CORRUPCIÓN EN MELILLA

Un vídeo muestra al hijo del presidente de Melilla (PP) comprando votos por empleos

Coalición por Melilla ha tendido una trampa a un hijo del presidente de esa ciudad norteafricana, Juan José Imbroda, para probar la supuesta práctica fraudulenta de la compra de votos

Foto: El hijo de Juan José Imbroda, presidente de Melilla, al fondo en un fragmento de los vídeos filtrados.
El hijo de Juan José Imbroda, presidente de Melilla, al fondo en un fragmento de los vídeos filtrados.

Coalición por Melilla (CPM) ha tendido una trampa al Partido Popular de esa ciudad mediterránea para demostrar mediante unos vídeos que la formación política liderada por Juan José Imbroda, presidente de la ciudad autónoma de Melilla, tendría entre sus prácticas habituales la compra de votos. En los vídeos, a los que ha tenido acceso El Confidencial, se observa cómo el hijo del presidente Imbroda, Juanjo Imbroda Jr., se reúne con varias personas para la compra de hasta 300 votos con el fin de alterar los resultados de las elecciones generales del 28-A y las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo en beneficio del PP.

El encuentro está fechado el 2 de abril pasado. Imbroda hijo habla con Mustafá Abdesalam Mohand, apodado 'Chota', exdelantero del equipo de fútbol Unión Deportiva Melilla, quien le facilita el contacto con los mercaderes de votos, personas que estarían consiguiendo los votos para el PP y también presentes en la reunión grabada con cámara oculta. Uno de los conseguidores le dice a Imbroda hijo: "Pues nada, aquí estamos para ayudar al partido. Mi amigo, mi compañero tiene ahora mismo 170 votos por correo preparados".

Lo que le piden a cambio al hijo del presidente de Melilla es un empleo. Uno de los colaboradores del conseguidor de votos apunta: "Quiere formar una familia y él quiere un trabajo, quiere un trabajo estable". En ese momento, el conseguidor siente miedo por la ilegalidad que va a cometer: "Estoy temblando entero". Pero Imbroda Jr. lo tranquiliza: "Yo soy una persona seria y lo que quede aquí, va a quedar aquí y no va a salir de estas puertas. (...) Nosotros no somos 'chimichangas' que van engañando, hazme caso".

A continuación, Imbroda hijo le pregunta al supuesto conseguidor: "¿Tú sabes hacerlo? Tú ya lo has hecho, ¿no?". A lo que responde: "Muchas veces".

En otro vídeo, Chota le dice en el interior de un coche al conseguidor fingido que él mismo se encargaría de llevar los votos a Correos. El exfutbolista quiere tranquilizar al trapicheador de votos: "Tú tranquilo, si me tienen que pillar, que me pillen a mí. Y si me tengo que ir, me voy al talego y salgo con una paga, encima". Sostiene que Imbroda Jr. le ha asegurado lo siguiente: "Con 300 votos, mañana estás trabajando".

El censo total de Melilla a fecha de hoy lo cifra el Instituto Nacional de Estadística en 59.224 posibles electores. En las generales, en Melilla los partidos políticos se disputan un único escaño en el Congreso de los Diputados. En los comicios presidenciales de 2016, lo obtuvo el Partido Popular con el 49,9% de los votos. Pero la abstención global, los votos en blanco y las papeletas nulas llegaron a superar el 50% del escrutinio. De ese modo, 300 votos arriba o abajo pueden ser decisivos para lograr ese escaño y para influir de forma importante en la triple consulta de finales de mayo. En la ciudad magrebí, la mayoría absoluta la determinan 2.000 votos, y con 13.000 se obtiene un diputado nacional.

Melilla es la ciudad con mayor proporción de votos por correo de España. En las elecciones de 2015, se contabilizaron 3.531, el 11% del escrutinio total

El presidente del Gobierno de Melilla, en conversación con este diario, aseveró que "esos vídeos están manipulados". Los visionó Juan José Imbroda durante la tarde del jueves. Añadió que en Melilla, siempre que llegan las elecciones, "se pretende intoxicar y pasan habitualmente estas cosas, pero no tienen importancia".

No es la primera vez

Una anécdota ilustra ese mercadeo de votos en la ciudad norteafricana: días antes de los comicios de mayo de 2015, varios militantes y altos cargos del PP melillense fueron sorprendidos entregando mochilas cargadas de votos en distintas sucursales de Correos de la ciudad.

Testigos presenciales grabaron la escena e increparon a los populares, entre los que se encontraba Trinidad Unzueta, secretaria del presidente Juan José Imbroda. Agentes de la Policía Nacional se personaron e interrogaron a José Manuel Campaña, responsable de Finanzas del PP de Melilla y portador de un bolso repleto de sobres y papeletas. Solo informó de estos hechos ‘La Luz de Melilla’, el único diario excluido del presupuesto de publicidad institucional. El medio quebró al poco tiempo.

Para las elecciones generales del domingo y las locales y autonómicas de mayo, el Partido Popular de Melilla ha solicitado a la Junta Electoral más control “dentro y fuera” de las oficinas de Correos para que “no se amedrente” a quienes ejerzan el voto por correo.

Melilla, bastión del PP

Melilla es uno de los bastiones más sólidos del Partido Popular. Esta formación gobierna allí desde el año 2000. Es la ciudad donde se da la mayor proporción de votos por correo de España. Allí, los ciudadanos hacen cola para ejercer el sufragio a distancia. En las elecciones de 2015 se contabilizaron 3.531 votos por correo, es decir, el 11% del escrutinio total y cuatro veces más que en los comicios anteriores.

Días antes de las elecciones de 2015, se publicó un vídeo en el que Bilal Burrahay, número seis en las listas del PP local, relataba a un grupo de padres y empleados de una academia de apoyo extraescolar que si los populares no ganaban, se tendría que suspender su actividad. “Esto es de la ciudad autónoma, del ayuntamiento, del PP… Nosotros os dejamos el local, vosotros dad vuestras clases, pero a cambio, cada cuatro años, necesitamos vuestro apoyo. Y nos han dicho que ahora para las elecciones necesitamos que nos saquéis por lo menos 300 votos”, dijo Burrahay a los padres.

Juan José Imbroda recibe en Melilla al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.(EFE)
Juan José Imbroda recibe en Melilla al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.(EFE)

A continuación, el candidato explicaba un ‘modus operandi’ bien conocido en Melilla, especialmente en los barrios más deprimidos: se entregan los datos personales, se solicita el voto por correo y, una vez recibido, se entrega el sobre con la respectiva papeleta del PP en su interior.

“Nos los traes a nosotros y nosotros lo entregamos”, indicó el candidato y también líder de Nuevas Generaciones de Melilla, quien, tras filtrarse la grabación, dimitió. Poco después de esos hechos, consiguió un empleo dedicado a la selección de personal. El PP volvió a ganar, el Centro de Formación María Inmaculada sigue abierto y ningún juez ha procesado a nadie.

Las irregularidades electorales en Melilla son casi una tradición. En 1990, el Tribunal Constitucional obligó a repetir los comicios al Congreso y el Senado por irregularidades en los censos.

Pero no es necesario remontarse tanto en el tiempo. En 2007, la Policía detuvo a Hassan Driss, viceconsejero de Asuntos Sociales y presidente de la empresa municipal de vivienda, Emvismesa, acusado de comprar votos a cambio de vales de alimentos sufragados por la Consejería de Bienestar Social.

Ese año, la policía también incautó más de 1.000 papeletas del PP, impresas por personas cercanas al Partido Popular. La Justicia no investigó quién había avisado del inminente registro policial a la imprenta, pero sí abrió un proceso contra Hassan Driss, que declaró por primera vez a finales de 2018 tras una instrucción de nueve años. Fuentes cercanas al caso aseguran que la causa podría prescribir debido a la lentitud del proceso. En noviembre pasado, a petición de la defensa, el juez declaró nulas las actuaciones de la Policía y mandó el caso a instrucción. De nuevo.

No solo el PP

La pieza relativa a las papeletas falsas del PP fue archivada en 2015. Cuatro días después de su sobreseimiento, la Fiscalía de Melilla pidió 231 años de cárcel, 272 años de inhabilitación y 1,1 millones de euros a 30 miembros del PSOE y Coalición por Melilla por haber ofrecido puestos de trabajo supuestamente a cambio de votos en 2008. El Ministerio Público acusó fundamentalmente a los dos máximos responsables de esas formaciones: el socialista Dionisio Muñoz y Mustafa Aberchán, de CPM. Aberchán fue presidente del Ejecutivo melillense entre julio de 1999 y julio de 2000.

El expresidente de Melilla Mustafá Aberchán sale de una sede judicial. (EFE)
El expresidente de Melilla Mustafá Aberchán sale de una sede judicial. (EFE)

Finalmente, en 2018, el juez dictó sentencia y condenó a las dos principales formaciones de la actual oposición melillense, quienes han recurrido la sentencia ante el Tribunal Supremo. Ambas formaciones critican que exista una doble vara de medir en la Justicia melillense: ningún caso por supuesta compra de votos del PP ha sido juzgado, a pesar de las evidencias documentales, mientras que el único caso que afecta a PSOE y CPM sí prosperó.

El juicio contra CPM y PSOE no estuvo exento de polémica. Las dos formaciones pusieron en duda la imparcialidad de la actuación del Ministerio Público. "La Fiscalía relanzó el caso seis días antes de las elecciones de abril de 2015", asegura Mustafa Aberchán, presidente de CPM. A su juicio, la Fiscalía actuó con una "celeridad insólita" en comparación con la demora de causas que afectan al PP, entre ellas los llamados casos Ópera y Tosca, causas abiertas contra las supuestas corruptelas del partido conservador en Melilla.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios