LAS CONSECUENCIAS DEL BREXIT

Los residentes británicos de la Costa del Sol quieren ser españoles: así se preparan

Parnell Academy iniciará la próxima semana un curso diseñado de modo específico para aprobar el examen de nacionalidad española. Lo respalda la asociación Brexpats in Spain

Foto:  Foto: EFE.
Foto: EFE.

“¿Sigo siendo británico o me hago español?”. Tras el resultado del referéndum del Brexit, es una de las preguntas clave que se formulan los británicos residentes en la Costa del Sol, una de las comunidades más numerosas del Reino Unido en España. Y una de las respuestas a esta cuestión empezará a funcionar la próxima semana: se iniciarán las clases de la primera academia especialmente diseñada para los británicos que deseen aprobar el examen para obtener la nacionalidad española.

En el centro de La Cala de Mijas, uno de los tres núcleos urbanos de este municipio de 84.000 habitantes donde se concentra el mayor número de extranjeros en la Costa del Sol (10.000 son británicos), se sitúa Parnell Academy. Su director es Richard Parnell, uno de los fundadores junto a su hija Natasha y Anne Hernández, de 63 años, presidenta de Brexpats in Spain, una asociación que cuenta ya con 1.900 socios y que prevé extenderse en otoño a otros países europeos, como Francia, que se han mostrado interesados en la iniciativa. Brexpats [aquí su página de Facebook] se constituyó el pasado 29 de julio. Británicos afincados en Barcelona, Mallorca, Alicante y Almería ya se han puesto en contacto con la asociación.

Los fundadores de la academia, Natasha y Richard Parnell (padre e hija).
Los fundadores de la academia, Natasha y Richard Parnell (padre e hija).

A Parnell se le ocurrió la idea de la academia en el pasado torneo de Wimbledon, adonde fue para encordar raquetas de tenis, su especialidad. Allí, en su país natal (vive en la Costa del Sol desde que tenía cinco años y ya ha cumplido medio siglo), vio cómo todas las televisiones estaban focalizadas en el resultado del referéndum. “Solo había programas del Brexit. Yo estoy muy integrado en la vida española y no me había dado cuenta hasta entonces de la importancia para los británicos. Y a mí también me afecta, por supuesto”, explica a El Confidencial. Ese fue el germen para montar la academia.

Este tipo de curso específico para conseguir aprobar el examen para obtener la nacionalidad española no cuenta con antecedentes en España. Y viene provocado por la intensa y creciente demanda existente en la Costa del Sol de británicos interesados en conocer los trámites necesarios para obtener la nacionalidad española. Parnell vaticina que un perfil medio, esto es, de un británico de unos 60 años con residencia en Mijas, Fuengirola o Marbella, sin tener ningún conocimiento previo de castellano, podría en dos años superar el examen, “muy complicado”.

Para cumplir con este objetivo, el estudiante debería dedicar dos horas a la semana para las clases, más otra hora de lección extra de cultura española: con conocimientos de geografía, historia, política. “Eso sí, también tendría que estudiar en casa y buscar la manera de relacionarse con los españoles”, uno de los grandes problemas de los foráneos isleños, según el dueño de la academia, como se puede comprobar en urbanizaciones como Riviera del Sol o Calahonda, donde los británicos pueden funcionar sin problemas en su vida cotidiana sin hablar ni una sola sílaba de español.

Clases privadas a una señora de 83 años

El precio mensual de la academia rondará los 50 euros. También existe la posibilidad de contar con clases particulares a razón de 20 euros la hora. “Es más divertido hacerlo en grupo y es muy importante la conversación; se aprende y es más variado”. Ya hay 12 reservas para este curso, como una señora de 83 años que quiere clases privadas; o un galés, con una pareja brasileña y dos australianos que hace dos años que viven en la zona.

El método de aprendizaje se basa en módulos. El de nivel de principiante durará nueves meses y así hasta llegar al superior. “No solo queremos que puedan conversar en español, sino que sepan escribirlo y lo aprendan bien. Es básico que no solo se relacionen con la comunidad británica, sino que se integren de todas las maneras. Hay que buscar la interacción con la gente local”, explica Parnell. La academia, que también ofrecerá clases de inglés para españoles, tiene capacidad para acoger durante una mañana a 120 alumnos.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Para este británico, que regentó junto a su hermano una tienda de deportes en Fuengirola, la Costa del Sol y en general España seguirán siendo un lugar de especial atractivo para los británicos, sobre todo por el clima. “Dos días de sol es el verano para ellos”. “Aquí la vida es más relajada y la gente es muy acogedora. Y los precios siguen siendo más baratos, con una vida más digna que en Reino Unido”. Incluso a pesar de la caída de la libra y su depreciación respecto al euro.

“Los británicos seguirán viniendo”

Alex Radford es socio director del despacho My Lawyer in Spain y recuerda que la fluctuación de la bajada de la libra es un hecho desde hace años. “Habrá más volatilidad en los próximos años. Los británicos van a seguir viniendo, y no solo por la calidad de vida, sino por la distancia. Tengo clientes que salen de su casa y en tres horas están en su residencia de Mallorca. Y hay 15 aeropuertos regionales conectados con España”. Radford también ofrece algunos datos que explican la importancia turística de Reino Unido en España, como los 15 millones de británicos que viajan a España, muy por encima de los nueve millones de franceses’. “Y eso no va a cambiar con el Brexit”.

El abogado con despacho profesional en Marbella admite que las solicitudes para conseguir un hipotético “pasaporte español” y la renuncia a la nacionalidad británica para seguir siendo europeo también plantean algunos problemas, como la diferente fiscalidad. Y cita el caso del impuesto de sucesiones. Con la legislación inglesa se puede designar "con más libertad a los que heredan", subraya Radford. “Yo les digo que sean españoles si quieren, pero que tengan en cuenta que se les van a aplicar todas las leyes de España, que muchos creen que son iguales que en Reino Unido. Lo que tengo claro es que los británicos que llevan aquí más de 30 años no van a volver”, afirma.

"Algunos tienen 80 años y enfermedades que no pueden costearse con el seguro privado. No saben qué van a hacer"

El asunto clave, el que más preocupa, es el sanitario. Los jubilados británicos utilizan la Seguridad Social, pero cuando Reino Unido ya no pertenezca a Europa, todo se complicará. Las aseguradores médicas no aceptarán a mayores y muy poco segmento de población se puede permitir el desembolso de sanidad cien por cien privada. La presidenta de Brexpats in Spain subraya el problema de sufragar la Seguridad Social para los pensionistas. “Algunos tienen 80 años y enfermedades que no pueden costearse con el seguro privado. No saben qué van a hacer”, lamenta Hernández, quien se considera “en primer lugar europea”, y que critica cómo los británicos que han estado 15 años fuera de Reino Unido no pudieron votar en el referéndum. “Somos los olvidados, como si nuestra opinión no sirviera. El Brexit nos va a afectar más a nosotros que a los que viven en Reino Unido”.

“Ya no hay vuelta atrás”

Brexpats in Spain no cuenta con fondos propios. Por el momento, es una asociación sin ánimo de lucro. El Ayuntamiento de Mijas sí les apoya, al igual que una inmobiliaria (Orange Estate), la clínica Excelan de Marbella y la firma De Vere, uno de los mayores brókeres del mundo. “Lo que buscamos es cubrir gastos. Estamos haciendo presentaciones de la asociación. Esto ha sido una sorpresa para todos. No sabemos casi nada y ya no hay vuelta atrás. Hay que respetar la decisión del referéndum”, apunta Hernández. La abogada de la asociación es Ana Argente. “Hay mucha incertidumbre y les damos asesoramiento legal. Tienen muchas dudas sobre qué hacer”, subraya Argente a este diario.

Ana Scherman, concejala de Residentes Extranjeros del Ayuntamiento de Benalmádena, manifiesta en declaraciones a El Confidencial que los residentes británicos en su municipio preguntan sobre todo por el empadronamiento. “Hasta que el Gobierno británico no formule la petición oficial para irse de Europa, pueden pasar muchas cosas”, subraya Scherman, quien utiliza la expresión de “alarma contenida” ante el Brexit.

¿Qué tipo de relación quiere tener Reino Unido con el resto de Europa? “Eso es lo que falta por negociar. Hemos votado por salir de la UE y ahora tenemos que aceptar el resultado y hacerlo mejor. No se puede dar la espalda a Europa, después de 45 años trabajando juntos. Yo creo que ya hemos superado el ‘shock’ y hay que seguir adelante”, recalca Radford.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios