SOLO SOBREVIVIÓ UNO DE LOS DIEZ ANIMALES

Absuelto el conductor cuyos perros murieron en su coche a 43 grados

Los dejó encerrados a las 3 de la tarde mientras hacía un recado, pero se demoró más de una hora y, cuando regresó, la policía trataba de salvarlos

Foto: La Policía Local de Córdoba tuvo que ayudar a sacar a los perros del coche
La Policía Local de Córdoba tuvo que ayudar a sacar a los perros del coche

El 17 de agosto de 2017, un hombre aparcó su coche en la Avenida Conde de Vallellano de Córdoba a las 3 de la tarde. Se fue a hacer un recado, pero no regresó hasta una hora después. Cuando volvió, su coche estaba rodeado de policías, tratando de salvar la vida de los diez perros que había en el interior del vehículo y que habían permanecido más de una hora encerrados sin ventilación y con una temperatura exterior de 43 grados.

De los diez animales murieron 9 y el último fue entregado a una protectora de Córdoba, que lo ha cuidado hasta ahora. La Fiscalía llevó al hombre a juicio por un delito continuado de maltrato animal, por el que pedía una pena de dos años de cárcel. Sin embargo, el Juzgado de lo Penal número 2 de Córdoba ha decidido absolver al acusado.

Según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, "no se ha acreditado que el acusado tuviera intención de causar la muerte de sus propios animales. Para condenar a una persona por la comisión de un delito es preciso que la presunción de inocencia quede desvirtuada mediante prueba de cargo suficiente, practicada en el acto del juicio".

El acusado intentó ayudar

El juez basa su fallo en que la reacción del acusado cuando llegó a su coche: "No fue otra que ayudar a salvar las vidas de su animales, tratando de llevar cubos de agua e intentando colaborar en todo lo que se le solicitaba por los agentes. Simplemente, dejó aparcado su coche para realizar una gestión y debido al motivo que fuera, el encargo se demoró o complicó lo que hizo al acusado olvidar la situación de riesgo creada hasta el punto de que cuando decidió volver se encontró con el desolador panorama por el que ahora se le acusa".

La sentencia da hasta tres detalles por los cuales el acusado no buscaba la muerte de sus animales: por un lado, porque pagó los 218 euros de gastos originados en el veterinario; en segundo lugar, porque pidió que el único animal superviviente le fuera entregado, aunque se encuentra desde entonces en una protectora; y por último, porque el lugar donde aparcó, en el centro de Córdoba, "poco se corresponde con quien actúa intencionadamente para causar la muerte de sus propios animales".

Según el juez no se puede acusar al hombre de haber querido provocar la muerte de sus animales

El juez no discute que la conducta del acusado fuera "gravemente negligente". Incluso su propia abogada la calificó como "imperdonable". Sin embargo, señala que "en el actual sistema de tipificación de la imprudencia la conducta es atípica" y la compara con aquellos que se dejaron encerrados a sus propios hijos en el coche y solo les haya acusado de homicidio imprudente, un delito que no es aplicable a los casos con animales.

Además, el juez ha ordenado que le sea entregado el único perro que sobrevivió y que hasta ahora ha estado a cargo de la protectora de animales El Arca de Noé de Córdoba.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios