Rascacielos: Málaga, la ciudad de los rascacielos frustrados. Noticias de Andalucía
en las zonas de la térmica, repsol y martiricos

Málaga, la ciudad de los rascacielos frustrados

Varios proyectos de torres en altura, aparte del hotel del puerto, siguen en un laberinto urbanístico aún sin definir. La ciudad tiene un déficit de zonas verdes

Foto: Vista del proyecto del hotel rascacielos del puerto de Málaga.
Vista del proyecto del hotel rascacielos del puerto de Málaga.

Málaga: la Torre del Puerto de 135 metros como protagonista indiscutible (esta mañana, a las 12 horas, está convocada una manifestación contra este proyecto). Y menos conocidas, pero tambien polémicas, son las de la Térmica, Repsol y Martiricos. Solo este último proyecto urbanístico de rascacielos ya está empezando a caminar. El resto están en vía muerta, envueltos en una polémica cada vez más enconada (el del recinto portuario); el de Repsol, sin tener claro hacia dónde ir y el de la Térmica, con un reciente varapalo judicial. La segunda ciudad andaluza se ha convertido en la de los rascacielos frustrados.

“Aquí no existe un modelo definido de ciudad. El urbanismo se mueve a impulsos”, señalan a El Confidencial fuentes próximas a la Junta de Andalucía. En plena época de la burbuja, el Ayuntamiento de Málaga inició una carrera fulgurante por firmar convenios urbanísticos a mitad de la pasada década con el objetivo de lograr pingües beneficios para las arcas municipales.

En los terrenos donde se situaban los antiguos depósitos de petróleo de Campsa, llamados ahora de Repsol, en medio de las dos zonas con densidad de población más alta de España (carretera de Cádiz y Cruz del Humilladero), hay proyectadas cuatro torres, como plantea el equipo de gobierno municipal liderado por el PP.

La promotora granadina Comarex ideó en 2006 la construcción de hasta 34 plantas para 932 viviendas y un hotel, otras cuatro torres con 400 VPO, zonas comerciales, equipamientos públicos. También un parque de 70.000 metros cuadrados. Se triplicó la edificabilidad de la parcela. La inversión prevista se elevó a 573 millones de euros. Las arcas municipales preveían recaudar 82,3 millones de euros.

"No demonizamos la construcción en altura"

Los grupos de la izquierda, como el liderado por el concejal Eduardo Zorrilla (de Málaga para la Gente/Izquierda Unida), quieren que los 177.000 metros cuadrados de la parcela se conviertan al 100% en un parque. El PP está dispuesto a reducir la edificabilidad incluyendo más espacios verdes. Para Zorrilla, en realidad se trata de la zona obligatoria para mantener el ratio por el número de viviendas. “Eso no servirá para compensar el déficit del entorno”, señala Zorrilla, quien aclara: “No demonizamos la construcción en altura. Depende del sitio, volumen y densidad”.

Salvador Moreno Peralta, Premio Nacional de Urbanismo por el PGOU de Málaga de 1983, considera que la polémica en torno a los terrenos de Repsol es “interminable”. “¿Se quiere repetir el modelo Central Park o el Retiro de Madrid? ¿Se ha cuantificado lo que costaría en mantenimiento y seguridad? El hecho de que una parte estuviera habitado le daría vida y uso a la zona. Lo importante es la centralización que le daría a los alrededores”, indica Moreno Peralta.

Málaga cuenta entre cinco y siete metros cuadrados de estos espacios por habitante. La recomendación es de entre 15 y 20 metros cuadrados por persona

Ciudadanos plantea solo una torre en vez de las cuatro planteadas. También que el parque previsto se amplíe hasta los 140.000 metros cuadrados, el doble de lo que ahora mismo figura en el planeamiento urbanístico. Comarex ya no es la propietaria de los terrenos. Tras pasar por varias manos (entre ellas la promotora Nova Galicia Banco) ahora forma parte del llamado 'banco malo' (Sareb). El PSOE, en el anterior mandato municipal, recordó el déficit de zonas verdes de la ciudad: Málaga cuenta entre cinco y siete metros cuadrados de estos espacios por habitante, cuando las recomendaciones cifran la proporción entre 15 y 20 metros cuadrados por persona.

Convenio nulo

El Ayuntamiento de Málaga preveía en la zona de la Térmica (el proyecto se denominada Torre del Río) la construcción de 600 viviendas de renta libre y otras 273 VPO, además de un hotel de 10 plantas y usos comerciales. El proyecto incluía tres torres de 22 plantas. La sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha declarado nulo el convenio urbanístico al no contar con un informe sobre su sostenibilidad económica. Hay que empezar el trámite otra vez desde el principio. “Hay que acatar lo que dice el juez, pero el proyecto no se ha ‘tumbado’. Apoyamos que se desarrolle esta zona y haya espacios verdes”, subraya Alejandro Carballo, concejal de Ciudadanos en el grupo municipal.

La superficie de Torre del Río alcanza los 16.000 metros cuadrados, propiedad en su mayor parte del Ayuntamiento y de la filial de Endesa, Nueva Marina Real Estate, que conseguiría con los aprovechamientos urbanísticos 158,3 millones de euros. El Ayuntamiento prevé unos ingresos de unos 20 millones. El concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, manifestó que el planeamiento cumple la ley, aunque reconoce que faltaba un documento”. “Cuando se pierde la batalla política con los votos, al día siguiente se va a los juzgados, con dinero público se judicializa lo que se pierde en las votaciones. No es forma de construir Málaga”, dijo Pomares.

El proyecto de rascacielos que ya ha conseguido superar los primeros trámites y con las obras ya en su primera fase es el de las torres de Martiricos, ubicado en los terrenos donde se ubicaba el Rastro y la antigua fábrica de Alcatel. El espacio consta de 67.422 metros cuadrados. El Ayuntamiento modificó el pasado mes de diciembre el proyecto urbanístico tras aparecer restos arqueológicos. Se prevé la construcción de dos rascacielos de 30 plantas. En el convenio firmado en 2007 la promotora se comprometió a abonar 23,2 millones de euros (11,6 millones ya fueron abonados).

En Málaga no hacen falta rascacielos, sino más VPO. Ahora mismo las ciudades sufren un gran problema con los alquileres turísticos

El arquitecto Carlos Hernández Pezzi, vinculado al proyecto de la Térmica a través del estudio de Carlos Ferrater, no cree que los proyectos de rascacielos estén “fracasados” en la ciudad. “No soy contrario a los torres y no creo que estén mal en el litoral, como el excelente proyecto de Lamelas en Playamar [Torremolinos]. A lo que me opongo es al proyecto de hotel porque está en la bocana del puerto”, argumenta Hernández Pezzi a este diario.

Habla un experto urbanístico: “En Málaga no hacen falta rascacielos, sino más VPO. Ahora mismo las ciudades sufren un gran problema con los alquileres turísticos. Lo que hay que tener claro es qué modelo de ciudad queremos. Hay que reconocer la importancia que ha tenido la Junta, que siempre ha estado muy vigilante para que no hubiera impacto con alturas desorbitadas y los informes de Aviación Civil al tener el aeropuerto muy cerca de la ciudad”.

Un modelo urbanístico a impulsos

Caso aparte es el del hotel-rascacielos del Puerto de Málaga. Para el día 18 se prevé una manifestación de grupos críticos al proyecto. En tres meses la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía tiene previsto resolver la declaración de impacto ambiental para impulsar esta torre de 135 metros y que costará al menos 100 millones de euros.

“El modelo urbanístico de Málaga se mueve a impulsos. Un señor que está en Dubai decide poner los ojos en Málaga por las supuestas facilidades que le dan las administraciones. Quiere invertir X millones de euros y luego se va si hay trabas urbanísticas. Es como el casino: invierte o no. Y si no, se marcha a otro sitio. Le da igual invertirlo aquí que en otro lugar del mundo. Así es”, remata el experto urbanístico consultado por El Confidencial.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios