ENTREVISTA A EDUARDO DE CASTRO, NUEVO ALCALDE

"Tras 20 años de Imbroda en Melilla, hay que levantar alfombras: pediré ya una auditoría"

¿Destrucción de documentos? El nuevo presidente de la ciudad autónoma denuncia que en el edificio de la Asamblea estos días se han visto las luces encendidas de madrugada

Foto: Eduardo de Castro, único diputado de Cs, en la Asamblea de Melilla, al tomar posesión de su cargo de presidente de la ciudad autónoma. (EFE)
Eduardo de Castro, único diputado de Cs, en la Asamblea de Melilla, al tomar posesión de su cargo de presidente de la ciudad autónoma. (EFE)

Ha logrado apenas un diputado de los 25 que conforman la Asamblea de Melilla. Su candidatura recibió los votos de Coalición por Melilla (8) y PSOE (4). Eduardo de Castro, líder de Ciudadanos en esta ciudad autónoma, la segunda más importante donde su partido gobierna en España (la primera es Granada), atiende por teléfono a El Confidencial en la tarde del domingo.

Este funcionario de prisiones, nacido en 1957, asume la vara de bando de la presidencia-alcaldía de la ciudad autónoma tras 20 años de poder del PP a manos de Juan José Imbroda.

PREGUNTA. ¿Qué ocurrió en el pleno de Melilla con los insultos que recibió al grito de “traidor”?

RESPUESTA. Lo que pasó en el salón dorado de la ciudad todo el mundo lo ha visto. Imbroda sacó su verdadero yo, ya le conocemos… Se portó de una manera bastante lamentable. Dijo improperios e insultos que no merece ni la pena repetirlos. Este hombre va por la vida así. El sábado estaba muy nervioso y preocupado. No le habían salido las cosas como él pensaba. Algunos miembros del anterior Gobierno me dijeron una serie de barbaridades… No hay explicación. La gente piensa que la política es para todo la vida y que son funcionarios que no se les puede quitar de en medio democráticamente.

P. ¿Cuáles eran los planes de Imbroda?

R. Pensaba que me iba a abstener y, al abstenerme —y por ser el PP la lista más votada—, saldría él. Al final me presenté porque Ciudadanos y los otros dos partidos, el PSOE y Coalición por Melilla, votaron en asamblea la posibilidad de apoyarme si me presentaba a candidato, y a mí el día anterior me llegó la noticia de que el PSOE organizó una asamblea y que me apoyaba a mí.

La oferta que rechazó

P. ¿Cuáles eran las posibilidades de acuerdo de gobierno?

R. Había una posibilidad de acuerdo de PP y Vox, pero no era posible porque Imbroda no se iba a quitar de en medio para facilitar un posible pacto. La otra condición de Ciudadanos, desde sus inicios, es que no entraríamos en gobiernos donde estuviera Vox. Se lo expuse y él me dijo que solo me había pedido dos cosas: que me abstuviera y asumiera la vicepresidencia de la Asamblea de Melilla, pero le dije que no y que en principio le daba mi abstención. Y eso ha sido lo que le ha despistado.

P. Ha conseguido ser alcalde con apenas un diputado.

R. Sí, pero juntando todas las fuerzas políticas, es la mitad de los votos que hay en total. La posibilidad de abstenerme significaba diluirme como un azucarillo y desaparecer, pero al quedarme solo no tendría posibilidad ninguna ni poder en la oposición. Sería un suicido políticamente hablando. Lo que he conseguido es conservar mi postura de centro y no estar en ninguno de los dos bloques.

P. ¿Albert Rivera sabía de este movimiento?

R. Imagino que sí. Se lo comuniqué al comité de pactos de Ciudadanos y dijeron que tenían otras posibilidades y hasta ahí puedo leer… Y pasó lo que pasó… Por primera vez, Ciudadanos tiene el poder en una ciudad autónoma. Yo represento estos principios de reformas. La regeneración en Melilla no era posible con Juan José Imbroda.

P. Melilla Vice, la serie que publicó El Confidencial sobre Melilla, radiografía la ciudad más corrupta de España.

R. Esa fue una de las razones por las cuales yo decidí asumir este cargo como un acto de responsabilidad ante los melillenses, que deseaban un cambio. Y necesitaban a alguien que lo pudiera hacer, y así lo he hecho. No me arrepiento. A mí, al salir de la Asamblea, lejos de insultarme, me vitoreaban “valiente”, “gracias por el cambio”. Los únicos insultos que tuve fue de los diputados salientes del PP y algunos que estaban allí. Estoy muy orgullo del pueblo de Melilla. Lo fácil era haberse quedado a un lado y pasar desapercibido para tener menos problemas y más tranquilidad.

"Pactar con Vox es meter más leña al fuego"

P. ¿Cómo vaticina la oposición del PP?

R. Hará todo lo posible para ponerlo lo más difícil. Me da mucha vergüenza admitir esto. Estoy pensando en la ciudad que más se parece a Melilla, que es Ceuta, y el señor [Juan Jesús] Vivas ha logrado la alcaldía, va a gobernar con mucha más facilidad que yo y se ha negado taxativamente a gobernar con Vox. Aquí, en Melilla, y en Ceuta, es meter más leña al fuego de la que ya tenemos. Son dos sociedades difíciles y no necesitamos pirómanos: necesitamos bomberos.

P. ¿Qué será lo primero que se encuentre mañana al llegar al despacho de la alcaldía?

R. Si no me encuentro con una sorpresa, que no la descarto, no sé si me puedo encontrar alguna resistencia, tomaré las medidas que pueda, entre ellas, decirle al secretario de la ciudad que prepare los decretos de cese, que por otra parte es lo normal, de los cargos anteriores. Y si están preparados, empezaré a firmarlos. Es lo primero que hay que hacer y luego haré llamadas.

Juan José Imbroda, tras anunciar en rueda de prensa su renuncia a su acta de diputado por Melilla. (EFE)
Juan José Imbroda, tras anunciar en rueda de prensa su renuncia a su acta de diputado por Melilla. (EFE)

P. ¿Ha ocurrido algo extraordinario estos días, antes de la sesión de investidura de ayer?

R. Después de las elecciones he visto fotos del edificio de la Asamblea con las luces encendidas por la noche. Eso no es nada normal. No sé qué han estado haciendo allí. No sé quién habrá estado allí o le habrá dejado pasar porque no se puede.

P. ¿Cree que han podido destruir documentos?

R. No lo sé. No creo que estuvieran limpiando los despachos. No es normal. Yo me quedé sorprendido porque era a las 11 de la noche, a las dos de la madrugada… En horas en que jamás hay nadie que no sean los guardias de seguridad.

P. ¿Pedirá una auditoría de los 20 años de Juan José Imbroda al frente de la ciudad de Melilla?

R. Sí, la voy a pedir ya. Lo prometí y lo voy a hacer. Lo que quiero es el cambio y abrir ventanas y levantar alfombras, regenerar la vida política, y devolver a las instituciones a los ciudadanos, y eso se hace con una auditoría.

Hemos denunciado el manejo de los fondos públicos, el abuso de los contratos menores y facturas en el caso Eulen

P. ¿Qué ha sido lo más grave en este tiempo?

R. El manejo de los fondos públicos y el abuso de los contratos menores. Hemos denunciado y se nos insulta por preguntar. Hay ejemplos como el de la empresa privada Eulen, que ha denunciado un pago de facturas, con datos del propio Consejo de Gobierno, de 1,3 millones de euros. Me temo mucho que la cantidad pase de los cuatro millones. ¿Por qué se debe ese dinero y por qué no se ha pagado cuando hay que pagarlo? Solo se me ocurre una cosa: para poder cobrar lo que se le debe. Lo denuncié en Fiscalía y vamos a ver.

P. ¿Hay más casos?

R. También está el caso OHL, que afecta a la ciudad, con 400.000 euros destinados al PP. En unas semanas, habrá nuevas declaraciones y empezarán a 'cantar'. Aquí, en Melilla, ya sabemos que hubo una operación Tosca y una ópera, y veremos si ahora hay una ‘Traviata’. Hay muchos corresponsables políticamente hablando.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios