a su papel dentro del Gobierno, y alerta de que en unas nuevas elecciones autonómicas pasarían de tercera fuerza política a quinta, mientras que Vox se convertiría en el socio preferente y pasaría a ocupar su lugar.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios