SE LIBERA LA AUTOPISTA DESDE SEVILLA

Adiós, peaje a Cádiz: 30% más de tráfico y ahorro de 80 millones a los conductores

El 1 de enero por primera vez en 46 años será posible ir por autopista a Cádiz sin pagar. Fomento levanta 468 km de peajes por los que los usuarios han pagado 7.380 millones

Foto: Pago del peaje en la autopista AP-4, de Sevilla a Cádiz. (DGT)
Pago del peaje en la autopista AP-4, de Sevilla a Cádiz. (DGT)

Hay grupos que se mueven en redes sociales dispuestos a tomar las uvas en el peaje de la AP-4 a Cádiz para ser los primeros en cruzar la barrera sin pagar. Será un momento histórico para la provincia gaditana y para miles de conductores que hacen uso frecuente de esa carretera. El Ministerio de Fomento cumplirá su palabra y suprimirá una autopista de pago inaugurada por Franco en 1973. Desde entonces se han acumulado 26 años de prórrogas sucesivas.

Durante mucho tiempo se justificó que no era posible levantar el peaje por el coste de mantenimiento de las carreteras. Este verano se lanzó la posibilidad de que se siguiera abonando “un pago simbólico” para amortiguar el coste de levantar el pago de peajes y no aprobar más prórrogas, como hasta ahora ocurría. El Ministerio de Fomento avanzó que explora fórmulas para garantizar el mantenimiento de estas autovías, con un coste anual de unos 1.100 millones de euros.

De momento, no habrá ningún tipo de pago. El Gobierno en funciones avanza que está trabajando en encontrar “un modelo equilibrado” para la financiación de estas autovías. La única hoja de ruta que Fomento cumplirá pasa por ir “liberando de peajes las autopistas a medida que fueran venciendo las concesiones”, informan desde el Ministerio que ocupa José Luis Ábalos. Este Ejecutivo, en funciones, es el único que ha evitado las prórrogas. Todos los anteriores se abonaron a ellas. Con datos del Ministerio, hasta ahora “se habían aprobado 33 decretos de prórrogas con las que se han prorrogado los plazos de media en 24 años más que los inicialmente previstos”.

468 km liberados

El pasado 30 de noviembre de 2018, Fomento suprimió por completo un tramo de autopista de la AP-1 Burgos-Armiñón. Se convirtió así en la primera autopista de peaje del país en dejar de ser de peaje para ser libre. Ahora, el próximo 1 de enero de 2020 se levantarán los peajes en la AP-4 de Sevilla-Cádiz y en la AP-7 Tarragona-Alicante. El Ministerio informa de que “468 km de peajes pasarán a ser gratuitos después de cerca de 50 años de peaje, y por los que los usuarios han pagado más de 7.380 millones de euros”.

La autopista a Cádiz, que gestiona Abertis, acumula 26 años de prórrogas sucesivas y la de Burgos 20 años. Según las estimaciones del Gobierno, los usuarios de estas autopistas ahorrarán cerca de 400 millones de euros. Además la gratuidad de estos 468 kilómetros junto con los 84 liberados en la AP-1 en 2018, “supone que 2 de cada 10 kilómetros de autopista de peaje pasen a ser gratuitas”. Se han liberado un total de 550 kilómetros de los 2.530 existentes en España.

En el caso de la autopista de Sevilla-Cádiz, levantar el peaje a los 93 kilómetros de la AP-4 supondrá un ahorro anual para los usuarios “de más de 80 millones de euros", calcula Fomento.

El cálculo se hace con datos de tráfico de 2017, en el que los usuarios pagaron por el uso de esta vía 60 millones de euros. El ahorro en 2020 se calcula, explica Fomento, suponiendo un incremento de tráfico del 30% tras la liberación.

Dinero adicional

De la liberalización del peaje se beneficiarán los más 10 millones de usuarios que circulan anualmente por esta vía, más los potenciales usuarios que elegirán a partir de ahora esta alternativa cuando se convierta en gratuita. El Ministerio de Fomento se compromete a destinar “anualmente 5,4 millones de euros adicionales en Andalucía para la conservación de esta vía sin cargo a los usuarios”. Cifra que se sumará a los 85 millones destinados para el mantenimiento de las carreteras andaluzas en los Presupuestos del Estado.

La autopista Sevilla-Cádiz, obra de Dragados y Construcciones, fue inaugurada por Franco en marzo de 1973. Fue la segunda vía rápida construida en España tras la catalana del Maresme. Su concesión, entonces a Bética de Autopistas, se firmó por decreto hasta 1993. Hace un cuarto de siglo que debería haberse liberalizado.

Los 6.525 millones de pesetas que costó construirla quedaron muy atrás. En sólo un año la concesionaria se embolsa casi el doble de lo que costó su construcción. Y así se han encadenado más de dos décadas.

Todos los presidentes del Gobierno español han prorrogado la concesión. El primero en hacerlo fue Adolfo Suárez, que la alargó hasta 1999. Luego le tocó el turno a Felipe González, que lo haría en 1986 por veinte años, hasta 2006. Y el último fue José María Aznar, que lo hizo hasta 2019.

El 1 de enero los únicos que no tendrán nada que celebrar son los trabajadores que perderán su trabajo tras el ERE anunciado por Abertis para 136 personas. Supone el 45,3% de la plantilla en las autovías a Cádiz y la Tarragona-Valencia-Alicante.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios